domingo 23.4.2017
Política
Diálogo con Iván Kerr
lunes 20 de Marzo de 2017

"Las provincias tienen que entender que es necesaria la inversión privada para la vivienda"

Guillermo Gammacurta
Guillermo Gammacurta
Iván Kerr cree que los bancos privados se van a sumar para otorgar créditos hipotecarios para la clase media.

Iván Kerr cree que los bancos privados se van a sumar para otorgar créditos hipotecarios para la clase media.

En el marco de la decisión del Gobierno Nacional de avanzar en la solución del histórico déficit habitacional que sufre el país, el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación, Iván Kerr, encabezó entre el 16 y 17 de marzo en la ciudad de El Calafate, Santa Cruz, la 79º Asamblea del Consejo Nacional de la Vivienda para intercambiar opiniones con todos los presidentes de los institutos de viviendas provinciales y presentarles las novedades del programa unificado bajo la órbita del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda.

Kerr, quien además es presidente del Plan Procrear, destacó en diálogo con ámbito.com el "federalismo que estamos aplicando en el Plan de Vivienda". Y aseguró que antes de reglamentar el plan, recibirán las sugerencias de todos los integrantes del Consejo.

Además, explicó que por año se necesitan entre 150 mil y 160 mil soluciones habitacionales, y que el Estado Nacional tiene capacidad para aportar 50 mil viviendas, por lo que enfatizó que "las provincias tienen que entender que es necesaria la inversión privada para la vivienda".

Periodista: ¿Cómo evalúa la reunión del Consejo Nacional de Vivienda que se hizo en Calfate?
Iván Kerr: El encuentro fue muy positivo. La verdad que fue un Consejo cargado de novedades porque presentamos el nuevo Plan Nacional de Vivienda que se publicó esta semana en el Boletín Oficial. Lo que hicimos fue derogar los programas de vivienda del plan del Gobierno anterior y abrimos un único plan de vivienda. Trabajamos un año en la resolución y les dimos intervención a las provincias y al Consejo para que hicieran sus aportes. Entonces fue muy oportuno presentarlo en esta reunión. Antes de reglamentar el plan vamos a recibir los comentarios y sugerencias del Consejo. Lo destacado es el federalismo que estamos aplicando en el Plan de Vivienda, se trata de usar el Consejo para tener una mirada que sea bien federal. En ese sentido, es importante destacar que participó San Luis que hacía mucho que no participaba, y todos aplaudimos que vuelvan a ocupar su lugar.

P.: ¿Cuál es el rol del Estado Nacional en la implementación del Plan?
I.K.: El Estado Nacional es el que tiene que definir el plan de vivienda y las provincias son nuestras socias y deben ser escuchadas. Es algo que antes con el kirchnerismo no sucedía, yo participé desde la Ciudad de Buenos Aires (cuando era director del Instituto de Vivienda de la Ciudad) y no había esta posibilidad de debatir. El federalismo que proponemos desde el Estado Nacional es fundamental para avanzar con el Plan de Vivienda. Por algo vinimos a El Calafate en la provincia de Santa Cruz para realizar la reunión del Consejo. Antes esto no pasaba, los que tenían otro color político no tenían voz, acá participó el vicegobernador de Santa Cruz (Pablo González) y estuvieron otros funcionarios provinciales a pesar de ser opositores, lo importante es la institucionalidad que va más allá de las banderías políticas.

P.: ¿Cuál es el rol del privado en la búsqueda de solucionar el déficit habitacional?
I.K.: Ese fue otro punto importante porque presentamos los programas público-privado. El ministro Rogelio Frigerio firmó con el presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, el acuerdo para los créditos hipotecarios que también contemplan el financiamiento para los desarrolladores. Las provincias tienen que entender que es necesaria la inversión privada para la vivienda. Se estima que se requieren entre 150 mil a 160 mil soluciones habilitacionales por año, y el Estado logra ejecutar 50 mil, quiere decir que solo no lo puede resolver. La manera de empezar a reducir el déficit es apalancarnos en la inversión privada. Las viviendas sociales tienen que ir a quienes más lo necesitan y los desarrolladores deben dejar de dar soluciones premium para empezar a dar soluciones al segmento medio.

P.: ¿Cómo impacta la unificación del Plan de Vivienda bajo la órbita de su Subsecretaría?
I.K.:
Procrear era una política de vivienda central para el Gobierno kirchnerista, pero no pasaba por la Secretaría y no interactuaba con los institutos de vivienda. Este traspaso nos permite unificar la política de vivienda y segmentar mejor a quienes les damos cada solución. Destinar las vivienda sociales a los de menores ingresos y destinar el crédito hipotecario con subsidio a un sector medio que tiene capacidad de pago pero necesita que el Estado le brinde una parte del dinero. Además, incluimos instrumentos financieros para que no sea el Estado el único que dé los créditos, sino que los bancos con las unidades indexadas (en referencia a las UVA, Unidad de Valor Adquisitivo) puedan bajar la barrera de ingresos de quienes necesitan el crédito. Estamos trabajando para que vuelva a generarse un mercado de crédito hipotecario. Tenemos el porcentaje más bajo de la región con 1% del PBI contra el 20% de Chile, por ejemplo. Ahora nosotros ponemos un parte con el subsidio y con las UVA los bancos entran al sistema y ponen la otra parte del capital.

P.: En el caso de la construcción de viviendas en terrenos del Estado Nacional, ¿se puede incluir a las provincias?
I.K. Hasta ahora los terrenos los ponía el Estado Nacional, la idea con esta unificación es que que las provincias también puedan integrar suelo disponible para desarrollar proyectos. En ese marco es que también impulsamos, más allá de la queja de alguna provincia, un registro único de vivienda, hoy no está unificado. Es más, el propio Procrear no cruzaba las bases de la Anses con los programas de vivienda nacional, es decir, que una persona podía acceder a una vivienda social en una provincia, cruzarse a otra para recibir una nueva vivienda. No se trata de vulnerar la autonomía de las provincias, el objetivo es darle mayor transparencia. Sin perjucio de la autonomía de las provincias, en un país federal el Estado Nacional debe dar las reglas marco.

P. ¿Qué objetivos se trazan para 2017?
I.K.:
Hay 70 mil viviendas en ejecución y vamos a terminar con 30 vivienda a fin de año. En Procrear el objetivo es entregar 25 mil créditos de vivienda nueva-usada, 15 mil para la construcción en lote propio, 10 para construcción en desarrollo urbanísticos y 4 mil en lotes con servicios del Estado. Ojalá que con estos instrumentos y la suma del Banco Nación con 30 mil millones de pesos y las líneas en otros bancos públicos, eso aliente a los bancos privados a aumentar los créditos hipotecarios. Además, esperamos que con la aplicación de la Ley de participación Público-Privado, el sector privado empiece a aportar soluciones de viviendas para abarcar a todos los segmentos de la sociedad.

0 comentarios