miércoles 18.10.2017
Información General
Sigue alerta roja
domingo 10 de Mayo de 2015

Baja la actividad en el Calbuco pero no descartan nueva erupción

La actividad del volcán Calbuco, que está en erupción desde el pasado 22 de abril, ha disminuido en los últimos días pero se mantiene inestable y no se descarta que evolucione hacia un nuevo pulso eruptivo. En tanto, las cenizas activaron una alarma entre los intendentes y empresarios de la cordillera patagónica, que observan cómo los turistas deciden postergar o cancelar sus vacaciones invernales en esa región.

Así lo señala un informe emitido por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), que precisa que la montaña en cuestión, ubicada a 1.000 kilómetros de Santiago, presenta una disminución de la energía sísmica y que la columna de gases y material particulado presenta una altura inferior a un kilómetro. La dispersión de ese material se orienta de preferencia hacia el sur y sureste del edificio volcánico, señaló el Sernageomin.

Advirtió sin embargo el organismo que el pico, de 2.015 metros de altura, continúa con un comportamiento oscilante, permaneciendo en una fase inestable que podría evolucionar hacia un nuevo pulso eruptivo.

Desde el pasado 22 de abril, el volcán registró tres pulsos eruptivos, con una columna de cenizas y gases que de hasta diecisiete kilómetros de altura en los primeros días, lo que obligó a la evacuación de más de 6.000 personas desde localidades cercanas.

Las autoridades mantienen la zona bajo situación de alerta roja, con un área de acceso prohibido de veinte kilómetros en torno al cráter, que se mantendrá debido a la probabilidad de que la situación evolucione hacia condiciones que favorecen una reactivación de la actividad eruptiva.

Los informes meteorológicos anuncian lluvias para los próximos días, por lo que se mantendrá una atención especial en los cauces que descienden del volcán, en una franja de 200 metros de ancho a cada costado de ellos, y en otros sectores donde hay acumulación importante de material piroclástico.

por su parte, la incertidumbre sobre nuevas erupciones en el volcán chileno, a poco más de un mes de la apertura de la temporada invernal, que comienza el próximo 20 de julio, generó la caída de reservas tanto en Argentina como en Brasil y Chile. Los empresarios locales no pueden desconocer la caída de las reservas en momentos en los que los medios chilenos informan sobre posibles nuevas erupciones.

El secretario de Turismo de Bariloche, Fabián Szewczuk, indicó que en los próximos días llegarán a la zona "los principales medios de comunicación" de Brasil, Chile y la Argentina para "que visiten la ciudad y sus servicios turísticos".

En Bariloche los empresarios se muestran preocupados porque "no hay repunte" en las reservas luego de las erupcions del Calbuco. Por su parte, el hotelero Sandro Gressani dijo al diario Río Negro que "el principal problema que existe es la difusión que algunos medios de prensa porteños hicieron sobre el volcán Calbuco, ya que se dio a entender que Bariloche estaba igual que en 2011".

En tanto, Carlos Burgoa, del hotel Llao Llao, reconoció que el panorama es crítico y que debieron suspender todos los eventos corporativos programados para mayo y junio, y tampoco se compran plazas para el invierno. "Es vital que el volcán se aplaque y además debería nevar temprano", afirmó Burgoa, y aclaró que el 75% de los huéspedes del hotel llega en forma directa y solo un 25% con agencias.

Por su parte la Secretaría de Turismo de San Martín de los Andes admitió que a partir de la erupción del volcán Calbuco se pierden aproximadamente 430 mil pesos diarios en consumos turísticos (hoteles, restaurantes, excursiones, y compras en general) que en este momento están paralizados por las cenizas.

La ocupación hotelera en esa ciudad neuquina que intenta deshacerse de las cenizas se mantiene en un 5%, cuando el promedio fuera de temporada es habitualmente del 29%. Mientras tanto los vecinos, ayudados por empleados municipales y miembros de distintas organizaciones civiles, continúan con el barrido de las cenizas, la limpieza de accesos y callejones, el riego de las calles y la recolección de todos los residuos de la erupción.

0 comentarios