sábado 17.11.2018
Economía
Por Liliana Franco.-
martes 11 de Septiembre de 2018

Morgan Stanley espera continuidad política en Argentina en 2019 pese a los datos económicos negativos

Liliana Franco
Liliana Franco

El lograr que casi la mayoría de los gobernadores se encuentren en la Casa Rosada refrendando un acuerdo por el Presupuesto 2019 es lo que llevó un poco de alivio a los analistas internacionales. Esta tranquilidad incluso se plasmó en un informe antes del encuentro con los mandatarios provinciales. Hace un par de días un trabajo del banco de inversión Morgan Stanley explícitamente señala que no se espera un cambio importante en la dirección política después de las elecciones de octubre de 2019.

Los analistas de Morgan Stanley creen que los objetivos de consolidación fiscal recientemente anunciados por la administración de Cambiemos deberían ayudar a la Argentina a obtener un adelanto en los desembolsos acordados con el Fondo Monetario Internacional. Además, el proyecto de Presupuesto para el año próximo contaría con suficiente respaldo político como para ser aprobado incluyendo medidas de ajuste fiscal, como la aplicación de derechos a la exportación.

Pero no todas son rosas. También se leyó con cuidado la previsión de los analistas de Morgan Stanley en cuanto a que, tras la depreciación del peso de casi 25% en las últimas dos semanas, la recesión será más prolongada que lo previsto inicialmente, como así también mayor la inflación. Se estima una caída de 2,3% en la actividad para el año en curso y una inflación de 41% para fin de año.

Para el año próximo se prevé una leve mejoría, con una tasa de crecimiento plano e inflación en aproximadamente 24%, en un contexto en el que las autoridades nacionales cumplirían los objetivos de consolidación fiscal a rajatabla, toda vez que es el principal compromiso ante el Fondo.

Algo más pesimista es otro informe, también dado a conocer en los últimos días, del Citigroup, de acuerdo con los comentarios que circulan en las mesas de dinero. En dicho research se puntualiza que la economía carece de un régimen monetario claro, ya que los objetivos de inflación han pasado a ser irrelevantes y, por lo tanto, la economía está operando sin un ancla nominal.

Uno de los puntos importantes del estudio es que, en este contexto, la demanda de pesos podría caer aún más, presionando a la suba al dólar. De darse este escenario, se alimentaría la inflación, se perjudicaría la actividad y el país se tornaría menos atractivo para el capital extranjero. Esta situación sería coherente con el pronóstico de una inflación que alcanza un máximo de 50% y una caída en la actividad económica, no sólo este año sino también el próximo.

Claro está que también están los que ven oportunidades en medio de la tormenta, por seguir la metáfora oficial. En este sentido, un informe de Balanz considera que para los que tienen estómago y creencia en el compromiso fiscal de Macri, la deuda argentina comienza a presentar oportunidades atractivas, de acuerdo con el comentario de inversores.

Los bonos largos están en la mira. Para los arriesgados y con fe en que el Gobierno argentino cumplirá con el ajuste de las cuentas públicas, el Global 2046 o el Centurión 2117 ofrecen ganancias potenciales totales superiores al 40% frente a una eventual contracción de 300 puntos básicos en los márgenes.

10 comentarios