viernes 18.8.2017
Política
Confirmó que presentará candidato a gobernador bonaerense
lunes 13 de Septiembre de 2010

Sabbatella de cara al 2011: "Vamos a colaborar para que la Argentina siga en el rumbo de los últimos años"

Sebastián D. Penelli
Sebastián D. Penelli
Aunque todavía Nuevo Encuentro no definió candidaturas, Martín Sabbatella dice que está preparado:

Aunque todavía Nuevo Encuentro no definió candidaturas, Martín Sabbatella dice que está preparado: "Asumo la responsabilidad que tenga que asumir con muchísimo compromiso y entusiasmo".

El diputado Martín Sabbatella reveló que apoyará al candidato a presidente del matrimonio Kirchner y confirmó que en 2011 el partido Nuevo Encuentro Popular y Solidario competirá en las urnas para gobernar la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y lanzó una feroz ofensiva contra el aparato del PJ, que ahora conduce Hugo Moyano. "Está anclado en lo viejo; hay que renovar", dijo el ex intendente de Morón en una entrevista con ámbito.com. Como mandamás del bloque progresista en la Cámara baja avaló el uso del quórum como "herramienta parlamentaria" para vaciar recintos y le cantó la guerra a Proyecto Sur, de Fernando "Pino" Solanas. "Están aliados al pensamiento conservador que quiere retroceder", sostuvo. A continuación, la entrevista completa.

Periodista: ¿Cómo se vive el trabajo legislativo en la Cámara de Diputados?

Martín Sabbatella:
Hay momentos de mucho debate, conflictos y tensiones. Pero le hace bien a la Argentina. Los debates que se expresan en el Congreso de la Nación, expresan un momento del debate político en la Argentina. Que el Congreso debata, que se discuta en profundidad es lógico y hay que entenderlo como parte del ejercicio democrático. Y después están las herramientas parlamentarias, los debates en las comisiones, el quórum.

P.: ¿Cree que a veces esas herramientas parlamentarias se transforman en chicanas políticas, como ocurrió con el tratamiento del proyecto de salideras bancarias y el de declaración de interés público del papel para diario?

M. S.:
Con salideras y el papel quedó comprobado que era como yo decía. La preocupación del Grupo A no era las salideras, sino era usar el quórum para discutir el giro a las distintas comisiones del tema del interés público del papel. No queremos dar quórum para discutir temas que tenemos miradas distintas. El quórum es una herramienta parlamentaria que determina el grado de consenso que tiene una propuesta para ser tratada. La mayoría la tienen que construir quienes están de acuerdo con el proyecto. 

P.:¿Cómo le responde a los que consideran que el bloque Nuevo Encuentro es un comodín del kirchnerismo?

M. S.:
Eso es falso. En las cosas que estamos de acuerdo acompañamos y en otras no. Cuando se trató el tema de (protección) de glaciares tuvimos una opinión, una votación distinta del oficialismo. Cuando se firmaron los dictámenes de libre acceso a la información pública acompañamos los que tienen más que ver con la oposición y en la regulación de la pauta oficial presentamos el nuestro. Por su puesto que hay muchas cosas del rumbo que plantea la Argentina hoy, que lleva en marcha este Gobierno, que compartimos, y defendemos. Somos coherentes con lo que creemos. Estamos de acuerdo con la ley de medios, con declarar de interés público el papel, la asignación universal, la jubilación estatal, la integración regional, la política de derechos humanos. Estamos en contra del INDEC, de la reforma política, del veto de la ley de glaciares, de lo que hizo (Ricardo) Jaime.

P.: ¿Ese grado de coherencia es lo que se le critica a Proyecto Sur?

M. S.:
Proyecto Sur se equivoca. Ellos consideran que la Argentina está viviendo una situación que es más de lo mismo y al creer eso, consideran que no hay nada para defender, se oponen a todo y en esa posición, se encuentran como aliados a los que piensan todo lo contrario. Porque la oposición está hegemonizada por un pensamiento conservador que quiere retroceder. En nombre de un discurso que teóricamente va por más terminan ayudando a construir mayorías a quienes quieren ir por menos. Son en la práctica la pata progresista de la estrategia de la derecha. Eso es un error porque las fuerzas progresistas podríamos estar juntas, enfrentando a esos sectores conservadores que quieren ir para atrás y también condicionando desde una perspectiva progresista al gobierno. Y para eso hay que tener autonomía. Ahí tenemos claramente diferencias. 

P.: ¿Cómo preparan las candidaturas para 2011?

