El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores. Si es suscriptor ingrese sus datos
   Lunes 15 de Julio de 2013   

Charlas de quincho

Quinchos invernales, con políticos en receso, pero varias intrigas subsistentes: una de ellas la despejó la Presidente en una cumbre del Mercosur en Montevideo, cuando confirmó que ningún primer mandatario de la región acompañará al Papa en su viaje a Brasil. Cumbre que careció de cena conjunta, pero que fue abundante en claves (y no sólo de espionaje y contraespionaje): por caso, que si hay un futuro sólido para esa unión latinoamericana hay que buscarlo en lo político y no en lo económico. Continuamos con quincho bonaerense, en el que el gobernador dio cátedra sobre cómo se pasa de la periferia al centro; seguimos con un 14 de Julio francés marcado por reveladoras ausencias en la embajada, y cerramos con singular festival académico. Veamos:

Daniel Scioli transmitió a los suyos un diagnóstico, como siempre, optimista: la jugada en las primarias lo reforzó en la centralidad del oficialismo y hay caja. Anoche, fútbol en Merlo por el campeonato.
El receso de vacaciones,, que compromete sólo a jueces y a los menores que tienen receso invernal, arrastró al conjunto a la molicie. Cristina de Kirchner se fue a Santa Cruz y quedaron en la plaza sólo los políticos comprometidos directamente con la campaña acompañados de sus apoderados que apuran retoques en listas y candidaturas, que todavía los hay pese a que las fechas formales se cumplieron ya hace rato. Momento de distensión como estos, que vaciaron la Capital y principales ciudades del interior, dan para que tomen gravitación las globalidades, en dos semanas que estarán marcadas por temas internacionales con Cristina de Kirchner rumbo a Colombia (el miércoles a la noche, la recibe Juan Manuel Santos el jueves) y el viaje del pala Francisco de la semana que viene a Brasil, que mueve a miles de jóvenes a ese país y que conmueve a toda la región por las previsiones de seguridad, financiamiento y vigilancia que han emprendido todos los gobiernos para evitar incidencias ingratas en tan importante acontecimiento. La Presidente, antes de viajar hacia Río Gallegos, agotó las vías informativas ante la Nunciatura y también en persona en Montevideo ante la propia Dilma Rousseff para saber exactamente si tiene que viajar. Le dijeron que no está prevista la presencia de otros mandatarios y que no se la espera en ese país. Este último dato se terminó de aclarar en la noche del jueves en la cena que ofreció Pepe Mujica a los presidentes del Mercosur en la sede de esa organización en Montevideo en donde los invitados se intrigaron por la ausencia a esa comida de los tres principales asistentes a la cumbre, Cristina, Dilma y Nicolás Maduro, que permanecieron en sus hoteles y lo dejaron a Mujica solo con Evo, los observadores del Caribe (Surinam entre ellos) y varios cancilleres. "Están cansados por el viaje, a lo mejor hubiera sido más práctico hacer un almuerzo el viernes", dijo uno de los anfitriones al ver esas sillas vacías. Se quedó Mujica, según escuchó uno de los presentes, con la idea de que ese trío hubiera preferido, a la misma hora, encontrarse a solas y charlar sin testigos de temas más oportunos que los de la cumbre.

