miércoles 23.5.2018
Economía
El temor a un efecto contagio en la región
martes 15 de Mayo de 2018

Expertos analizan coletazos de la crisis cambiaria argentina en Brasil, Chile y Uruguay

Mauro Leos (Moody's), Pedro Tuesta (Continuum Economics) y Marcos Casarín (Oxford Economics).

Mauro Leos (Moody's), Pedro Tuesta (Continuum Economics) y Marcos Casarín (Oxford Economics).

Si bien la mayoría de los analistas económicos y financieros coinciden en que la crisis cambiaria que sacude a la Argentina no tendrá un impacto negativo importante en los países de la región, ya se encendieron las alertas en vecinos como Chile, Brasil y Uruguay.

"Es difícil ver un contagio de la agitación de Argentina en América Latina", sentenció desde Londres Mauro Leos, jefe de riesgo soberano de la agencia Moody's para América Latina y el Caribe, con una sola excepción: Uruguay.

Según reveló el diario El País, el dólar oriental está embarcado en una tendencia alcista, que solo se interrumpió dos veces desde el 20 de abril, cuando se inició la corrida cambiaria del otro lado del Río de la Plata. En ese período la divisa subió 8,55% en Uruguay.

El lunes, en la pizarra del Banco República (BROU), que es tomado como referencia por el mercado, el dólar se encareció en 40 centésimos para la venta al llegar a $ 31,25, mientras que la compra quedó en $ 30,05. En las casas de cambio privadas, la divisa se ofreció a $ 31,35 y $ 29,95, respectivamente. Pero este martes, el billete en el BROU ya figura a $ 30,65 y $ 31,95.

En tanto, el dólar interbancario aumentó cotizó en promedio en $ 30,559 y alcanzó el mayor valor desde el 6 de julio de 2016, cuando había marcado $ 30,615. En Uruguay, según detalló la prensa local, el dólar acumula un incremento de 6,86% en mayo y de 6,24% en lo que va del año.

Ante este escenario, el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, minimizó los coletazos. "Hemos tenido diálogo (con el BCRA), están muy abocados a resolver su situación, que es urgente. En Uruguay, desde el BCU y el equipo económico estamos atentos y preocupados", señaló Bergara a radio Carve.

"Este nivel del dólar no nos incomoda. Seguiremos actuando como hasta ahora: respetando la tendencia global del dólar e interviniendo puntualmente ante cambios bruscos", agregó el funcionario del gobierno de Tabaré Vázquez.

Según buscó tranquilizar Bergara, de la suba del dólar en Uruguay el 80% se debe a "temas globales" y solo 20% por los sucesos de la Argentina. "Cuando el dólar bajaba, acumulamos miles de millones en reservas y hay más deuda en Letras. Si el dólar consolida su fortalecimiento, seguramente saldrán capitales, y lo facilitaremos con las (ventas de) reservas. Obviamente, la depreciación cambiaria puede incidir en la inflación, pero no como para cuestionar la meta", ubicada entre 3% y 7% para 2018.

Gentileza El Observador.

Pero la abrupta devaluación del peso argentino, que acumula 24,6% desde el 23 de abril, con casi u$s 7.000 millones de reservas vendidas en la plaza local, no solo golpea a las monedas. La depreciación tiene impacto en los valores de las cosechas y el comercio regional.

El economista para América Latina de Continuum Economics, el peruano Pedro Tuesta, destacó que las necesidades financieras del gobierno de Mauricio Macri están casi cubiertas, y ese es el principal motivo para descartar un efecto contagio en la región. La semana pasada el ministro de Finanzas, Luis Caputo, había asegurado que entre 80% y 85% de las necesidades de financiamiento para 2018 estaban cubiertas.

"La crisis de Argentina de 2001 apenas creó una onda expansiva en la región y creemos que esta vez ocurrirá lo mismo", declaró Tuesta a la agencia Xinhua. "No vemos un cambio en el apetito para financiar a la región", añadió.

El especialista de Continuum apeló a un viejo dogma financiero para restar preocupación: toda crisis es una oportunidad. En esa línea, dijo que el fortalecimiento del dólar en el mundo y las devaluaciones de monedas en América Latina volvieron "más saludables" a casi todos los mercados de la región. Para Tuesta, los desequilibrios externos de la Argentina fueron visto exacerbados por algunos "errores de política", que desembocaron en una severa depreciación del pesos, desencadenada por el aumento de la aversión global al riesgo.

Aunque niegan grandes coletazos, Tuesta y su colega mexicana Priscila Robledo identificaron dos posibles víctimas de la corrida cambiaria: el comercio con Brasil y la demanda minorista de Chile, impulsada principalmente por los compradores argentinos que cruzaron los Andes en busca de mejores precios para productos extranjeros. Con un dólar por arriba de $ 25 se espera que ahora ese comercio minorista en shoppings se reduzca a la máxima expresión. "Pero eso debería representar una preocupación mínima en ambos países", dijo el peruano Tuesta.

El experto de la consultora británica Oxford Economics para América Latina, el brasileño Marcos Casarín, tampoco creen en los tsunamis financieros. "Lo que ocurre en Argentina, se queda en Argentina, un impacto de contagio es mínimo", dijo a Xinhua.

Sin embargo, Casarín admitió que Oxford recortó la expansión del PBI argentino para este año de 2,8% a 2% y 3,3% a 2,2% para 2019, con lo cual ya tuvo que reducir las perspectivas de crecimiento económico de América Latina en 2018 y 2019.

3 comentarios