jueves 16.8.2018
Economía
Informe de la Universidad Nacional de Avellaneda
martes 17 de Julio de 2018

Estiman que la canasta de bienes y servicios de vacaciones de invierno aumentó casi 40%

Según un informe realizado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, la "canasta de bienes y servicios de vacaciones de invierno" aumentó un 39% en el último año.

Se registran alzas pronunciadas respecto al año pasado, por caso, los espectáculos musicales aumentaron un promedio de 47% respecto al año pasado. Asimismo, ítems culturales como cine (+45%), teatro (+35%) y espectáculos deportivos (+25%), presentan subas de precios considerables. En una apertura por nicho de poder adquisitivo, se advierte que las canastas de vacaciones más "austeras" son las que más aumentaron.

De acuerdo al análisis, las familias que no tengan la posibilidad de vacacionar en el interior del país, y dependiendo de las salidas recreativas que realicen, también deberán destinar una considerable proporción de sus ingresos en "salidas cortas". Los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires que, por ejemplo, decidan vacacionar en la ciudad y dediquen parte de sus días a pasear por el centro porteño con sus hijos, almorzando en algún local de comidas rápidas y disfrutando de alguna obra infantil de teatro harán frente a aumentos de precios que se ubican por encima de los incrementos que han experimentados los ingresos de las familias de la ciudad. Por caso, una entrada de cine de los locales más conocidos de la Capital Federal costaba alrededor de $200 en la temporada invernal del año pasado. Hoy, por la misma entrada, se deben desembolsar cerca de $260.

Para ver, por ejemplo, ver un reconocido espectáculo teatral infantil sobre hielo, una entrada podía costar en julio de 2017 desde $640 en adelante, mientras que en la actualidad las estradas para dicho espectáculo tienen un valor que no baja de los $860 (dependiendo la ubicación). Por su parte, si después de ver el espectáculo, la familia desea almorzar o cenar en algún local de comidas rápidas deberá abonar unos $800, cuando en 2017 por el mismo menú solo hacían falta $600.

Cuando se suman los diferentes conceptos se tiene que una posible salida de dos personas al cine (que incluya dos entradas de cine y un almuerzo para dos personas en un local de comidas rápidas) vale alrededor de $1.100 en la actualidad, cuando en el mismo mes del 2017 la misma salida costaba $760 (35% de aumento). Por otro lado, y suponiendo una familia tipo de dos adultos y dos menores que van a ver un espectáculo infantil y luego a cenar a un local de comidas rápidas, la salida en cuestión podría valer unos $4.300, mientras que en la temporada invernal del 2017 se podían pagar menos de $3.200 por los mismos conceptos ($3.160).

•Ocupación hotelera

Como consigna el informe, "el encarecimiento del mercado local, funciona como incentivo para el turismo invernal fronteras afuera. La reciente escalada del dólar no necesariamente atenúa esta 'fuga turística' ya que la mayor porción de estos paquetes turísticos se adquiere con antelación".

Los resultados marcan una reducción en la ocupación hotelera de 3 puntos porcentuales respecto al año pasado, y de 26 puntos porcentuales, en comparación al pico del 2015.

Asimismo, más del 20% de los establecimientos hoteleros cerraron o piensan hacerlo. Si a esto se le adiciona aquellos que decidieron abrir sólo en temporada, se llega a un porcentaje superior al 50% del total de hoteles encuestados.

Lo antedicho "conlleva una actitud conservadora hacia gastos superfluos, como los son las erogaciones para vacaciones y demás consumos típicos del período invernal. Este escenario determinó la reducción de los márgenes empresarios que, si bien se han mantenido respecto del año pasado, se encuentran por debajo de las temporadas previas".

El informe señala que "buena parte de los magros resultados en materia de turismo interno se presentan como producto del importante aumento en combustibles. Comparando el precio en surtidor respecto a 10 meses atrás, se registran incrementos promedio del 43%, siendo las naftas Premium las que más aumentaron (+48,7%)".

Agrega que "las vacaciones de invierno son el período de mayor demanda para muchos centros turísticos y demás actividades recreativas que funcionan en torno a éstos. Por ello, una buena o mala temporada de vacaciones de invierno es sumamente relevante para el desempeño global de las economías regionales".

Algunos sectores de actividad, como el del turismo, se encuentran particularmente afectados por el grado de solidez del consumo interno. En ese contexto, los gastos de consumo "no esencial", como son aquellos destinados a costear las vacaciones de invierno, son fácilmente postergables.

Por último, el documento destaca que "la reciente devaluación también tuvo su traslado a precios internos lo cual afectó al poder de compra local. La proporción de los ingresos destinado a las vacaciones de invierno se reduce sensiblemente, siendo muchas veces la restricción limitante para no poder vacacionar en el período invernal. El clima vivido durante las últimas semanas, donde se produjo una escalada del dólar, sumado a la incertidumbre creciente sobre la evolución de la economía, imprime cautela sobre los sectores de menores salarios ante gastos que se pueden reducir o eliminar".

0 comentarios