Pidió nulidad de la causa

En nueva declaración, "Corcho" Rodríguez aseguró que realizaba "trabajos de comunicación" para Odebrecht

POLÍTICA | 
Jorge "Corcho" Rodríguez negó haber gestionado sobornos de la empresa Odebrecht para funcionarios del Gobierno kirchnerista en obras de infraestructura. A través de un escrito presentado ante el juez federal Sebastián Casanello, el empresario cuestionó las acusaciones que pesan sobre él y aseguró que realizaba "trabajos de comunicación" para la firma brasileña.En ese contexto, el propio Rodríguez afirmó que tenía una "relación comercial" con Sabrimol, una firma constituida en Uruguay y a la que la Justicia señala como presunta empresa que canalizaba el pago de coimas. Acompañado por el abogado Alejandro Novak, el empresario se presentó en el Juzgado Criminal y Correccional Federal número 7 para prestar declaración indagatoria en el marco de la causa que también tiene varios exfuncionarios y empresarios procesados. Rodríguez se negó a responder preguntas y en cambio presentó nulidades: en una cuestionó que parte de las acusaciones están basadas en artículos periodísticos y hacen referencia a las causas que se siguen en Brasil, Uruguay y los Estados Unidos pero que la información no fue ratificada por los canales oficiales.Otra de las nulidades es porque dijo que la imputación del juez y el fiscal Federico Delgado no es clara y en función de ello no puede ejercer su defensa. Más allá de las nulidades presentadas, el "corcho" Rodríguez, negó de forma genérica las imputaciones sobre pago de sobornos vinculadas con las obras de las plantas potabilizadoras de AySA en las localidades de Berazategui y Zárate en las que intervino Odebrecht.Rodríguez tras la indagatoria reconoció que tuvo relación laboral con Odebrecht por "contratos de comunicación" que dijo va a traer al juzgado. Además, tildó de "visitas formales" sus concurrencias al Ministerio de Planificación Federal durante la gestión de Julio De Vido, y cuando se gestionaban contratos del Estado con Odebrech, y que él atribuyó a "visitas formales" ante "proyectos" que tenían del Estado con sus empresas. Por otra parte, dijo no temer a quedar preso y negó cualquier irregularidad con la empresa Odebrecht.