miércoles 14.11.2018
Política
Como adelantó ámbito.com
sábado 9 de Enero de 2010

La jueza Sarmiento dice sentirse "presionada" y aseguró que el Gobierno deberá esperar para apelar

La jueza María José Sarmiento aseguró que siente "presiones" y denunció que el Gobierno nacional mandó a la Policía a su domicilio e instaló allí un patrullero, con el supuesto fin de acelerar la apelación a su fallo de restituir a Martín Redrado en el Banco Central.

A su entender, esa situación "simula una presión" de parte de la Casa Rosada, que espera apelar con celeridad la medida que adoptó este viernes la magistrada.

"Tener un móvil en la puerta sin haberlo pedido simula una presión", subrayó la magistrada.

En declaraciones televisivas, advirtió que se trata de un "procedimiento anormal" para concretar una apelación a un fallo.

Explicó que la presentación que espera realizar el Gobierno debe realizarse el próximo día hábil, es decir el lunes 11, y en su despacho.

En ese sentido, se quejó porque "no se entiende el procedimiento" que el Gobierno quiere usar para apelar.

"No he visto jamás este procedimiento. Tengo 30 años en la Justicia. Ignoro a qué se debe esta actitud", aseveró la funcionaria judicial.

Ante las quejas del Gobierno, que dijo haber intentando ubicarla sin éxito en las últimas horas con el objetivo de apelar la restitución de Redrado, la jueza Sarmiento afirmó: "No me oculto. Todo el mundo sabe mi horario de trabajo".

Según dijo, la Casa Rosada envió a un funcionario policial a su domicilio para entregarle un escrito y, ante su negativa de recibirlo, se ubicó un patrullero en la puerta.

"A las 7:30 tocó el timbre el subcomisario de la 19 para darme un oficio. Yo lo atendí pero le dije que no iba a recibir el documento", relató la magistrada, tras lo cual indicó que se instaló "un móvil policial en la puerta" de su casa.

Sarmiento subrayó que en su despacho "se reciben usualmente los escritos" y anticipó que el Gobierno deberá "esperar el primer día hábil" para presentar cualquier apelación.

"Tiene que esperar hasta el lunes 7.30", momento en el que definirá si la apelación "corresponde o no y con qué efectos", remarcó la jueza.

En forma paralela, argumentó que tomó la decisión de restituir a Redrado en su cargo en dos horas porque "había que tomar una decisión rápida por la gravedad institucional".

No obstante, concluyó que "la palabra final siempre la tiene la Corte Suprema de Justicia".

15 comentarios