lunes 23.10.2017
Política
Cristina pidió "diálogo"
martes 19 de Marzo de 2013

Reino Unido volvió a rechazar la mediación del Papa por Malvinas

David Cameron

David Cameron

El Gobierno británico volvió a rechazar este martes la mediación pedida por la presidente Cristina de Kirchner al Papa Francisco por las Islas Malvinas y aseguró que "la Santa Sede no tiene un rol que jugar" en la disputa a la que consideró como "bilateral".

En similares términos a los utilizados este lunes, ahora la Cancillería británica (el Foreing Office) indicó que el Reino Unido "no espera que el Pontífice intervenga en la disputa por las islas".

"No esperamos que la posición del Vaticano sobre el caso de las Falklands (Malvinas) cambie luego del pedido hecho al Papa", sostuvo la diplomacia inglesa.

"El Vaticano ha sido muy claro acerca de este asunto, indicando que la disputa de las Falkland es entre dos naciones libres y que ellos (el Vaticano) no tiene ningún rol que jugar. Y no esperamos que cambien de posición", agregaron desde Londres.

La respuesta de Gran Bretaña llegó después de la que mandataria argentina se entrevistara con Francisco este lunes y le pidiera su intervención en la disputa que el país mantiene con Londres, con el objetivo de propiciar un "diálogo" con la administración de David Cameron por el archipiélago.

La semana pasada, el primer ministro británico manifestó su desacuerdo "respetuoso" con el Papa, luego de que tras su elección comenzaran a circular en la prensa inglesa declaraciones de Jorge Bergoglio en las que señalaba que las Malvinas eran argentinas.

Enmarcado por estos acontecimientos, este lunes, el gobierno de Gran Bretaña decidió reforzar su presencia en Sudamérica y nombró a un embajador en Paraguay. Se trata de Jeremy Hobbs, quien reemplazará a John Freeman, el representante inglés en Argentina, quien también se desempeñaba como embajador no residente en Paraguay y ahora limitará su misión al país donde vive. Según señaló el gobierno del Reino Unido, Hobbs, quien desde 1991 se dedica a asuntos latinoamericanos, asumirá sus funciones en julio próximo.

Otro gesto que demuestra la dureza de la posición de Londres fue el apoyo de la semana pasada al referendo celebrado por los isleños británicos, que votaron por abrumadora mayoría seguir dependiendo de la corona británica, aunque la Argentina reclama debatir la soberanía de las tierras.


Enviados de segunda

El gobierno británico envió a dos ministros secundarios a la misa inaugural del papa Francisco, la baronesa musulmana Sayeeda Warsi y el protestante Kenneth Clarke. Warsi, que se desempeña como secretaria de Comunidades y Religiones, dijo que fue "un honor" representar al gobierno británico en la misa inaugural, aunque remarcó sólo el 10% de la población en Gran Bretaña dice ser católica

"La Santa Sede es el vínculo diplomático más antiguo de Londres, y con quien el Reino Unido trabaja en muchas áreas, incluidas las de desarrollo, desarme y protección de la fe en la sociedad", sostuvo. "El gobierno de Gran Bretaña le da una cálida bienvenida al papa Francisco y le desea lo mejor al embarcarse en su pontificado", agregó la secretaria.

En la comitiva británica se encontraba además el Duque de Gloucester, acompañado por su esposa por la Duquesa de Gloucester, quienes representaron a la reina Isabel II de Inglaterra. En tanto, en representación de la Iglesia Anglicana de Inglaterra fue el arzobispo de York, el doctor John Sentamu, quien encabezó una delegación de confraternidad anglicana.

14 comentarios