domingo 18.11.2018
Política
una causa imprescriptible
jueves 12 de Julio de 2018

Piden la detención de un exvicepresidente del Banco Central por delitos de lesa humanidad

Sebastián D. Penelli
Sebastián D. Penelli
El exvice del BCRA, Alejandro Reynal, fue ejecutivo del JP. Morgan en Nueva York, fundó su propia entidad y en 2007 Mauricio Macri lo designó al frente de ArteBA, pero por presión de un grupo de artistas tuvo que renunciar al cargo.

El exvice del BCRA, Alejandro Reynal, fue ejecutivo del JP. Morgan en Nueva York, fundó su propia entidad y en 2007 Mauricio Macri lo designó al frente de ArteBA, pero por presión de un grupo de artistas tuvo que renunciar al cargo.

El exbanquero Eduardo Saiegh pidió el procesamiento, la indagatoria y la detención del exvicepresidente del Banco Central entre 1979 y 1980 Alejandro Reynal, en el marco de una causa por delitos de lesa humanidad.

El expresidente y dueño del Banco Latinoamericano de Inversión (BLA) presentó el pedido este miércoles en el juzgado federal a cargo de María Romilda Servini, luego que la Sala II de la Cámara de Casación Penal anuló el sobreseimiento de Reynal, acusado de "ordenar" el secuestro, torturas y extorsión contra Saiegh durante la última dictadura cívico militar.

En el escrito al que accedió ámbito.com Saiegh denunció que fue "violentamente secuestrado el 31 de octubre de 1980 por un grupo de tareas de la División Bancos de la Policía Federal, que actuó al modo paramilitar, agentes del Estado dictatorial que, como se sabe y está probado, operaban bajo las directivas inmediatas de las autoridades del Banco Central", entre las que se encontraba Reynal.

Durante los seis días que duró el cautiverio hasta el pago de un rescate, el extitular del BLA aseguró que fue "sometido a tormentos, salvajemente maltratado y torturado física y moralmente, para que confesara delitos inexistentes, delatara falsamente a los demás miembros del directorio del banco, e inclusive, ante mi resistencia, fui instigado al suicidio, y sometido a un plus de ensañamiento en razón de mi condición de judío".

Según el arquitecto Saiegh, el secuestro fue planeado para lograr la "liquidación" del BLA y el "desapoderamiento" de las acciones que en ese entonces poseía de la aerolínea Austral (Makin S.A.), en garantía por haberle otorgado un préstamo de u$s 7 millones para operar. Una investigación de Juan Mattio reveló que en 1980 Austral estaba a un paso de la quiebra y que a los u$s 7 millones que le prestó Saeigh, se le sumó en mayo otro crédito por u$s 5 millones del Banco Nación. Pero la compañía continuó en rojo hasta que los accionistas le suplicaron al gobierno de facto que la aerolínea fuera estatizada.

A través de una carta fechada el 10 de septiembre de 1980 y dirigida al exministro de Economía, Alfredo Martínez de Hoz, los propietarios de Austral ofrecieron "la totalidad de sus tenencias accionarias" y se comprometieron a mantener vigentes los avales que habían otorgado. La misiva fue firmada por William Reynal, primo de Alejandro y dueño del 36% de la compañía, Federico y Pablo Braun, dueños del 11% y Eduardo Braun Cantilo, que contaba con el 9%, entre otros. El actual jefe de Gabinete, Marcos Peña Braun, es sobrino de Eduardo, y el secretario de Comercio, Miguel Braun, es el primo de Federico y Pablo.

"Los militares necesitaban sí o sí estos comprobantes para poder transferirle al Estado las acciones y el pasivo de la compañía y estatizar la misma por decreto", explicó Saiegh.

Eduardo Saeigh sospecha que Alejandro Reynal ordenó su secuestro y torturas para quedarse con los clientes del Banco Latinoamericano de Inversión y luego abrir su propia entidad.

