martes 19.9.2017
Política
Por Daniel Blanco Gómez.-
jueves 13 de Octubre de 2016

Especialistas opinan a favor y en contra del uso medicinal del cannabis

Daniel Blanco Gomez
Daniel Blanco Gomez
La marihuana con fines medicinales en el centro del debate político

La marihuana con fines medicinales en el centro del debate político

En el marco del debate sobre la modificación de la Ley de Drogas con el propósito de legalizar la marihuana para uso medicinal, especialistas dialogaron con ámbito.com y dieron sus argumentos a favor y en contra del proyecto.

"El cannabis medicinal tiene una utilización milenaria y cuenta con muchos beneficios terapéuticos. Se conocen sus bondades en todo lo que es dolor y mejorías en cuidados paliativos", sostiene el doctor Carlos Magdalena, neurólogo del Hospital Gutiérrez.

Y agrega: "Se utiliza para el tratamiento de diversas enfermedades como el glaucoma. Sirve como broncodilatador en la patología respiratoria asmática y se aplica en el tratamiento de la epilepsia refractaria, el cáncer, la esclerosis y en encefalopatías epilépticas".

Sin embargo, el doctor Eduardo Kalina, psiquiatra y director del centro especializado en trastornos neuropsiquiátricos Brian Center, considera que "hay una ola de aprobación de la marihuana sin ningún tipo de evidencia y de atención a largo plazo".

Asimismo, sostiene que la legalización de la marihuana con fines medicinales es "una especie de ´caballo de Troya´", a partir del cual se esconde una segunda intención que es "la liberación del uso en general".

"Los médicos advertimos que estas soluciones mágicas no sirven. Nos damos cuenta de que detrás de todo esto hay una intención de legalización", afirma Kalina al tiempo que agrega: "La marihuana es una droga peligrosa que de ninguna manera debe ser legalizada".

En tanto, el doctor Magdalena dice que "hay evidencias a nivel internacional" acerca de la efectividad que tiene el uso del cannabis en medicina. "Hablamos de mejoría de la calidad de vida", explica aunque aclara que "no es sustitutivo de ningún tratamiento", pero sí un "aliado fuerte".

El neurólogo del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez afirma que en el caso de pacientes con epilepsia refractaria que realizan tratamientos paliativos con aceite de cannabis, se registra "un 50% o 60% de reducción de crisis epilépticas". En ese sentido, destaca el beneficio que implica el aceite de cannabis ya que "mejora la relación con el entorno, normaliza el sueño y genera un despertar conductual, cognitivo y muchas veces motor".

Kalina, en cambio, dice que para que se apruebe un medicamento para determinado tratamiento, tiene que pasar una cantidad de pruebas y "demostrar que a corto y a largo plazo carece de daños potenciales o daños graves".

"Se quedan con el principio de que todo lo que reluce es oro. No hay respeto ni consideración por lo que es el uso de la marihuana", considera el psiquiatra del centro Brain Center.

Consultado sobre cuáles creen que son los motivos por los que hay tanta resistencia de la comunidad científica para avanzar en una legislación sobre la producción de la marihuana y el consumo con fines medicinales, los médicos vuelven a disentir.

"Las sociedades científicas eluden el debate. Lo que pasa es que lo que es negocio es la enfermedad. La salud no. El que gasta es el que se enferma y si no hay enfermos no hay negocio", dice Magdalena.

"Pareciera que en algunos casos, después de un tiempo, el cannabis tiene efectos muy negativos porque daña la memoria y altera las funciones ejecutivas del cerebro. En algunos casos puede generar brotes psicóticos", explica Kalina a la hora de dar a enteder los motivos por los cuales una parte de la comunidad científica se opone a tratar a sus pacientes con derivados de la marihuana.

Por otra parte, Magdalena cuenta que hay una demanda muy fuerte por parte de los pacientes, que "muchas veces asisten a la consulta médica con el cannabis bajo el brazo". "Cuando pasa eso tenemos dos opciones: rechazarlo o acompañar al paciente en esa situación. Yo elijo la segunda", explica.

"Hay colegas que lo toleran muy solapadamente porque hay miedo. Yo al principio lo contemplaba en casos extremos pero ahora pienso que no hay que perder el tiempo y les ofrezco la alternativa. Me costó aceptarlo pero uno trata de darle la mejor calidad de vida posible a los pacientes y decidí acompañarlos", concluye.

Lo cierto es que el debate no sólo se da en la sociedad sino también en la comunidad científica, donde abundan las opiniones tanto a favor como en contra. El tema está en manos de los legisladores, que trabajan sobre distintos proyectos que ya se discuten en la Cámara de Diputados y que podrían avanzar hacia la sanción de una ley.

2 comentarios