lunes 19.11.2018
Política
Se los vio a los abrazos en la cena de gala de Casa Rosada
miércoles 26 de Mayo de 2010

Pinedo: "Convencer a Moreno es imposible, no cambia de posición ni abajo del agua"

"Convencer a (Guillermo) Moreno es imposible, no cambia de posición ni abajo del agua". Así resumió Federico Pinedo al carácter del secretario de Comercio Interior. "Hemos discutido algunas veces, pero después me rindo", completó el perfil el diputado macrista.

"Lo conozco hace muchos años a Moreno. No soy amigo, hemos tenido más de una discusión, pero le tengo como un afecto personal", debió explicar Pinedo este miércoles luego de mostrarse en la Casa Rosada a los abrazos con el hombre fuerte de Néstor Kirchner.

La relación entre el "Napia" y el nieto del ex intendente de Buenos Aires ente 1883 y 1894 se remonta al ámbito de la política porteña. Pinedo fue concejal de 1987 a 1991 y como titular de la Comisión a cargo de la redacción de nuevos Códigos de Edificación y de Habilitaciones y Verificaciones tenía trato directo con Moreno, que por ese entonces, era asesor de Jorge Argüello, ex presidente del Consejo.

En 1989 Moreno ocupó su primer cargo en la función pública en la Subsecretaría de Producción del gobierno municipal de Carlos Grosso. Dos años más tarde, en esa misma intendencia Pinedo chapeaba con el puesto de Inspector General a cargo del control de las actividades industriales y comerciales. La relación se mantuvo cuando el cabecilla de la intervención del INDEK estuvo a cargo de la Dirección de Empleo y Microemprendimientos, bajo las órdenes de Kelly Olmos.

Pinedo, heredero de una tradición familiar vinculada a la política, es abogado egresado de la UBA. Moreno, militante peronista de la línea interna del ex jefe de la SIDE, Miguel Ángel Toma, y creador de la agrupación K Guardianes de la Democracia, tiene la licenciatura en Economía de la UADE.

En declaraciones radiales, el titular del bloque del PRO en la Cámara baja admitió poseer "un afecto personal" por el secretario. "Moreno, primero, es un tipo bastante simpático. Se hace el malo y asusta a la gente, pero es un tipo bastante simpático", confesó.

Sin embargo, a pesar del "afecto" que el legislador siente por el controlador de precios, a la hora de calificar su trabajo en Comercio Interior, lo destruye. "No creo que sirvan para nada las cosas que él hace. Sirven para el cortísimo plazo y destruyen el largo plazo. Esto de dirigir la vida de la sociedad por la fuerza es una cosa que no sirve para mucho, el apriete, la fuerza", sostuvo, y agregó: "Perón decía que no hay que conducir con la fuerza, sino con la persuasión. Esa parte le falta a Moreno: persuade con la fuerza, un mecanismo de corto alcance".

Pinedo reniega de las tareas del funcionario, pero más aún de quién se las ordena. "Por supuesto que actúa por orden del ex presidente Néstor Kirchner: Es el Estado sin ley, eso me parece deplorable. Yo creo que se ríen a la noche".

No es una rareza encontrar en la política post-menemismo antiguos compinches ahora enfrentados por disputas de poder. Lo que sí llamó la atención de Pinedo fue el revuelvo que se armó luego que se dejaron fotografiar con los dedos anulares e índices en v. "Esta va a ser la foto del Bicentenario", le habría susurrado Moreno ayer al oído. "Es gracioso que sea noticia", se extrañó el dirigente de Macri hoy.

10 comentarios