sábado 24.6.2017
Economía
Hay detenidos y sancionados
lunes 31 de Agosto de 2015

China acusa a periodistas y funcionarios de derrumbe bursátil

China busca culpables por el desplome de la Bolsa de la semana pasada: las autoridades sancionaron a 197 personas por "difundir rumores" sobre las turbulencias bursátiles y también sobre las explosiones de Tianjin, informó la agencia de noticias estatal Xinhua.

El Ministerio de Seguridad Pública informó del cierre de 165 cuentas de email por diversas violaciones. Según la información, la policía castigó a los usuarios por querer "desatar el pánico" y confundir a la opinión pública".

Varias personas, entre ellas un periodista, un funcionario de la autoridad de vigilancia bursátil y cuatro operadores bursátiles han sido también detenidos, según Xinhua.

Wang Xiaolu, un reportero financiero de la revista "Caijing" habría confesado haber difundido información falsa que tuvo como consecuencia "grandes pérdidas para los inversores".

También se castigó a usuarios que hablaron de "al menos 1.300 muertos en las explosiones de Tianjin", que dejaron 145 muertos y 28 desparecidos en la ciudad portuaria del norte del país.

Además se borraron cuentas que habrían difundido "rumores que ponen en peligro la seguridad del Estado" sobre las inminentes celebraciones en recuerdo del fin de la Segunda Guerra Mundial hace 70 años. Pekín planea el jueves un gran desfile militar con ese motivo.

Hace dos años, China aprobó una nueva ley que persigue con hasta tres años de prisión la difusión de rumores cuando esas informaciones se comparten más de 500 veces o se visitan más de 5.000 veces en Internet.

Los defensores de los derechos humanos critican las cada vez más duras regulaciones online en el país asiático.

En este marco, un periodista financiero "confesó" este lunes haber provocado "pánico y desorden" en las bolsas chinas e infligido "enormes pérdidas al país", según un video difundido por la televisión de Estado, cuando las autoridades intentan devolver la calma a los mercados.

Wang Xiaolu, periodista de la revista Caijing, fue detenido tras la reciente tormenta bursátil china por difusión de noticias falsas sobre las acciones y los mercados, según la agencia oficial Xinhua.

Wang, en un artículo publicado en julio, afirmó que los reguladores del sector estudiaban la posibilidad de una salida del mercado de los fondos públicos.

Esta perspectiva de una retirada prematura era susceptible de generar gran incertidumbre entre los operadores, en momentos en que Pekín intervenía con fuerza para estabilizar las bolsas, en particular mediante compras masivas de acciones por parte de organismos públicos.

La Comisión china de regulación de mercados financieros (CSRC) había desmentido rápidamente las informaciones del periodista, calificándolas de "irresponsables".

El periodista apareció en un video divulgado el lunes por la televisión estatal CCTV "confesando" ante la cámara que había buscado deliberadamente dramatizar la situación.

"No debí publicar este artículo que impactó negativamente en el mercado en un momento muy sensible (...) Lo lamento profundamente", se lo ve declarar.

Este tipo de "confesión televisada", incluso antes de un juicio, es una práctica habitual en China, donde la justicia está estrechamente sometida al poder político.

Según Xinhua, el periodista "confesó" que sus "falsas informaciones" habían "provocado pánico y desorden en la bolsa, mermado seriamente la confianza de los mercados e infligido enormes pérdidas al país y a los inversores".

La revista Caijing, reputada por la calidad de sus investigaciones, afirmó en su sitio internet que "defiende el derecho de los periodistas de cumplir su misión en conformidad con la ley".

Por su lado, el diario británico Financial Times informa este lunes que el gobierno chino cesó efectivamente sus compras de acciones y sus intervenciones, endureciendo al mismo tiempo la represión contra las personas acusadas de "desestabilizar" los mercados.

3 comentarios