miércoles 26.7.2017
Economía
Entrevista de Liliana Franco.-
lunes 17 de Julio de 2017

Spotorno: "Los altos costos limitan negocios que son rentables en Argentina"

Liliana Franco
Liliana Franco
Fausto Spotorno

Fausto Spotorno

Fausto Spotorno, director de la consultora Orlando J. Ferreres y Asociados, coincide con el gobierno en que la economía está repuntando. "Esperamos incluso una aceleración y con un tercer trimestre que podría superar el 4,5% anual", afirma. El economista considera que no es posible hacer una verdadera reforma tributaria sin bajar el gasto público. En este sentido, sostiene que se podría "hacer una reforma tributaria que simplifique el pago de impuestos. Hoy en Argentina hay 94 impuestos a nivel nacional, provincial y municipal, regulados por miles de normas", asevera. Respecto de las inversiones, sostiene que "los altos costos limitan los negocios en el país". A continuación los aspectos más salientes del reportaje concedido a ámbito.com.

P.: Se conoció el IPC nacional que ubicó la inflación de junio en 1,2%. ¿Considera que se podrá cumplir con la meta estipulada por el Banco Central de una inflación anual de 17%?

Fausto Spotorno: La inflación de junio estuvo en línea con lo esperado. En términos anuales llegó a 20%, la más baja en 7 años. Sin embargo, creemos que será difícil cumplir con la meta de inflación estipulada. De hecho, en julio la inflación se acelerará y durante el segundo semestre se mantendrá estable entre 20 y 21% anual.

P.: El ministro Nicolás Dujvone informó que la economía está creciendo a una tasa del 4% anual. ¿Piensa que el segundo semestre se mantendrá este ritmo? ¿Cuáles son los sectores de la economía que explican este crecimiento?

F.S.: Según nuestra estimación del PIB (IGA-OJF), eso es cierto. La economía en mayo estaría creciendo a casi 4%. Para los próximos meses esperamos incluso una aceleración y con un tercer trimestre que podría superar el 4,5% anual. Hasta ahora la economía estaba siendo impulsada por el aumento en la producción agrícola, por la construcción y las inversiones en el sector energético. Pero estamos observando que de a poco, se van sumando sectores vinculados al consumo (ventas de autos, motos, bebidas, hoteles y restaurantes) y ello se va ir consolidando en el segundo semestre. No obstante, hay que tener presente que la tasa a la que se recuperará la economía a mediano y largo plazo será relativamente lenta.

P: ¿La reciente suba del dólar tendrá un traspaso a precios?

F.S.: No. En general, movimientos del dólar de esta magnitud no terminan trasladándose a los precios. Ninguno de los últimos cuatro saltos del dólar (salida de Dilma Roussef, Brexit, victoria de Donald Trump y los problemas judiciales del presidente Temer) tuvieron luego impacto en la inflación. Aunque puede ser que algunos precios de productos específicos se vean afectados.

P.: Con el valor actual del dólar ¿se mejora la competitividad de algunos sectores?

F.S.: Claramente ayuda a las economías regionales, al agro y a industrias exportadoras. Igualmente, está corrección pone al tipo de cambio real en los mismos niveles que en noviembre de 2016 y enero de 2015.

P: Los últimos aumentos de precios (peajes, naftas, prepagas, entre otros), ¿a cuánto elevarán el índice de precios en julio?

F.S.: Estimamos que la inflación de julio estará en torno de 2,1%.

P.: ¿Es posible que la Argentina crezca de manera sostenida sin efectuar un ajuste al gasto público?

F.S.: Se puede crecer por un tiempo con este gasto público tan alto y a tasas relativamente bajas. El problema es que un gasto público tan elevado implica altos impuestos y fuertes necesidades financieras. Ambas cosas implican absorber recursos que el sector privado necesita para invertir y desarrollarse.

P.: Si no se efectúa un ajuste real del gasto público, ¿cree que será posible una reforma tributaria que provoque una baja sustancial de la presión impositiva sobre el aparato productivo?

F.S.: Es muy difícil. Porque bajar impuestos sin ajustar el gasto llevaría a complicar las necesidades financieras del Estado. Sin embargo, es posible hacer una reforma tributaria que simplifique el pago de impuestos. Hoy en Argentina hay 94 impuestos a nivel nacional, provincial y municipal, regulados por miles de normas. Es probable que la reforma tributaria apunte a reducir la complejidad del sistema en esta oportunidad. Ello ayudaría un poco, pero naturalmente no es una solución de fondo.

P: ¿Qué áreas se deberían ajustar del gasto público teniendo en cuenta que una gran parte de las erogaciones se destina a servicios sociales?

F.S.: Claramente es necesario recortar el costo administrativo, subsidios económicos y hay que revisar los subsidios sociales y tener mayor orden en ese aspecto. Los gastos más flexibles, como obra pública, subsidios económicos y transferencias discrecionales a provincias no son suficientes para ordenar las cuentas públicas. Es necesario recortar también en áreas más rígidas.

P.: ¿Cree que las inversiones vendrán si no se lleva a cabo un ajuste en el gasto público y una reforma tributaria?

F.S.: Habrá inversiones, pero tal vez no tantas como se esperaban. El elevado costo argentino restringe la rentabilidad de las inversiones y entre las explicaciones de ese costo están las elevadas alícuotas impositivas y la fuerte carga regulatoria que conllevan. Los altos costos limitan los negocios que son rentables en Argentina y ello es lo que limita las inversiones.

P.: ¿Cree que es necesaria una reforma laboral?

F.S.: Si es necesario atacar los costos laborales extra salariales: impuestos, seguros, convenios para Pymes y otros costos laborales. Adicionalmente, es necesario tener leyes laborales menos restrictivas que se adapten a las nuevas formas de trabajo.

8 comentarios