lunes 20.11.2017
Entrevista al embajador argentino en Francia
viernes 21 de Abril de 2017

"El terrorismo inquieta a la sociedad francesa y llevará al votante a definirse"

Carlos Pagura
Carlos Pagura
Faurie advirtió que

Faurie advirtió que "la centroderecha y la centroizquierda están fragmentadas".

Francia llega a las elecciones presidenciales de este domingo sin un panorama definido. Según las últimas encuestas, el candidato liberal e independiente Emmanuel Macron se perfila como favorito (con 25%), seguido muy de cerca por la ultraderechista Marine Le Pen (22%). Más atrás, a escasa distancia, aparecen el izquierdista Jean-Luc Mélenchon y el conservador François Fillon (ambos con 19%). En diálogo con ámbito.com, el embajador argentino en ese país, Jorge Faurie, ofreció su punto de vista sobre los comicios, advirtió que "en Francia también hay gente que siente que la globalización la dejó sin trabajo" y sostuvo que "el terrorismo inquieta a la sociedad francesa y llevará al elector a definirse". Una observación que cobra relevancia por estas horas, luego del atentado yihadista en la avenida de los Campos Elíseos, que según los analistas podría tener un alto impacto al momento de acudir a las urnas.


Periodista: ¿Cómo impactó el Brexit en las elecciones francesas?

Jorge Faurie: Ha incidido la crisis de la Unión Europea, porque esa reflexión de algunos países sobre los efectos de la globalización y los desafíos que presenta sobre el mercado laboral tiene un impacto mundial. Todo esto ya influyó en los EEUU, donde una porción de los votantes entendieron que la globalización había afectado sus intereses, su capacidad de participar del sistema productivo y de preservar las industrias y el trabajo. Estuvo presente en el Brexit y también en Francia hay una porción de gente que intuye que estos efectos globales la ha dejado sin trabajo. Hay un alto índice de desocupación en la juventud, junto a grupos de inmigrantes que se radicaron y no han logrado una total incorporación.

P: ¿Cómo percibe la actualidad europea?

JF: Europa está en un proceso de reflexión importantísimo sobre sus capacidades y las velocidades de competitividad. Algunos entendieron que estar en un mecanismo por fuera de la UE, como el Brexit, les daría mayor dinamismo a su proceso económico y más flexibilidad para negociar. Otros hablan de la Europa a dos velocidades, con países con un mayor desarrollo que irían más rápido y otros que lo harían a un ritmo menor. Es una discusión interna sobre cómo será el futuro en el corto y mediano plazo.

P: ¿Influirá a la hora de votar?

JF: Todo está presente en el proceso eleccionario y por eso hay una gran expectativa por estas elecciones, porque son de gran importancia para el futuro de Francia, sobre qué tipo de país construir. Con el elemento adicional de que los partidos tradicionales están afectados: tanto la centroderecha como la centroizquierda atraviesan procesos de discusión interna que los ha fragmentado.

P: ¿Cómo se alteró el tablero político?

JF: Los partidos tradicionales que actuaron con preponderancia en la Quinta República quedaron relativizados en un universo en el que aparecen ciertas fuerzas políticas, que más que partidos son movimientos. El de Le Pen, el de la 'Francia insumisa', la 'Francia ¡en marcha!' de Macron, la centroizquierda derivada de anteriores alianzas con el Partido Comunista que de algún modo recoge consignas del movimiento de la 'Francia de pie'. Se convoca a la gente joven que no encuentra una salida y no está satisfecha con la política tradicional. Los partidos tradicionales están un poco relegados por estas manifestaciones de la nueva política. La clave de la elección hoy pasa por esos movimientos.

P: ¿La amenaza del terrorismo también jugará su papel?

JF: El terrorismo es un elemento que inquieta a la sociedad francesa en general, aunque no es percibido igual por la gente más vinculada al campo y la agricultura que por un ciudadano de una gran ciudad. Son distintas las reacciones, porque lo emparentan a distintas causas: para algunos puede estar asociada a motivos sociales o religiosos, y para otros tratarse de hechos irracionales. Todo esto de alguna manera llevará al elector a definirse.

P: ¿La relación con Argentina dependerá del nuevo presidente?

JF: Francia siempre ha tenido una buena predisposición al vínculo con Latinoamérica, y dentro de la región Argentina es una de las naciones que considera más relevante por su vinculación social histórica. Es un país considerado amigo de Francia. La expectativa es que, cualquiera sea el resultado de la elección, se reafirme la continuidad de los vínculos entre los dos países sobre la agenda común que está fijada. Nuestra relación tiene una historia enorme que se remonta casi al inicio de la nación argentina y los valores post revolucionarios que compartió con la Revolución Francesa. Son 200 años de vínculos bilaterales intensos en el campo político, económico, comercial y cultural. Sobre todo por la presencia de capital francés en la actividad económica argentina. En la década pasada la relación comercial tuvo distintos avatares y muchas empresas francesas estuvieron afectadas por distintas medida, pero ahora la expectativa es que crezcan el comercio y las inversiones.

1 comentarios