miércoles 22.11.2017
Economía
A casi un año de la sanción de la Ley Pyme
domingo 8 de Octubre de 2017

Pymes industriales reclaman más regulación al comercio exterior

Más de 500 dueños de pequeñas y medianas empresas industriales se movilizarán el martes al Congreso para advertir que la Argentina no cuenta con un plan de desarrollo fabril que contemple a los proveedores locales y pedirán mayores regulaciones al comercio exterior.

La advertencia de los empresarios llega un año después de la sanción de la Ley Pyme, que en los hechos es observada como un "paliativo" contra la crisis de demanda pero no plantea un plan de desarrollo para el sector hacia el mediano y largo plazo.

Hasta ahora, unas 325.000 empresas se inscribieron al régimen habilitado por esa ley para contar con beneficios impositivos, mientras siguen sufriendo la presión fiscal, el estancamiento del consumo y el altísimo costo de financiamiento.

Las pymes industriales bonaerenses sostienen que hay problema estructural: los decretos, leyes y resoluciones que se dictan no atacan la competencia desleal porque dejan a la industria nacional expuesta a productos que vienen de países donde los costos de producción son sensiblemente inferiores.

Por ello, poco más de 500 empresarios de la provincia de Buenos Aires se movilizarán al Congreso para advertir que se necesita trabajar en una agenda legislativa que proponga objetivos claros, corrija los actuales desequilibrios y amplíe las herramientas para impulsar al sector productivo.

La visita a diputados y senadores incluirá una batería de propuestas que permitirá devolverle a los productos nacionales competitividad en el mercado mundial, con el objetivo de que se desarrollen las inversiones en el sector privado para poder reactivar la generación de empleo.

En ese marco, el presidente del Departamento de Política Social de la Unión Industrial de la provincia de Buenos Aires (Uipba), Daniel Rosato, y otros empresarios se reunirán a las 14:00 con la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados, presidida por el massista José Ignacio de Mendiguren.

Rosato dijo que, por ejemplo, la Ley de Compre nacional que impulsa el Gobierno y por ahora duerme en la Cámara de Diputados necesita modificaciones porque tal cual está deja abiertos muchas posibilidades que, lejos de su objetivo, contrarrestan la competitividad local.

"No pedimos cerrar las fronteras, pero necesitamos que se busque darle competitividad a las pymes metalúrgicas locales que, por ejemplo, compiten contra bienes importados para el sector petrolero que no pagan ningún tipo de arancel", dijo Rosato.

El proyecto oficial contempla que las empresas locales tendrán un margen de preferencia a la hora de ofertar en licitaciones realizadas por el Estado, del 12% en el caso de las pymes y del 8% cuando se trate de grandes compañías, pero para los empresarios esto no es suficiente.

Las pymes explican el 70% de la contratación de mano de obra y son el motor que pone en marcha otros sectores de la actividad económica, en rubros de servicios asociados.

Rosato y los representantes de otras cámaras quieren debatir en el Congreso los alcances de reformas laboral e impositiva; una nueva ley de ART que brinde seguridad jurídica a las inversiones; diseñar una legislación que regule el comercio exterior.

0 comentarios