viernes 20.10.2017
Economía
ENVIADA ESPECIAL A MAR DEL PLATA.-
jueves 12 de Octubre de 2017

Secco: "Cuesta mucho bajar la inflación del 1,5% con la actual política fiscal"

Liliana Franco
Liliana Franco
Luis Secco. (Foto: Unidad de Comunicación Institucional FCE - UNLP)

Luis Secco. (Foto: Unidad de Comunicación Institucional FCE - UNLP)

Enviada especial a Mar del Plata.- En el marco del 53° Coloquio de IDEA, que se desarrolla en Mar del Plata, el economista Luis Secco habló con ámbito.com sobre la marcha de la economía y dio sus pronósticos de lo que ocurrirá con el crecimiento, la inflación y los salarios. Además se refirió a las posibilidades de concretar una reforma fiscal y las luces "amarillas" a las que debe prestar atención el Gobierno.

P.: ¿Cómo ve el 2018?

L.S.:
Creo que la recuperación que estamos teniendo va a continuar, tal vez más generalizada. Hasta ahora hubo dos sectores que lideraron la recuperación, que fueron el agro y la construcción, muy por encima del promedio del resto. Esa distorsión se va corrigiendo. Creo que el año que viene vamos a estar creciendo en el orden del 3%, no estoy mucho más optimista que eso. Creo que es una tasa de crecimiento razonable para la Argentina de hoy. Con un poco más homogéneo el crecimiento de los sectores. Hay razones objetivas: el empleo dejó de caer y hace un par de meses que mejora; el crédito está en un boom; tenemos unas muy buenas perspectivas sobre el salario. Así que a medida que eso se canalice vamos a ir consolidando la recuperación.

P.: ¿Qué va a pasar con la inflación?

L.S.:
La inflación es tal vez el desafío más grande que le queda al Gobierno por delante. Me parece que queda muy claro que cuesta mucho bajarla del 1,5% con la actual política fiscal. Y hablo de política fiscal y no monetaria, porque básicamente cuando un país tiene 10 años de inflación de dos dígitos, cercana al 20%, no tenés que salir a buscar por otro lado que no sea el fisco. Y el fisco va a ir consolidándose lentamente incluso en el escenario de cumplir con el escenario fiscal trazado por el Gobierno. Así que el año que viene el mercado está esperando una tasa de inflación de vuelta por encima de la meta del Banco Central. Creo que vamos a estar en una inflación del orden del 17 o 18%.

P.: ¿Y los salarios?

L.S.:
Con cláusulas gatillo parecidas a las de este año. No sé cuál va a ser la base. La de 12% la veo muy difícil. La vería más fácil si el BCRA hubiese cumplido con la meta de este año.

P.: ¿Cuánto será finalmente la inflación de este año y el crecimiento?

L.S.:
Este año va a cerrar en entre 22 y 23%. En cuanto al PBI el crecimiento va a estar por debajo del 3%.

P.: ¿Dónde están las luces amarillas de la economía?

L.S.:
En el sector externo en general. Más que amarilla, tirando a anaranjada. El déficit de cuenta corriente está siendo creciente. Y en Argentina cada vez que tuviste déficit fiscal, de cuenta corriente, más atraso cambiario... Esas combinaciones en general generan expectativas de corrección hacia adelante. Y uno se pregunta: ¿cuándo corrige? Depende de muchas cosas. Podés tener un shock climático, un shock externo. Claro que uno no puede hacer política económica pensando en los shocks. Mientras haya financiamiento externo la economía va a seguir andando a este ritmo, sin demasiadas dificultades.

P.: Muchos alertan que el nivel de endeudamiento es alto

L.S.:
Llega un punto en que el mercado empieza a preguntarse y piensa: 'está bien, no tienen mucha deuda pero vienen todos los años a buscar cuatro o cinco puntos del PBI de deuda'. Tiene que haber apetito por los papeles argentinos de muchos actores del mercado, y el apetito se va saciando cuando vos estás todos los años colocando deuda.

P.: ¿En cuánto debería estar el tipo de cambio?

L.S.:
Es una pregunta complicadísima. Todo depende de qué pase con la regulación salarial, con el Mercosur. Me parece que no hay una respuesta. Me parece que lo mejor es como dice el BCRA, que flote, y que el mercado determine. Ahora bien, tenemos un montón de economistas muy buenos que no creen que esa sea la mejor manera para bajar rápido la inflación. Todavía hay cuestiones macroeconómicas en debate. Me parece que la macro en su conjunto, la dinámica es de ratificación. Acá hay dos temas clave: tenés la cuestión política y la económica. Las dos hoy apuntan en el mismo sentido. Es difícil que eso hoy te provoque una mala noticia fuerte por delante.

P.: Argentina tiene que bajar la presión tributaria. Sin embargo, desde el propio Gobierno alertan que no es posible una baja importante en relación al PBI ¿qué opina al respecto?

L.S.:
Me aferro a lo que dijo (el titular de AFIP, Alberto) Abad, que dijo que no hay que esperar mucho de la reforma tributaria. Hacer una reforma tributaria cuando tenés uno de los déficits más altos de la historia es difícil pedirle demasiado a esa reforma. Yo creo que viene un período en el que se va a utilizar mucho la palabra "reforma", pero hay que definir qué significa "reforma". Porque vamos a tener reforma tributaria, previsional, laboral. Y los alcances verdaderos de esas reformas están por verse. Y la reforma tributaria, cuando el criterio número uno es que alcance la plata, quizás no le puedas pedir mucho.

3 comentarios