En esa cena y en las reuniones que siguieron el viernes quedó más claro que nunca que el actual formato del Mercosur se consolida más como bloque político que económico. Que las quejas por las ofensas que dice haber recibido Evo de países europeos que le retuvieron el avión ante la sospecha de que llevaba un polizón -el espía arrepentido de espiar, Snowden- y las protestas por el espionaje de EE.UU. a países de los que dice ser amigo (como si los amigos, como los matrimonios, no se espiasen permanentemente para asegurar la relación) le quitaron a la cumbre contenido económico, algo que para los observadores es más importante que la retórica. Ésa era la intención expresa de los presidentes, que entienden que los asuntos de plata los tienen que resolver entre ellos y por afuera del Mercosur, una forma de quitarse de encima el acoso de lobbistas de negocios particulares y también soberanos, como las presiones de la Unión Europea para cerrar antes de fin de año un acuerdo de comercio que, hoy por hoy, no conforma a nadie. Los países europeos buscan, desde esta percepción, mercados para sus productos, pero se niegan a que ingresen productos agropecuarios que pueden salir de la región. Un cuadro clásico que los años no disipan y que señalan que no son tiempos para la integración. El mismo día, cuando los comensales charlaban de esto con Mujica en el palacio del Mercosur de Montevideo, el tumultuoso Dominique Strauss-Kahn, ex FMI y protagonista de las páginas rojas, decía a un cronista de la CNN que le hizo un largo reportaje que tampoco debía la Unión Europea firmar un tratado de libre comercio con los Estados Unidos porque sus condiciones eran inaceptables. Una prueba del aire que corre para ese sueño de la integración les hizo decir a los invitados del Pepe uruguayo que hay que escapar también a las críticas de dirigentes de la región, principalmente opositores a sus gobiernos, que cantan la muerte del Mercosur. "Va a tener las mismas dificultades que tuvo para lograrse la madurez en la Unión Europea", reflexionó uno de los leídos de esa tertulia, que no eludió los temas jugosos de la jornada.

Uno fue el origen de la lista del centenar de políticos, periodistas, funcionarios y empresarios que les entregó a los amigos de la región el servicio de inteligencia de uno de los países del Mercosur que nadie quiere identificar. Héctor Timerman, presente en Montevideo, dio a conocer esa lista que reprodujeron los diarios y que incluía a los investigados por la inteligencia de los Estados Unidos en cada uno de los países según los récords propios. Elegantemente, y sin decir cómo habían conseguido esas listas -seguramente por los mismos métodos de espionaje que se le reprochan a Estados Unidos-, le dio a cada país amigo los nombres de los investigados. Una gentileza que es habitual en la comunidad de los inteligentes, siempre y cuando esas cortesías no afecten a sus intereses. Un diplomático experimentado recordó que, a comienzos de la década de los años 90, cuando cayó el bloque soviético, el Gobierno ruso de la ex URSS tuvo una cortesía similar con muchos países, a quienes les entregó los archivos de esas naciones que había en la KGB y que contenían miles de carpetas y fichas sobre espías, contraespías, políticos, correspondencia secreta y no secreta de cada sección del espionaje. La Argentina recibió en la SIDE esa documentación de la sección correspondiente para evitar que cayese, como las ojivas nucleares, en manos de mercaderes privados que podían hacer un uso aciago de esos datos y desencadenar destapes, traiciones y venganzas. La leyenda dice que la SIDE local, en aquel momento en manos de Hugo Anzorreguy, pudo retribuir ese favor con la suma de u$s 400 mil. Una bicoca. De paso, parte de esos archivos se filtraron hacia otros lados, como los que publicó un académico británico bajo el título de "Archivo Mitrojin", por el nombre del espía que se había llevado esas carpetas a su casa, Vasili Mitrojin. En esas publicaciones hay variada información sobre la Argentina, país al que la KGB acudía, según Mitrojin, en busca de una especialidad del espionaje, el asesinato de personas, algo en lo que la Argentina parecía muy prolífica durante la guerra fría. Esos archivos no dan nombres de esa atrocidad.

