martes 16.10.2018
Hay alerta en toda la isla
jueves 17 de Mayo de 2018

Hawái: volcán Kilauea volvió a erupcionar y dejó columna de cenizas de 9 kilómetros de altura


Una devastadora explosión ocurrió al amanecer (hora local) sobre la cima del volcán Kilauea, en el archipiélago de Hawaii, con una erupción que acusó cenizas, deshechos y una columna negra que llegó a una altura de más de 9 kilómetros.


Para los residentes, se trata de la enésima alarma tras la alerta roja lanzada por las autoridades a raíz de la columna de cenizas que se estaba elevando por el cráter y que estaba precisamente para indicar el riesgo de una inminente y significativa erupción.

La explosión se produjo después de dos semanas de intensa actividad del volcán, tras la apertura de más de 12 grietas a lo largo de la ladera oriental del cráter que sigue lanzando lava en el área circundante.

Por el momento, unas 26 casas fueron destruidas, y el mismo destino tuvieron decenas de edificios.

El cráter se encuentra en el interior del Hawaii Volcanoes National Park, que había sido cerrado el pasado 11 de mayo por precaución. Según los expertos de US Geological Survey (USGS), la agencia geológica que estudia el territorio estadounidense, la explosión no debería tener consecuencias mortales, ya que los residentes se encuentran lejos del parque nacional.

El riesgo mayor se da por el hecho de que el cráter puede disparar rocas como proyectiles y que -según expertos- podrían alcanzar las dimensiones de un refrigerador. Siempre según USGS, el fenómeno de las rocas balísticas es causado por la lava que continúa hundiéndose en un lago dentro de un cráter de volcán, creando un flujo de agua subterránea que podría interactuar creando explosiones de vapor.

La explosión estuvo también precedida por una serie de terremotos, el más fuerte de magnitud 4,6 en la escala de Richter y que dañó calles y algunas viviendas.

Kilauea es uno de los volcanes más activos del mundo y se encuentra en erupción continua desde 1983. La columna de cenizas representa un peligro para el tráfico aéreo, pues podría extenderse hasta los 20 kilómetros desde el cráter.

Las cenizas no son venenosas para la población, pero existe el peligro de asfixia por dióxido de azufre.

1 comentarios