M. S.:
No hemos definido candidaturas, ni la ingeniería y la estrategia electoral. Sí tenemos una mirada, insisto, un compromiso con el presente, en el sentido de los debates y los rumbos que están en disputa. 

P.: ¿Este armado prevé alianzas con esos partidos tradicionales? 

M. S.:
No, es un armado distinto. Por un lado queremos construir por fuera de los partidos tradicionales, pero al mismo tiempo tenemos una mirada del presente que hay un rol que cumplir en la defensa de un rumbo, sino ganan los sectores conservadores que son los que quieren que la Argentina vuelva a la otra avenida de lo neoliberal, la exclusión, la impunidad, la relaciones carnales. 

P.: ¿Qué opiná del desembarco de Hugo Moyano en el PJ bonaerense?

M. S.:
La discusión del Partido Justicialista es una discusión del Partido Justicialista. No voy a hablar de cómo se organizan otros partidos, es una cuestión de ellos.

P.: ¿Y los bloqueos como metodología de reclamo sindical?

M. S.:
Es importante que los trabajadores organizados luchen por sus derechos, en el marco de la puja distributiva que existe en el país. Vamos a estar siempre pensando en cómo se construye una nueva matriz productiva y distributiva más justa, y eso implica el rol del movimiento obrero peleando por sus derechos.

P.: ¿En el plano personal, le gustaría volver a ser candidato en 2011?

M. S.:
No se trata de si me gusta o no. En el plano personal sí me gusta ser parte de un proyecto colectivo, que recupere la política con fuerza, que vuelva a enamorar, a entusiasmar, volver a creer, que recupere el valor de la militancia, de unir principios, valores, convicciones con las prácticas políticas concretas. Yo asumo la responsabilidad que tenga que asumir con muchísimo compromiso y entusiasmo, pero no estamos discutiendo candidaturas, ni creo la política en términos personales. Llegado el momento discutiremos quiénes son los candidatos y las candidatas, y yo estaré en el lugar que aporte más a esa construcción.   

P.: ¿Qué lugar sería?

M. S.:
Hay que conversar, discutir, debatir, y lo vamos a hacer, pero hoy no lo estamos haciendo. 

P.: ¿Tienen planeado competir desde la Presidencia hacia abajo o creen que hay lugares que son más convenientes no disputar?

M. S.:
Vamos a armar una ingeniería electoral que cumpla básicamente dos objetivos: expresar un compromiso con el rumbo que vive la Argentina, y por lo tanto, colaborar para que siga recorriendo la avenida que viene recorriendo en estos últimos años, pero somos absolutamente conscientes de que en la mayoría de los territorios, provincias y municipios esas fuerzas políticas que pueden sostener los procesos nacionales están lejos de pertenecer a esa avenida o a ese rumbo, y están más por conveniencia que por convicción. En términos territoriales de las provincias y los municipios nos une poco. Nuevo Encuentro tendrá que discutir cuál es la estrategia electoral para expresar su acompañamiento para que la Argentina no retroceda y, al mismo tiempo, construirá su propia fuerza e identidad con autonomía en los distintos territorio. Por ejemplo, nosotros somos una fuerza claramente opositora en la provincia de Buenos Aires. Creemos que la estructura del PJ en la provincia y el gobierno (de Daniel Scioli) no expresan el debate que la Argentina está dando. Más allá que no están los hombres y mujeres, vamos a presentar candidatos en la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, en cada uno de los municipios y de las provincias también.

P.: Cuando Scioli dice que tiene la manos atadas y que no puede o no lo dejan combatir contra la inseguridad, ¿a quién se refiere?

M. S.:
No lo sé, sería bueno saberlo. Me da la sensación que es muy difícil gobernar en la provincia queriendo cambiar cosas sostenido por una estructura política que está anclada en lo viejo. Sin saber a qué se refiere el gobernador, cuando uno habla de seguridad, que es estar seguro de que no te roben, de tener salud, educación, vivienda, de tener futuro, se habla de tener una policía eficiente, eficaz, en el marco del Estado de derecho, que garantice seguridad democrática. También es enfrentar los nichos de corrupción policial, que en general son nichos asociados a los nichos de corrupción política, y por lo tanto, para enfrentar eso es necesario renovar la política. Es muy difícil querer enfrentar todo eso con las estructuras políticas que en muchos casos fueron las responsables de que eso suceda. Me da la sensación de que puede tener las manos atadas para hacer muchas cosas porque más allá de su propia voluntad la estructura política que lo sostiene no tiene ganas de cambiar. 

43 comentarios