También la globalidad tocó a otro protagonista de la agenda criolla en la semana, porque Daniel Scioli extendió la estadía europea que siguió a su visita al Papa hasta el miércoles que pasó, cuando retomó lo que le queda hacer de la campaña, que cree es ya suficiente con haberse afirmado en la baldosa del oficialismo, resistente a cualquier aventura disidente, algo en lo que nunca pensó, pero que sí soñaron para él opositores del peronismo y fuera del peronismo. Hizo apariciones en la Casa de Gobierno y en actos junto a la Presidente y Martín Insaurralde, pero lo que viene será casi a reglamento hasta los actos de cierre previos a las primarias del 11 de agosto. Reunió a los propios el viernes en un aparte del seminario del Banco Provincia sobre financiamiento en el complejo de la Prefectura de Vicente López y les dejó en claro el diagnóstico que moverá sus pasos, aunque evitará darlo de manera explícita: acá hubo una partida de póquer que ha durado varios años y todos se preguntaban quién se iba a quebrar. Nosotros no nos hemos quebrado, ahora lo apoyan los kirchneristas, que son quienes se han dado vuelta y no tiene retorno. Eso es haber ganado. Y todo lo que viene es para ganar porque le han reconocido la centralidad en el oficialismo después de tenerlo en la periferia durante casi diez años. De ese diagnóstico forma parte la tranquilidad que recibió de sus operadores financieros porque lo ponen afuera de las tribulaciones de caja por el año que viene. Hasta el aguinaldo de julio del año que viene, se escuchó en ese seminario, tenemos asegurados los pagos con recursos propios después de ajustes y algún auxilio como la partida que votó la Legislatura para obras por $ 2.000 millones. ¿El mejor de los mundos? Nunca ocurre eso en política, pero igual quedó margen para volver al ejercicio pleno del sciolismo después del acto con Insaurralde y Diego Bossio (local, en esa oportunidad) en Tandil el sábado: es decir al fútbol, que el federado Scioli jugó anoche en Merlo por una fecha más de la B del fútbol de salón.

De rutina pero con aire de despedida, el embajador Jean Pierre Asvazadourian recibió a la colectividad francesa para celebrar el sábado el día patrio en el palacete Ortiz Basualdo, uno de los últimos que sobrevive después de la ampliación de la avenida 9 de Julio (la otra excepción, con vista al Metrobús, es el Ministerio de Salud). Francia decidió llevar a cabo una completa renovación de las fachadas exteriores y la restauración de los interiores, por eso este año la larga cola de invitados se alineó en la puerta de la calle Cerrito. Dos escáneres monitoreaban uno a uno a los ingresantes. Sólo la comitiva que acompañó al titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, entre ellos la directora de la Aduana, Siomara Ayerán, atravesó veloz los equipos sin detenerse a pesar del pitido delator de metales. Claro, ¿quién dudaría del malón de funcionarios encabezados por el recaudador? Además, la amistad entre Francia y el sistema de aduanas criollo es fuerte y antiquísima y produce esos gestos de confianza insólitos en el mundo de la paranoia de seguridad. El primer secretario, Philippe Richou; y la agregada de prensa Marion Raimbault recibían en el hall de entrada, y en el interior el embajador Asvazadourian, flanqueado por el coronel Jean Pierre Jaffres, saludó a cada invitado. El inicio del receso de invierno, se explicó con misericordia, motivó la ausencia notoria de hombres del Gobierno nacional, salvo Echegaray. Ya satisfecho el estómago con la típica variedad de quesos, paté y fiambres, con ríos de espumante servido por cimbreantes promotoras, el ausentismo oficial mereció otro análisis; ni más ni menos que una retaliación kirchnerista por el affaire del avión de Evo Morales que fue impedido de surcar los cielos de varios países de la UE, entre ellos Francia. Hoy Héctor Timerman, cumpliendo lo dispuesto en Montevideo en la cumbre del Mercosur, citará al embajador Asvazadourian y a los de otros países implicados en esta trama, como España, Portugal e Italia, para que le den explicaciones de lo que pasó. El percance en rigor fue más un asunto de tecnicismos que de intencionalidad, dijeron fuentes galas. Es cierto que el indicio de la posible presencia del pasajero Edward Snowden llegó al gabinete del primer ministro francés por canales de los servicios de inteligencia, pero la información no daba cuenta de que se trataba del avión presidencial boliviano con el mandatario a bordo. La orden de no autorizar el sobrevuelo salió de funcionarios que aplicaron la letra fría del protocolo de cooperación entre agencias de seguridad que se cumplió antes de percatarse de que estaba Evo.

