El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores. Si es suscriptor ingrese sus datos
Economía    Martes 21 de Febrero de 2012   

Inversores ya piensan en reemplazar al Boden 2012

VENCE EN AGOSTO. SE ADQUIEREN EN PESOS Y SE COBRAN EN DÓLARES

Por: Pablo Wende


Aunque los cupones PBI son por lejos los que mejor comportamiento acumulan en el arranque del año, los inversores comienzan a buscar otras opciones para reemplazar en sus carteras al Boden 2012, cuyo vencimiento final se producirá en agosto. Los títulos que aparecen como opciones naturales son el Boden 2015 y el Bonar X (que vence en 2017), ambos emitidos con legislación local. El Global 2017, colocado en la reapertura del canje de deuda en 2010, aunque fue emitido bajo ley extranjera.

El Boden 2012 fue canjeado a los ahorristas que tenían depósitos en moneda extranjera pero en 2002 no aceptaron la opción de pesificación. Pero como sucede con estos instrumentos, al poco tiempo terminó en manos de inversores más sofisticados, transformándose en uno de los principales activos en cualquier cartera que incorporara riesgo argentino.

Pero ahora este bono está próximo a su desaparición. En agosto el Gobierno pagará la última cuota de amortización de capital y los intereses correspondientes, por un monto de u$s 2.300 millones. Estos fondos quedarán, por lo tanto, disponibles para su reinversión pero con una salvedad: los Boden 2012 ya no serán opción, por lo que necesariamente habrá que buscar otras alternativas.

Si bien parte de los fondos podría ir a cupón PBI, la suba acumulada es tan importante que el espacio para una mejora adicional se va achicando. Además se trata de un instrumento con una cuota de riesgo, ya que si el PBI creciera menos de un 3,2% no habría desembolso por parte del Gobierno el año que viene. En ese escenario (hoy poco probable), el precio se derrumbaría.

El Boden 2015 y el Bonar X son similares. Aunque el primero vence dos años antes que el segundo, ambos pagan intereses en forma semestral en abril y en octubre, mientras que el capital se amortiza totalmente al final. Esto marca una diferencia con el Boden 2012, ya que el Gobierno fue pagando todos los meses de agosto cuotas de capital (lo que fue achicando el monto en circulación).

Otra posibilidad es la compra del Boden 2013, pero cotiza menor cantidad y el plazo de vencimiento también es muy corto, por lo que el rendimiento es prácticamente nulo. Por lo tanto, la lógica de muchos inversores es mantener bonos en dólares, pero con plazos de vencimiento un poco más largos.

Pero sin duda el mayor atractivo de estos papeles pasa ahora por la posibilidad de suscribirlos en moneda local y cobrar los intereses semestrales «cash» en dólares, al igual que el vencimiento del capital. Por eso, la cotización implícita de estos bonos que se compran en pesos es cercana a $ 4,75, lo que disminuye notoriamente el rendimiento. El Boden 2015, por ejemplo, rinde sólo un 5,3% en dólares, mientras que el Bonar X (que vence en 2017) tiene un rendimiento del 7,5%.

Los inversores están dispuestos a comprar bonos con rendimientos mucho más bajos, pero que les dan la posibilidad de comprar dólares sin pasar por los controles oficiales y sin límites de monto. Tanto el Boden 2012 como el Boden 2013 presentan rendimientos negativos, justamente por la posibilidad de suscribirlos en moneda local y cobrar dólares en efectivo (que se depositan en las cuentas de las respectivas sociedades de Bolsa) poco meses después.

Además, como la Argentina llevó adelante un plan de desendeudamiento en los últimos años, prácticamente no se han emitidos títulos nuevos en los últimos años, por lo que la oferta de activos financieros colocados por el Gobierno se redujo notoriamente. Se emitió nueva deuda, pero casi exclusivamente entre organismos públicos, especialmente la ANSES y el BCRA.

Esta menor emisión de títulos es la que además aleja cualquier problema para que el Gobierno enfrente los futuros vencimientos. Más allá de las dudas que existen entre los inversores internacionales, el escenario de los próximos tres a cuatro años luce bastante despejado para hacer frente a los pagos de deuda, aún en el caso de que no se efectúen nuevas colocaciones en el mercado.

Comentarios



Vea la nota en la edición electrónica



actor  argentina  blue  bonos  crecimiento  cupones  deuda  dólar  euro  expansión  fmi  mayorista  pbi  Ricardo Bauleo  Zárate 


Grupo ámbito ámbito financiero ambito.com Docsalud El Tribuno Premium Al Rugby El Ciudadano Buenos Aires Herald Management Herald
  1. Ambito.com
  1.  
  1.  
  2.  
  1. Edición N°4925 - Director Orlando Mario Vignatti - Publicación propiedad de NEFIR S.A. - Tel: 4349-1500 - int.452 - Paseo Colón 1196, (C1063ACY) CABA
    Copyright © 2008 Ambito.com - RNPI Nº 5099331 - Issn 1852 9232 - Todos los derechos reservados. - Términos y condiciones de uso
    IAB
    Comscore
Ir al inicio