Una semana después de enviar la carta, el fallecido Jorge Rafael Videla firmó el Decreto 1922/80 que estatizó Austral y el Estado pasó de principal acreedor a dueño de una aerolínea fundida. Sin embargo, el Banco Latinoamericano todavía retenía en garantía las acciones, que representaban el 35% de la empresa, y era el único acreedor privado. En ese marco, Saiegh fue secuestrado y torturado por la División Bancos de la PFA. "Mientras duró su cautiverio Alejandro Reynal se reunió con Bernardo Grinspun, quien era vicepresidente del banco, -y el director Jorge Alberto Shaw-, para exigirle la autoliquidación del banco y, por tanto, el traspaso al Estado de las acciones de Austral. La operación se hizo y Saiegh fue liberado", relató el periodista Mattio.

Por aquellos años, Saiegh estaba en plena negociación para vender su banco al Crédit Lyonnais. Pero durante su secuestro, la entidad francesa fue desviada para comprar el Tornquist, propiedad de Francisco Capozzolo, involucrado a una maniobra similar en el caso Oddone. "Fue un operativo tijera: me secuestraron, luego me dejaron sin comprador y desviaron a los inversores franceses para salvar a Capozzolo, y después me empujaron para que me autoliquidara", recordó el exbanquero, víctima de los tormentos.

Finalmente el Banco Latinoamericano fue "liquidado" en enero de 1981. Dos meses después, Reynal dejó la vicepresidencia del Central y fundó su propia entidad financiera en sociedad con Nicholas Brady: el Merchant Bankers Asociados (MBA), que operó durante años en la Argentina y América latina, y que hoy está bajo control de Lazard. Saiegh cree que el cierre del BLA le sirvió a Reynal para llevarse la cartera de clientes e iniciar su propio emprendimiento financiero.

Durante 36 años de demanda judicial Saiegh recopiló decenas de testimonios, informes oficiales y hasta documentos secretos de la dictadura -hallados en el Edificio Cóndor- que sostienen que fue víctima de delitos de lesa humanidad, y por lo tanto "resultan imprescriptibles". Su caso hasta aparece desclasificado en siete cables de WikiLeaks.

En su escrito de 75 páginas, además mencionó que su padecimiento fue similar a los casos Papel Prensa, los Gutheim, el Grupo Greco, la Caja Murillo, la algodonera Sadeco, los hermanos Iaccarino, el de Rafael Perrota, entre otros. Para el empresario supuestamente desapoderado, "el método empleado en nuestro caso" responde a "un modus operandi utilizado por el elenco gobernante del Banco Central para liquidar entidades financieras".

El viernes pasado los camaristas Ana María Figueroa, Ángela Ledesma y Alejandro Slokar, que integran la Sala II de la Casación, coincidieron en que el secuestro extorsivo, torturas, el robo y la asociación ilícita que sufrió Saiegh fueron violaciones a los derechos humanos y remitió la pesquisa al despacho de Servini, a quien le exigieron que para que "sin incurrir en mayores dilaciones se continúe con la celeridad en la sustanciación de la causa".

En el escrito presentado por Eduardo Saiegh se incluye una pieza gráfica publicada por el diario Ámbito Financiero, que recrea su hipótesis. "Vengo...vengo a pedir mi...mi autoliquidación vo...vo...voluntaria. Las "autoliquidaciones" están al día, cierran bancos y financieras".

ArteNoVa

En 2007 Mauricio Macri nombró a Reynal al frente de la Fundación ArteBa. Pero la presión de un grupo de intelectuales y artistas que denunciaron los vínculos con la dictadura obligaron al entonces jefe de Gobierno porteño a separarlo del puesto.

En su descargo público, el exvice del BCRA -que ahora podría quedar detenido- recordó que en 1999 había sido absuelto por primera vez de estos cargos y negó su responsabilidad en delitos de lesa humanidad. "Soy víctima del señor Saiegh, quien me acusa falsamente de cuestiones que me son ajenas como el cierre de su banco o de haberlo perseguido ideológicamente por judío y peronista. Jamás tuve conocimiento acerca de desapariciones. Fui llamado como un técnico en materia económica y nada tuve que ver con políticas de gobierno que no tuvieran que ver con la materia económica".

0 comentarios