martes 25.9.2018
Ambito BIZ
Entrevista de Gonzalo Gossweiler.-
miércoles 22 de Agosto de 2018

Peiroten: "La duda es saber qué criptomonedas serán las que tendrán valor en el futuro"

Lo aseguró a ámbito.com Vicente Peiroten, de Everis Argentina. Sin embargo, puso énfasis en sus posibilidades a largo plazo: "La tendencia a usar criptomonedas va en aumento".
Gonzalo Gossweiler
Gonzalo Gossweiler
Vicente Peiroten, director de Technology & Advanced Solutions en Everis Argentina, consideró que

Vicente Peiroten, director de Technology & Advanced Solutions en Everis Argentina, consideró que "la tendencia a usar criptomonedas va en aumento".

Tras tocar un piso por debajo de los u$s 6.000 dólares en junio, el Bitcoin inició un camino hacia arriba y en dos semanas de julio trepó más de u$s 2.000 hasta un pico de más de u$s 8.300. ¿Era una nueva espiral ascendente que podía llevar la criptomoneda a superar aquel récord por encima de los u$s 20.000 de diciembre de 2017? No fue el caso. Desde fines del mes pasado siguió alternando descensos y hasta este martes no lograba llegar a los u$s 6.500. Quien quiera arriesgarse a comprar criptodivisas como inversión, debe saber que la volatilidad es una de las características que las definen, al menos en esta etapa de "juventud digital".

Sobre las características del mundo del Bitcoin y las criptomonedas opinó en diálogo con ámbito.com Vicente Peiroten, director de Technology & Advanced Solutions en Everis Argentina. Peiroten es un experto en tecnologías de Big Data & Analytics con experiencia profesional en varios países y principalmente en entidades financieras. "La tendencia a usar criptomonedas va en aumento", auguró y frente a un pronóstico financiero puso reparos: "La duda es saber qué criptomonedas serán las que tendrán valor en el futuro".

Periodista: ¿Qué análisis hacé de los últimos saltos y caídas en la cotización del bitcoin y otras criptomonedas?

Vicente Peiroten: Las criptomonedas han tenido cambios drásticos en los últimos meses. Tuvo un gran incremento en las navidades de 2017 al anunciar amazon que aceptaba bitcoin para sus compras. Posteriormente ha habido ajustes a la baja, entre muchas cosas por la amenaza de agentes reguladores o las restricciones que China quiere imponer para frenar las criptomonedas. Más allá de estos cambios recientes en general la cotización de las criptomendas han ido al alza, y bitcoin por ejemplo cotiza a más del doble que hace un año.

Periodista: ¿Hubo una burbuja de las criptomonedas? ¿Van a volver a trepar las cotizaciones?

V.P: Hubo y hay un auge de las criptomonedas, que van encontrando su posición en diferentes aspectos financieros. La más popular es Bitcoin, que tuvo una burbuja importante a finales del año pasado, pero no es la única, también existen otras como Ether, Ripple, Litecoin y Monero. Los precios de las criptomonedas no se fundamentan en la riqueza de un país o en las reservas de una entidad, de modo que su valor depende exclusivamente de la oferta, la demanda y el reconocimiento que tenga por parte de las organizaciones. Las criptomendas habilitan el pago electrónico entre desconocidos de un modo confiable y seguro, así que en sí mismas son de gran utilidad y cada vez las veremos más. La duda es saber qué criptomonedas serán las que tendrán valor en el futuro, algo que es imposible predecir. Además los gobiernos están empezando a tener un rol más activo para no mantenerse neutrales al respecto y las legislaciones no tardarán mucho en aparecer y condicionar su legitimidad y utilidad, seguramente no para eliminarlas, sino para garantizar su gobernabilidad.

P.: ¿Qué señales hay de que está avanzando la adopción de criptoactivos en el mundo?

V.P: Los criptoactivos, no necesariamente monedas, se están implantando cada vez más para transformar procesos entre las organizaciones. La capacidad de traducir activos al mundo digital para transaccionar con ellos a través de plataformas basadas en blockchain abre un mundo de posibilidades. Hay naciones como Estonia que han implantado de modo masivo las tecnologías de Blockchain en la gestión de criptoactivos, entre ellos identidades digitales. Esto ha transformado radicalmente algunos procesos, como el alta de una empresa, que puede hacerse en apenas 3 horas. En concreto, el uso de criptomonedas se ha incrementado mucho, creándose muchos tipos para diferentes usos. En la página coinmarketcap.com se pueden visualizar las cotizaciones de más de 1.000 criptomonedas existentes. Este auge es un indicador claro de que la tendencia a usar criptomonedas va en aumento, aunque su diversidad hace más volátil y compleja la valoración de una criptomoneda en particular.

