lunes 23.7.2018
En privado, se reunió con víctimas
martes 16 de Enero de 2018

Francisco pidió "perdón" por los abusos sexuales de la Iglesia chilena a menores: "Siento vergüenza"

Francisco en el Palacio de la Moneda.

Francisco en el Palacio de la Moneda.

El papa Francisco expresó su "dolor y vergüenza" por los abusos a menores de parte de curas y pidió "que no se vuelva a repetir el daño irreparable" que provocaron miembros de la Iglesia a niños de ese país, en las primeras palabras sobre casos de pedofilia en el país trasandino que brinda desde que asumió como Obispo de Roma. Posteriormente, el sumo pontífice se reunió con víctimas del clero chileno, en un encuentro privado.

"Aquí no puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia", planteó el pontífice en el primer discurso de su gira, en el Palacio de la Moneda, ante la presidenta Michelle Bachelet y el mandatario electo Sebastián Piñera, que asumirá el próximo 11 de marzo. 

El Papa aseguró sobre los abusos a menores denunciados en Chile: "Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir", tras lo cual fue aplaudido por las 700 personas que lo escuchaban.

Así, Francisco hizo frente en su primer discurso en Chile a uno de los puntos más problemáticos de la visita, con las primeras palabras de ese tenor que pronuncia como Papa sobre el caso en el país trasandino, en medio de manifestaciones de laicos en los días previos, demandando un pedido de perdón de la Iglesia.

Esta es la segunda visita de un Papa al país mayormente conservador. Juan Pablo II estuvo en 1987, en las postrimerías de la dictadura de Augusto Pinochet, una época marcada por violaciones a los derechos humanos y la pobreza.

Pero ahora Francisco visita una nación que busca lograr el matrimonio igualitario, igualdad para las mujeres, respeto a la identidad de género y a la inmigración, a través de iniciativas impulsadas por la presidenta Bachelet.

Y también donde los católicos se redujeron casi en un tercio en las últimas dos décadas, según un sondeo de Latinobarómetro.

El portavoz vaticano, Greg Burke, informó sobre el final de la jornada que Francisco se encontró con víctimas de abusos sexuales por parte del clero chileno en la nunciatura de Santiago, en un momento de pausa de su visita a ese país latinoamericano.

El encuentro fue con un pequeño grupo de víctimas y ha tenido lugar en forma privada después del almuerzo y no había nadie presente.

"Solo el papa y ellos y de este modo han podido contar sus sufrimientos, que les ha escuchado y orado con ellos", explicó el portavoz, que agregó que estuvieron más de media hora reunidos.

Burke no quiso dar más detalles del grupo por la privacidad de estas personas, ni a qué casos se referían sus historias.

El portavoz vaticano explicó que las dos palabras de la jornada de este martes, la primera oficial de la visita a Chile, fueron paz y perdón. 

Recordó que el papa pidió perdón por los abusos de menores durante el discurso a las autoridades en el Palacio de la Moneda y después volvió a tocar el tema en el encuentro con los religiosos.

La llegada de Francisco ha reavivado el escándalo de los curas pederastas y la organización Bishop Accountability publicó esta semana un listado con 80 sacerdotes, clérigos y una monja acusados de abusos sexuales en contra de menores de edad en el país suramericano.

Francisco se reunió en Filadelfia (EE.UU.), durante su viaje a ese país y Cuba en 2015, con un grupo de víctimas de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia, y también ha mantenido encuentros de este tipo en el Vaticano.

Posteriormente, el Papa visitó una cárcel de mujeres. Un hecho histórico ya que es la primera vez que un pontífice dialoga en un penal con reclusas.

Aquí, emanifestó lo simplista que es "dividir la realidad en buenos y malos" y pidió "no reducir la seguridad pública a medidas de control", sino que reclamó "prevención y trabajo" y afirmó que "la sociedad está obligada a asegurar la reinserción".

Por su parte, las internas del penal le manifestaron a Francisco la triple condena que sufren, la de la Justicia, la de la sociedad y por estar alejadas de sus hijos.

Bergoglio visitó el centro penitenciario femenino "San Joaquín" un lugar símbolo de la sobrepoblación carcelaria, donde están privadas de su libertad más de 1.400 mujeres en un centro con capacidad para menos de 900.

El papa viajará mañana a Temuco, 620 kilómetros al sur de Santiago, para celebrar una misa con habitantes de la Araucanía y luego almorzará con un grupo de ocho mapuches, en medio de los conflictos en la patagonia chilena por los reclamos de tierras y los ataques a Iglesias en los últimos días.

30 comentarios