viernes 28.7.2017
Política
CGT y CTA opositoras, movilizados
martes 18 de Diciembre de 2012

Suma rechazos y adhesiones la marcha de Moyano

Adhieren a la marcha la Solano Lima de Cristian Ritondo, los caceroleros y Alfredo De Ángeli. Rechazan la movilización Agustín Rossi, Luis D'Elía y 800 delegados gremiales de ATE Capital.

Adhieren a la marcha la Solano Lima de Cristian Ritondo, los caceroleros y Alfredo De Ángeli. Rechazan la movilización Agustín Rossi, Luis D'Elía y 800 delegados gremiales de ATE Capital.

La movilización de este 19 de diciembre a Plaza de Mayo convocada por Hugo Moyano y Pablo Micheli cosechó en las últimas horas adhesiones y rechazos.

Por el lado de las adhesiones se conoció el acuerdo con la UCR de Mario Barletta y Ricardo Alfonsín. Ese pacto, que se desconoce si tiene objetivos de largo plazo, voluntarismos electorales comunes o una fugaz vitalidad, se selló entre la CGT Azopardo y el Organización de Trabajadores Radicales (OTR), que comanda Jorge Astone.

También se sumaron a la quejas por el impuestos a las Ganancias la Federación Agraria Argentina (FAA) de Eduardo Buzzi, la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, el Peronismo Federal, la agrupación social Barrios de Pie, de Daniel Menéndez, Unión Por Todos, de Patricia Bullrich, y la Federación Universitaria Argentina (FUA).

En conferencia de prensa, Moyano confirmó que "otros sectores" que no son la CGT Azopardo invitaron a los caceroleros del 8 de noviembre. "Hemos convocado a los gremios adheridos a la CGT, algunos van a participar o otros no, pero ha habido otras conversas y esa convocatoria (a los caceroleros) la han hecho otros sectores que acompañan esta movilización", sentenció el camionero sin dar más detalles. Los organizadores del 8N convocados al 19D son Yamil Santoro, Laura Elías y Luciano Bugallo, entre otros.

El movimiento Libres del Sur de los exfuncionarios kirchneristas Humberto Tumini y Jorge Ceballos también marchará por el microcentro. "La jornada es para reclamar, una vez más, al Gobierno la modificación del Impuesto a las Ganancias que afecta a los salarios, la universalización de las asignaciones familiares y un aumento de emergencia para los jubilados".

"También, para pronunciarse contra la inflación y la inseguridad creciente; el respeto a una justicia independiente, al federalismo y a las libertades individuales. Además, para oponerse a la reforma de la Constitución nacional con el objetivo de favorecer la re-reelección presidencial", sostuvieron los libresuristas en un comunicado de prensa. En esa columna también se incorporarán la diputada nacional Victoria Donda, Isaac "Yuyo" Rudnik, del Isepci, la excandidada a legisladora Laura González Velasco, Raquel Vivanco, de Matria Latinoamericana, y Roberto Baigorria, el rosarino secretario general del partido en la Ciudad.

Llegó desde Paraná una adhesión esperable a la marcha del partido Frente Militante, Oscar Báez, ladero del ruralista Alfredo De Ángeli, protocandidato a diputado nacional por Entre Ríos del PRO de Mauricio Macri. En un comunicado, Baéz adhiere al "paro nacional" (sic) y agrega como reclamo un "freno a la re-reelección" de Cristina de Kirchner.

De Ángeli exhortó a los chacareros a marchar "por la dignidad de los asalariados; en contra de la reforma de la constitución; basta de echarle mano a los que menos tienen con el impuesto a la ganancia, el IVA; el #19D hay que estar todos unidos".

Otro sector del macrismo que aportará militantes a la movilización es la Solano Lima de Cristian Ritondo. En un comunicado, la agrupación PRO que lideran José "Chavo" Ramello, Vanesa Hernández, Demián Abbott, Marcelo López y Cristian Ubiría prometen "acompañar al movimiento obrero organizado en su lucha por la justicia social y la vigencia plena del Estado de Derecho".

"Estamos indignados, nos duele la Patria. Por eso salimos nuevamente a la calle. Para decirle a la Presidenta que debe gobernar sin soberbia, abandonando la vulgaridad que atenta contra su propia investidura", sostuvieron desde la Solano Lima.

En la otra punta del abanico político y, si se quiere, ideológico, se encuentra los que rechazan la movilización.

