jueves 23.3.2017
En Gran Bretaña
jueves 16 de Septiembre de 2010

El Papa generó polémica al comparar a "extremistas ateos" con el nazismo

Las declaraciones del Papa Benedicto XVI en Edimburgo, quien ante la reina Isabel II de Inglaterra comparó a los "extremistas ateos" con los nazis, generaron polémica en Gran Bretaña.

El Papa habló de un "secularismo agresivo" que a su entender "no aprecia o siquiera tolera" los valores tradicionales, y pidió a los británicos que mantengan sus raíces cristianas.

Además, dijo que cuando "se excluye a Dios de la vida publica se llega a una visión sesgada del hombre y de la sociedad", y reiteró su condena al nazismo, del que afirmó que fue la "negación" de la humanidad.

El Pontífice habló sobre la lucha de Gran Bretaña contra los nazis- "quienes quisieron erradicar a Dios"- antes de compararlos con "el ateísmo extremo".

"Al reflexionar sobre las lecciones sobrias del ateísmo extremista del siglo XX, no olvidemos nunca cómo la exclusión de Dios, de la religión y de la virtud de la vida pública lleva últimamente a una visión truncada del hombre y la sociedad", expresó.

Tras esas declaraciones, Kelvin Holdsworth, de la catedral de St. Mary's en Glasgow, iglesia episcopal de Escocia, dijo que la comparación entre el nazismo y el ateísmo "no fue correcta".

"Fue incorrecta y mal pensada", declaró el religioso, que se definió "decepcionado" porque el Papa "estableció una fea polaridad" entre ambos temas.

Por su parte, el reverendo protestante Ian Paisley, del Partido Democrático Unionista, dijo que los dichos de Benedicto XVI "no tienen sentido".

"No quiero su bendición y me mantendré lo más alejado posible de él", subrayó.

En ese sentido, la Asociación Humanista Británica indicó que el concepto de que "el ateísmo de los nazis llevó a su posición extremista y violenta o que de alguna forma genera intolerancia en la Gran Bretaña de hoy es una acusación terrible contra todos aquellos que no creemos en Dios".

"La noción de que son las personas no religiosas en Gran Bretaña las que quieren forzar su opinión a otros, viviendo de un hombre cuya organización puja internacionalmente para imponer su moralidad exclusiva y cerrada, además de amenazar los derechos humanos de mujeres, niños y homosexuales, es surrealista", destacó.

0 comentarios