Los faltazos del oficialismo al convite también prendieron en el paño militar; la Fuerza Aérea y el Ejército no enviaron a ningún representante, el brigadier mayor Mario Callejo y el general de división César Milani, titulares de esas fuerzas, esperan el sí de la comisión de Acuerdos del Senado para su ascenso al grado inmediato superior. La Armada en cambio participó con dos representantes, el subjefe, contralmirante e Álvaro González Lonzieme y el secretario general, contralmirante Leonardo Bassi, un hombre formado en la escuela de guerra francesa que además recibió el 2 de julio pasado una condecoración con la Orden Nacional del Merito, con el grado de "caballero". Las fuerzas de seguridad, con Arturo Puricelli al mando, tienen más espacio de maniobra, se veía por el número de asistentes que jugó la Prefectura, la Policía Federal y la Gendarmería, mimada en esta embajada, infaltable un sexteto de la banda de esa fuerza que ameniza con música el festejo. Kevin Sullivan, ministro consejero de la embajada de Estados Unidos llegó bien pasado el mediodía, también se lo vio al embajador de Irlanda, James McIntyre, junto a otros miembros de la diplomacia extranjera. Mezclado con ellos recordando épocas de su gestión en el Palacio San Martín, estaba Adalberto Rodríguez Giavarini. Un sciolista, defendía el terreno en rueda con otros políticos, "Lo sostuve desde siempre, incluso en los momentos más difíciles, y muchos no me creían: Scioli va a estar junto a la Presidenta, y en las próximas elecciones nos van a encontrar donde siempre hemos estado", palabras más o menos de Santiago Montoya, presidente del grupo Banco Provincia (Bapro)En un rincón del salón sobresalía por su altura, David Trezeguet, lamiendo heridas, dijo a quienes lo consultaron que lo sorprendió la decisión del entrenador riojano Ramón Díaz y confesó que "quería seguir jugando en River, seguir aportando, y jugar la Copa Libertadores". Los opositores sí acudieron al llamado francés, estaban, Federico Pinedo, Patricia Bullrich, Eduardo Amadeo y dos public relations preocupados por presuntas operaciones en la exposición del campo, Norberto Frigerio de La Nación y Juan Pablo Maglier de La Rural. Es que la feria ganadera arranca el 18 de julio y el stand del monopolio puede ser un polo atractivo a desmanes intencionados.

Como hacía muchas décadas, cuando la vieja casona de la Avenida Córdoba era la residencia de los Firpo, los invitados - atildados como les exige su profesión - ingresaron por la escalera de mármol a los pasillos y salones de boiserie que alberga en la actualidad a la sede porteña de la Universidad Siglo XXI y eran recibidos por la anfitriona, que supo ser la jefa de ceremonial del primo de Néstor Kirchner en el MinPlan, Flavia Heredia, un violinista y un delicioso champagna que trajo Ignacio Ciarroca, dos de los numerosos socios que se acercaron allí a celebrar la asamblea del gremio de los PRs criollos (el Consejo Profesional de Relaciones Públicas de República Argentina), que nuclea a profesionales tan diversos como sus intereses a veces contrarios. Había que despedir al saliente Gustavo Pedace, lobbista del grupo Roggio y recibir al entrante Hernán Maurette, public affairs de Nidera, con su sola nominación es una señal porque responde a una empresa del agro, uno de los sectores que hasta hace tiempo contrataba a muy pocos especialistas en este rubro. También fue una señal de amplitud poco frecuente en la vida pública de un país tan sectario como la Argentina, que estuvieran presentes profesionales que trabajan en el Estado como Alejandro Negro (ministerio de Trabajo) u hombres que trabajan en la cantera del sindicalismo como Juan Pablo Biondi y Diego Serrano, quienes convivieron con exponentes empresariales como Facundo Etchebehere (Danone), Miguel Giménez Zapiola (Barrick), Juan Pablo Maglier (La Rural), Claudio Barone (Apache), Pablo Cattoni, Pablo Marco (Nobleza), Tirso Gómez Brumana (Massalin), Nicolas Castaño (Camuzzi). Pero no todo fue política allí. Hubo alta tecnología en la persona de Carlos Mazalán, así como el joven salteño Gonzalo Dávalos Cornejo; gente de Responsabilidad Social (las consultoras Alejandra Brandolini, Catalina Vieyra Urquiza y Majo Buzon, y Celina Kaseta de Syngenta), y académicos, entre los que se destacaron Carlos Castro Zuñeda, Mariano Bronenberg, Aaron Binenfeld, Manuel Montaner, Belen Amadeo, Gustavo Coppola, Daniela Guerrero y Marisa Ramos. El tema excluyente entre los que asumen nuevas funciones es la necesidad de reestablecer el dialogo en la sociedad y recuperar esos espacios institucionales para desempeñar su tarea.