La cotización de este martes de las 10 principales criptomonedas en coinmarketcap.com.


P.: ¿Qué beneficios supone su uso para empresas y el mundo financiero?

V.P:
El sector privado también lo está aplicando en la eficiencia de pagos entre áreas del mismo grupo, en la gestión de puntos de fidelidad o en registros de cambios de custodia de mercancías.

P.: Frente a PayPal o las tarjetas, ¿qué puntos a favor aportan?

V.P: La gran diferencia de las criptomonedas es que eliminan la intermediación de organismos. En los procesos de pago tradicionales hay siempre una entidad (normalmente un banco) que funciona como intermediaria en el pago, aportando la credibilidad y solvencia en la operación.
Con las criptomonedas esta intermediación no existe, y aun así el proceso es confiable. Queda perfectamente registrado el pago, no es repudiable, hay una firma digital que identifica tanto al emisor como al receptor.

P.: A nivel personal, ¿qué ventajas traería al público una masiva adopción de las criptomonedas?

V.P.: Quizá lo más interesante de las criptomonedas es que al eliminar al intermediario abarata considerablemente las transacciones y elimina los filtros de entrada que un banco podía exigir para operar a través de él. Esto permite una democratización del acceso a determinados servicios financieros como los pagos o transferencias remotas. Hay mucha micro-economía invisible para el ámbito financiero que podría articularse a través de blockchain. Cada Bitcoin, por ejemplo, puede dividirse en 100.000.000 de partes, de modo que se pueden hacer transacciones tan pequeñas como dos milésimas de pesos argentinos.

P.: ¿Qué otros desafíos están pendientes para que monedas como Bitcoin y Ethereum sean cosa de todos los días?

Las dificultades principales son tres. Una es el acceso a internet. Si bien es cada vez mayor, las criptomonedas requieren de acceso a Internet para poder operar sobre ellas, bien sea mediante ordenadores o celulares. Otra es la evangelización y divulgación de las bondades y riesgos de la criptomoneda. Hay que entender cómo opera cada moneda, saber cómo salvaguardar el dinero que tengamos en dicha moneda (los monederos electrónicos se pueden perder, y por lo tanto todo el dinero que contenga). Por último, la aceptación de las criptomonedas por parte de empresas y organizaciones. El dinero, tanto físico como digital, sólo tiene valor cuando se intercambia por bienes y servicios. Y para que esto sea posible, los comercios y organizaciones tienen que aceptar la moneda. El valor de Bitcoin por ejemplo se disparó al alza cuando Amazon anunció que aceptaba Bitcoins como medio de pago. Pero si en algún momento esa confianza en la moneda se pierde, su valor disminuiría proporcionalmente.

P.: ¿Cuáles son los otros usos innovadores que se le dan a la blockchain?

V.P.: Blockchain es la tecnología bajo las criptomonedas, intercambiar activos digitales de un modo confiable entre dos partes que no tienen por qué conocerse y sin intermediación de ningún organismo regulador. Estos activos digitales pueden ser dinero, propiedades... o sencillamente información. Por ejemplo, se pueden registrar puntos de fidelidad o millas, adquiridas por los diferentes programas de fidelidad, ganándolos y gastándolos de un modo seguro y confiable, evitando fraudes. Se pueden registrar propiedades, expedientes clínicos o toda la información digital de un ciudadano. Este último caso, conocido como identidad digital, permitiría a los ciudadanos tener toda su información, proporcionada por ellos mismos o por cualquier organización y atestiguada por diferentes organismos, y publicarlos total o parcialmente según sus intereses. Por ejemplo, podría compartir la información de mis números de teléfono, atestiguada por mi proveedor de telecomunicaciones, a un banco en un proceso de contratación de un préstamo. Una de las grandes innovaciones de blockchain que aún está por llegar es la incorporación de las cosas conectadas a Internet como actores que pueden transaccionar activos digitales con autonomía. Por ejemplo, si un vehículo está conectado a Internet y tiene identidad digital podría ejecutar contratos inteligentes en blockchain, totalmente legítimos, y solicitar y contratar una revisión mecánica.

0 comentarios