Para Agustín Rossi "es una marcha de fuerte contenido político opositor, alejada de la vida de los ciudadanos comunes y alejada de cualquier tipo de reivindicación social o gremial".

El titular de la Cámara de Diputados afirmó que "los dirigentes que convocan a la marcha históricamente han sido adversarios políticos de nuestro gobierno, salvo Moyano", de quien señaló que "en algún momento tendrá que dar la explicación de porqué durante tanto tiempo acompañó a nuestro gobierno y ahora se presenta como un dirigente opositor".

El dirigente Luis D´Elía, recordó que "ni Micheli, ni Moyano estuvieron en la calle el 19 de diciembre de 2001" y agregó que "Micheli estuvo reunido en la mesa nacional de la CTA en la que yo participé y él, junto a Víctor De Gennaro, se manifestaron en contra de participar en aquella jornada histórica".

En declaraciones a Télam, D´Elia dijo que "le resulta inexplicable que en el único mes en que los trabajadores argentinos no van a pagar impuesto a las ganancias y en un escenario donde Cristina ha convocado a una gran paritaria para discutir ese tema se haga este paro y movilización, no se entiende".

El diputado del Frente para la Victoria Edgardo Depetri la calificó como "un rejunte, que responde a diferentes intereses políticos, que busca candidato a Presidente que se oponga a Cristina de Kirchner".

El referente de Unidos y Organizados consideró que "no existen condiciones ni económicas, ni políticas, ni sociales como las que trágicamente los argentinos vivimos en diciembre de 2001" y remarcó que "los trabajadores argentinos tenemos memoria y no enfrentamos al gobierno de Néstor Kirchner y mucho menos al de Cristina, porque nos ha devuelto la dignidad del trabajo, 5 millones de puestos de trabajo, paritarias, la estatización del sistema previsional, más del 6 por ciento del PBI destinado a la educación, la Asignación Universal por Hijo, la integración latinoamericana y, sobre todo, memoria".

El referente del MTD Aníbal Verón, Juan Cruz Daffunchio, dijo que la marcha tiene como intención "trazar un paralelismo" entre la violenta represión de 2001 y este "momento que nada tiene que ver con los sucesos" del gobierno de Fernando de la Rúa.

El dirigente social dijo "el acto contra el Gobierno es de oportunismo político y una falta de consideración a lo que sucedió el 19 de diciembre de 2001". "El pueblo no es tonto, y ya lo demostró masivamente en el Día de la Democracia que este momento político no tiene nada que ver con el 2001", agregó Daffunchio.

Más de 800 delegados de ATE Capital, junto a la mitad de la conducción de esa organización, expresaron el "descontento" a la convocatoria y rechazaron el modo en que fue organizada.

"La decisión de movilizar el 19 de diciembre no sólo no fue discutida en nuestros sectores de trabajo sino que fue una decisión de cúpulas. No estamos de acuerdo con medidas resueltas a espaldas de las instancias de participación, debate y decisión de nuestro gremio. Tampoco con que la comunicación de la misma sea a través de los medios de comunicación hegemónicos, mezclada con declaraciones altisonantes y que clausuran el debate entre los trabajadores", reseñaron.

Por otra parte, recordaron que "hace 11 años el campo popular se moviliza para recordar y homenajear a más de 30 compañeros caídos en esas jornadas de lucha contra el neoliberalismo", en referencia a los hechos del 20 de diciembre de 2001. "Son fechas en donde como pueblo salimos a la calle para no olvidar y ratificar nuestras consignas y nuestra historia, cada uno con su tendencia política", agregaron.

En ese sentido, indicaron que "no estamos dispuestos a entregar esa fecha, y que quede opacada por intereses ajenos a dicha conmemoración, mas aún cuando hay sectores convocantes que fueron cómplices de la crisis que desembocó en dichas jornadas".

También, el sector de ATE capital opositor a Pablo Micheli indicó que "en la movilización propuesta, las justas demandas de los sectores populares son manipuladas, una vez más, con el objetivo de realizar un hecho político que nada tiene que ver con la resolución de las problemáticas de los trabajadores".

Así, los dirigentes gremiales puntualizaron que "se establecen alianzas con sectores lejanos a nuestros intereses como trabajadores y que pretenden un escenario a medida de sus propios intereses electorales hacia el 2013, queriendo arriarnos con algunas consignas sentidas por las y los trabajadores en su conjunto".

16 comentarios