martes 23.5.2017
Portada Principal
miércoles 9 de Mayo de 2012

CGT: Moyano perdió el apoyo de los propios aliados

Su contrincante Caló recibió apoyo de «independientes» y del taxista Omar Viviani, exaliado del camionero
Mariano Martín
Mariano Martín
Moyano encabezó en la CGT un plenario de mujeres sindicalistas y volvió a criticar al Gobierno.

Moyano encabezó en la CGT un plenario de mujeres sindicalistas y volvió a criticar al Gobierno.

La reelección de Hugo Moyano como jefe de la CGT quedó ayer al borde del abismo, tras concretarse un encuentro de rivales y exaliados que acordaron apoyar a su contrincante, el metalúrgico Antonio Caló, para el congreso de renovación de autoridades de la central obrera, previsto para el 12 de julio. Los dirigentes del sector de los denominados «independientes» participaron en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de una cumbre en la que la mayoría de los asistentes se encolumnó detrás de Caló. Pero el golpe mayor para el camionero fue la asistencia de laderos suyos como el taxista Omar Viviani, el ferroviario Omar Maturano, el marítimo Omar Suárez y el docente Horacio Ghilini.

Aunque muchos participantes daban por sellada la suerte de Moyano, el suspenso seguirá porque uno de los que concurrió a la UOM, el municipal Amadeo Genta, evitó pronunciarse a favor de uno u otro candidato. En cambio, Genta le aclaró a este diario que encabezará una comisión para convencer a Moyano de la necesidad de la consabida «unidad del movimiento obrero». El martes que viene habrá una reunión mayor en el sindicato de obreros de la construcción (UOCRA) en la que los opositores al camionero darán una demostración de fuerza.

Junto a Caló se sentaron Viviani, Maturano, Suárez y los «independientes» Gerardo Martínez (UOCRA), Andrés Rodríguez (estatales de UPCN) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias). De hecho, antes de la reunión Martínez dijo por primera vez en público que no le parecía «útil un tercer mandato de Moyano» y que su postulante era Caló. Hasta ahora, «Media Cuchara», como se conoce al dirigente, había hecho equilibrio y evitado un pronunciamiento concreto. Incluso había avalado la gestión del camionero.

También estuvieron otros exaliados de Moyano, como Horacio Ghilini (docentes privados, Sadop), Norberto Di Próspero (personal legislativo) y Ricardo Frecia (aeronavegantes). Además hubo representantes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), y de los sindicatos de la Aduana, municipales bonaerenses, mineros y modelos, entre otros.

Chance

En la reunión Caló confirmó su intención de postularse para suceder a Moyano. Aunque dejó abierta la chance para que otro dirigente se presentase en su lugar. Además de los «independientes», el metalúrgico cuenta con el respaldo mayoritario de los «gordos», otro sector opositor al camionero que reúne a los jefes de gremios de servicios grandes en términos de número de afiliados, como Armando Cavalieri (Comercio), Carlos West Ocampo (Sanidad) y Oscar Lescano (Luz y Fuerza).

Las principales novedades de la cumbre de ayer fueron la deserción de Viviani, que ocupa la secretaría gremial de la CGT y que permanecía junto a Moyano desde la década del 90, durante la vigencia del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) que se oponía a la gestión de Carlos Menem, y las dudas en torno de la decisión que finalmente adoptará Genta. Si el municipal resuelve quitarle el apoyo al camionero será casi imposible una reelección.

Para el encuentro pautado del martes próximo en la UOCRA, los «independientes» prevén sumar a los «gordos» y al gastronómico Luis Barrionuevo, que lidera su propia central obrera bajo el sello «CGT Azul y Blanca».

Ajeno a estos movimientos, Moyano encabezó ayer un plenario de mujeres sindicalistas en la CGT, adonde volvió con sus críticas hacia el Gobierno y sus pares de la central obrera que resisten su postulación. Al Ejecutivo lo comparó con la administración de la Alianza, al señalar que la actual gestión les «quitó mucho más que el 13 por ciento» a los trabajadores con la falta de actualización de los topes de Ganancias. Y también trazó un paralelismo con la «negativa al diálogo» de Gran Bretaña con Argentina respecto de la soberanía de las islas Malvinas, con la del propio Gobierno respecto de la CGT.

Demandas

«Si alguien no quiere dialogar es porque no tiene razón», afirmó el camionero. Recordó en esa línea las demandas no atendidas por Cristina de Kirchner: la actualización de Ganancias, el aumento y universalización de las asignaciones familiares, y el reparto de más fondos para las obras sociales sindicales.

Acerca de la interna de la central obrera, afirmó: «No podemos permitir que el poder político indique quién tiene que ser el que conduzca la CGT». Y ratificó su postulación al destacar que preferirá «perder con dignidad a ganar con vergüenza».

7 comentarios