viernes 24.11.2017
Economía
Por Federico Bernal, director de OETEC
martes 12 de Septiembre de 2017

Los resultados de las PASO en Buenos Aires y el tarifazo de gas y electricidad

La caída en la demanda de gas y electricidad para la población no detiene su marcha desde diciembre de 2015 a esta parte. Según los últimos análisis efectuados por el Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC-ID) el consumo de gas a nivel nacional para el primer semestre cayó un 1,3% interanual; en electricidad, la retracción fue del 1,9% comparando el período enero a julio (inclusive) con igual del 2016. En ambos casos, el sector más perjudicado fue el residencial: -18% y -4,5%, respectivamente. Entre las provincias más afectadas la de Buenos Aires.

¿Qué sucedió con la demanda de gas para el sector residencial bonaerense en lo que va de 2017? Cayó un 24%, la peor caída de los últimos cinco años (como mínimo). En volumen consumido, el del primer semestre del corriente es el segundo más bajo desde 2011. En materia de demanda eléctrica a nivel hogares, reiteramos los números ya analizados en nuestra columna "Menos energía eléctrica para los hogares argentinos: ¿Bueno o malo?": -6,6%. Los ciudadanos de la provincia de Buenos Aires, concluimos, consumieron en el primer semestre de 2017 menos energía que en el primer semestre de 2015, esto es, dos años atrás.

Llegado a este punto, cabe recordar cuando el hoy oficialismo criticaba en calidad de oposición los cortes de luz en la provincia, así como la supuesta falta de gas en los hogares y las industrias. En todo momento se batía el parche de una sociedad supuestamente harta de tener poca energía, sociedad que haría tronar el escarmiento en las elecciones, como aseguran, terminó sucediendo.

Continuando esta lógica de pensamiento emerge el siguiente y razonable interrogante: ¿Existe alguna relación entre el triunfo de Unidad Ciudadana en Buenos Aires y los millones de hogares y familias bonaerenses obligados a consumir menos gas y electricidad que hace varios años atrás? Y más interesante aún: ¿Cómo explicar que la ciudadanía vuelva a votar a los herederos de la "pesada herencia" energética?

Naciones Unidas define al Índice de Desarrollo Humano (IDH) como "un indicador sintético de los logros medios obtenidos en las dimensiones fundamentales del desarrollo humano, a saber, tener una vida larga y saludable, adquirir conocimientos y disfrutar de un nivel de vida digno. El IDH es la media geométrica de los índices normalizados de cada una de las tres dimensiones". Ahora bien, en su informe "Índice de Desarrollo Humano - Reporte de 2015", la ONU señala: "Hay una fuerte y positiva asociación entre el consumo energético y el Índice de Desarrollo Humano de las naciones en desarrollo".

(IMAGEN 1).

Reducir drásticamente el consumo energético impacta en el Índice de Desarrollo Humano, que por definición perjudica el nivel de vida de la sociedad. Más allá de la innumerable cantidad de artículos periodísticos de cierta prensa que nos quiere hacer creer que menos energía es sinónimo de romanticismo, aventura ilimitada y responsabilidad ambiental (sacrificarnos en nombre de los osos polares y las ballenas), la verdad es irrefutable: vivir peor entristece o enfurece (cuando ahora nos enteramos que quienes nos piden cuidar el gas tiran abajo su producción). La tristeza o la indignación, como sea se exprese el malestar, se traduce indefectiblemente en las urnas. En fin, los resultados de las PASO en la provincia de Buenos Aires y el batacazo de Unidad Ciudadana no pueden desvincularse del impacto negativo del tarifazo (por supuesto que hay excepciones, como Córdoba y Santa Cruz, por ejemplo). Igual se aplica para la provincia de Santa Fe, otra jurisdicción tremendamente afectada por los nuevos cuadros tarifarios del gas y la electricidad.

La administración nacional y sus empresas y corporaciones socias callan la relación, pero tomaron nota: el diferimiento de los pagos de las boletas de gas y electricidad para después de las elecciones es la única medida que, según entienden como fieles neoliberales que son, podría mejorar los pésimos resultados de agosto.

6 comentarios