jueves 29.6.2017
Papa Francisco
Tras iniciativa de la Legislatura
miércoles 17 de Abril de 2013

Descubren placa en casa de Francisco en Flores

La casa del barrio de Flores en la que vivió de niño Jorge Mario Bergoglio, el ahora papa Francisco, fue señalada con una placa, por decisión de la Legislatura porteña.

"En esta casa pasó su infancia el papa Francisco. Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", dice la pieza de mármol blanco que fue adosada al frente de la vivienda de la calle Membrillar 531.

El aspecto de la casa es muy distinto al de la modesta vivienda de una sola planta que hace 70 años ocupaba allí la familia Bergoglio, formada por los inmigrantes italianos Mario, empleado ferroviario, y Regina Sívori, ama de casa, con cinco hijos.

Está inserta en un barrio de viviendas de dos plantas y árboles mal podados, y está a siete cuadras de la parroquia San José de Flores, donde un joven Bergoglio descubrió su vocación religiosa.

Unas 250 personas asistieron a la ceremonia presidida por las banderas argentina, vaticana y porteña, y encabezada por el vicepresidente primero del cuerpo legislativo, Cristian Ritondo, en cumplimiento de una resolución aprobada el 21 de marzo último.

"Su elección como papa es una reivindicación del compromiso, una reivindicación de la Iglesia más profunda, de la Iglesia de los pobres", dijo el político del PRO.

Entre los asistentes había muchos que conocieron a Bergoglio como arzobispo de Buenos Aires, y al menos uno que lo trató de chico: el músico Mario Valdez, un compañero de quinto grado en 1948.

"La calle estaba empedrada y en la esquina, donde ahora está la placita `Herminia Brumana`, era el potrero donde los pibes del barrio jugaban al fútbol. Yo no porque era un patadura, pero a él le gustaba mucho", recordó el tocayo del papa.

Estela Maris Boles, por su parte, contó que el cardenal Bergoglio "iba a San José todos los meses; la gente llenaba la plaza Flores, y él nos bendecía". A su lado, Daniel Aguilar dijo estar muy contento de tener "un papa argentino", y Ofelia Varela aseguró que el arzobispo siempre iba a la fiesta patronal de Nuestra Señora de los Remedios. 

A Teresa del Río, que vive a dos cuadras de la Catedral, le cuesta acostumbrarse a "tener un papa tan cercano". "A diferencia de otros, como Juan Pablo II que sólo pude ver de lejos en el Vaticano y cuando visitó Buenos Aires, este es un papa que me dio muchas veces la eucaristía", testimonia.

En el frente de la ahora histórica casa se exhibió durante el acto el cuadro "Habemus Papam", primer óleo del mundo sobre el papa Francisco, obra de la artista Mercedes Fariña, de 36 años, vecina de Flores, que participó en la ceremonia.

En los comercios de la zona, desde pizzerías hasta inmobiliarias, se anunciaba el acto con una imagen del papa. Algunos tenían carteles añadidos como un "Argentina reza por vos", puesto en la vidriera de la ferretería de Directorio y Membrillar.

El redactor del proyecto en la Legislatura fue el diputado Roberto Quattromano (PRO), también presente, quien se declaró "emocionado y orgulloso de tener un papa argentino".

En tanto, el diputado Alejandro Amor (FpV) dijo que "antes era Jorge, hoy es Francisco, siempre es y será el padre Bergoglio".

A las 13.48 los legisladores e invitados especiales, incluida la biógrafa del pontífice, Francesca Ambrogetti, tiraron de las cintitas argentinas y desprendieron el lienzo blanco para dejar descubierta la placa, colocada a dos metros de altura sobre la fachada revestida de granito rojo.

El lugar será una referencia infaltable en los circuitos turísticos que están organizando la Ciudad y guías y agencias privadas por los lugares de Buenos Aires asociados con el papa.

Otros legisladores presentes fueron Lía Rueda, Carmen Polledo, Raquel Herrero, y también el presidente de la comuna 7, Guillermo Peña, y las comuneras Victoria Cáceres y Felisa Lidia Marinaro.

0 comentarios