domingo 21.10.2018
Deportes
Las mejores fotos de una historia irrepetible
lunes 27 de Agosto de 2018

Su carrera, en imágenes

Ginóbili se retiró luego de 16 temporadas en la NBA. Desde su debut en Andino, su paso por Estudiantes de Bahía Blanca, su viaje a Italia, los títulos con la selección, su llegada a Estados Unidos y este punto final han pasado 23 largos años.
Emanuel Ginóbili festejando su cuarto y último título en la NBA. La historia de un deportista único que trascendió las fronteras y se hizo rey en la liga más exigente del planeta.

Emanuel Ginóbili festejando su cuarto y último título en la NBA. La historia de un deportista único que trascendió las fronteras y se hizo rey en la liga más exigente del planeta.

De Bahía Blanca a conquistar la NBA. De ver con apenas ocho años por la televisión cómo Diego Maradona ganaba el Mundial México 1986 a convertirse en el mayor ídolo deportivo de Argentina de las últimas décadas, con permiso de Lionel Messi. De ser Emanuel a "Manudona".

A sus 41 años, Ginóbili decidió este lunes dejar las canchas. Ahora, el Salón de la Fama le espera.

"A los 15 años nada me hacía pensar que me iba a destacar como basquetbolista. No era un prodigio. Era muy flaquito. Era muy chiquito. Lo único que podía llegar a diferenciarme era la gran pasión que sentía por lo que hacía", señaló durante una charla sobre motivación, talento y liderazgo llamado "Be a Team" en Buenos Aires hace meses.

Y esa pasión lo transformó en leyenda, en ser uno de los jugadores más influyentes de la historia de la mejor competición basquetbolística del mundo.

"Nunca ha habido un jugador como Ginóbili en la NBA, ni en estilo ni en sustancia", publicó hace unos meses el prestigioso medio ESPN, que lo situó en el puesto 32º por delante de mitos del calibre de John Stockton (38), Penny Hardaway (55), Karl Malone (61) o Tracy McGrady (68) y por delante de jugadores en activo como James Harden (53), Kevin Durant (54) y Pau Gasol (96).

Hablar de "Manu" es hacerlo de aquel chico que nació el 28 de julio de 1977 en Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires. Es hacerlo de ese niño que disfrutaba con el balón en las manos, que jugó en las inferiores del Club Estudiantes, pasó como profesional por el Club Andino de la Rioja y ganó la Euroliga en 2001 con el Kinder Bolonia antes de marcharse a los San Antonio Spurs.

Ginóbili en épocas de su debut en la Liga Nacional de Básquet para Andino

Pero sería quedarse corto. Ginóbili triunfó en Europa antes de dar el salto a la NBA, donde se convirtió en uno de los jugadores más especiales de la historia de la competición, y lideró al combinado albiceleste que batió en unos Juegos Olímpicos a la selección estadounidense en una de las mayores gestas de la historia del deporte contemporáneo.

"(Es) la estrella más grande que ha existido en aceptar un rol permanente en el banco", apuntó ESPN sobre él.

Su llegada a Estudiantes de Bahía Blanca, antes de dar el salto a Europa

Manu fue elegido en el puesto 57 (de 60) del draft de 1999 por las "Espuelas", que ese año acababan de ganar el anillo al batir en las Finales a los Knicks de Nueva York liderados por sus "Torres Gemelas", Tim Duncan y David Robinson.

Duncan había sido elegido un año antes y ya era una estrella de la competición. Sin embargo, Ginóbili se quedó en Europa, dirigiendo al Bologna al título del máximo torneo continental antes de saltar el charco en 2002.

"Le dije a Tim (Duncan): 'este tipo está llegando, y nadie en los Estados Unidos sabe lo bueno que es'", recordó Popovich.

En Kinder Bologna comenzó a demostrar todo su potencial y liderazgo

Allí, junto a Duncan y el francés Tony Parker conformó un trío de leyenda, uno de los equipos más exitosos del deporte norteamericano, con cuatro anillos en poco más de una década (2003, 2005, 2007, 2014) y el reconocimiento mundial de una cultura baloncestística que traspasaba fronteras.

Pioneros en el reclutamiento y explotación de jugadores extranjeros, los Spurs le abrieron las puertas y Ginóbili las echó abajo, siendo figura clave de una escuadra histórica, ganando el premio al Mejor Sexto Hombre de la NBA en 2008 e incluso siendo elegido en el tercer mejor quinteto de la liga.

Sus promedios de 13,3 puntos, 3,8 asistencias y 3,5 rebotes por partido no llegan a explicar ni un ápice su impacto en la cancha. Su competitividad nunca tuvo límites. Su inteligencia, tampoco. Frente a rivales más altos, más fuertes y mejores él siempre encontró la fórmula para dejar su sello.

Su debut en la NBA, nada más y nada menos que contra Los Ángeles Lakers

Por todo ello, el general mánager de los Spurs, R.C. Buford, ha asegurado en numerosas ocasiones que el albiceleste "ha jugado una parte tan importante como Tim (Duncan) en construir nuestra cultura".

1057 partidos de temporada regular y 218 de playoff así lo atestiguan, así como sus 14,042 puntos, 4,001 asistencias, 1,392 robos y sus dos participantes en el Juego de las Estrellas.

Un superdotado técnicamente, Ginóbili acabó con las (escasas) dudas que existían sobre él al liderar a Argentina al subcampeonato en el Mundial de Indianápolis en 2002. Con 25 años, daba el salto a Estados Unidos, antes de firmar en 2004 una de las mayores hazañas de la historia del deporte.

En Atenas 2004, en semifinales, la Albiceleste chocaba frente al combinado norteamericano, capitaneado por Duncan, Allen Iverson, Stephon Marbury y Lamar Odom y en el que ya asomaban LeBron James y Dwyane Wade.

Pero, con 29 puntos de Ginóbili, secundado por Andrés Nocioni, Luis Scola o Fabricio Oberto, el David argentino batió 89-81 al Goliath estadounidense para avanzar a la final, en la que se colgó el oro al superar también a Italia.

i>Ginóbili celebra el segundo triunfo de Argentina sobre Estados Unidos (el primero había sido en el Mundial de Indianápolis tres años antes, en los Juegos Olímpicos Atenas 2004.

Se coronaba una Generación Dorada e irrepetible por sus hitos pero también por su conexión con todo el país, solo comparable con aquella Albiceleste campeona en el Mundial de fútbol de México-1986.

El momento más glorioso. El oro olímpico en Atenas 2004 tras derrotar a Italia en la final.

Y Ginóbili, premiado como mejor jugador del torneo, era su Maradona.

Otros hitos en su carrera:

En 2005 llega el turno de su segundo anillo en la NBA.

En 2007 llegó el turno del tercer título NBA. Ginóbili ya era amado en la liga más exigente del mundo.

Siete años más tarde, en 2014, se concretaría el cuarto y último título de Ginóbili en la NBA.

La última gran Obra Maestra de Ginóbili fue la tapa a James Harden en las semifinales de 2017.

Lágrimas de campeón. Su último partido con la selección argentina fue la eliminación de Río 2016 frente a Estados Unidos

0 comentarios