Cerramos con un vistazo al acto académico más notable del semestre después de la asunción del obispo Víctor Manuel Fernández como rector de la UCA, que fue la asunción como académico de Ciencias Morales y Políticas de Adalberto Rodríguez Giavarini quien ocupará la silla que tuvo el jurista mendocino Dardo Pérez Gilhou. Por la naturaleza de esa académica hubo presencias nutridas de la oposición y del partido del nuevo académico, entre ellos Fernando de la Rúa con Inés Pertiné, Alberto Solanet, Horacio Jaunarena, Nicolas Gallo, Guillermo Jaim Echeverri, Horacio Chighizola, Mónica Almada, Susana Ruiz Cerrutti, Eduardo Amadeo, algunos peronista que se animaron a ir a esa casa conservadora en la que ya figura otro compañero, el "Chango" Rodolfo Díaz, como José Bordón y Juan Pablo Lohlé, Eduardo Fleming, Arnoldo Listre, Raúl Ricardes, Norberto Padilla, Sergio Pena, Nicolas Gallo, Antonio Estrany y Gendre, Carlos Conrado Helbling, Julio Saguier, Fernando Petrella, Maria Sáenz Quesada, el general Julio Hang, Elva Roulet, Basilio Pertiné, entre otros. El discurso del nuevo académico rescató la necesidad de volver a las políticas publicas de equilibrio en las finanzas publicas, y apertura al mundo, intensidad del comercio internacional. Casi una reivindicación de los 90 y el ALCA. El discurso del presidente de la academia Manuel Solanet tuvo igual sentido.

Vamos a terminar con un chiste religioso.
Un hombre extravía su sobretodo y entra en una iglesia a robar otro de la percha colectiva. Al ingresar, escucha que el cura está dando un sermón sobre los Diez Mandamientos. Algo en la prédica lo conmueve y después de la misa se confiesa. --Perdóneme, padre, porque he pecado --dice al sacerdote--. "En la iglesia robé un sobretodo, hace frío..."
-¿Es así, hijo mío?
-Sí, padre, pero algo que dijo en el sermón me hizo recapacitar, cuando hablaba de los Diez Mandamientos...
-¡Qué bueno, hijo, que hayas escuchado la Palabra de Dios...! Estoy seguro de que tu cambio se produjo cuando mencioné el mandamiento «No robarás», ¿verdad?
-No, padre... Cuando dijo «No cometerás adulterio», ¡ahí me acordé en dónde había dejado el abrigo!




Vea la nota en la edición electrónica



Agüero  Aventador  blue  bolsa  Boxeo  contado con liqui  cristina  dólar  Humillación  Inglaterra  Joven  Lamborghini  oficial  Video  Viejo 


Grupo ámbito ámbito financiero ambito.com Docsalud El Tribuno Premium Al Rugby El Ciudadano Buenos Aires Herald Management Herald
  1. Ambito.com
  1.  
  1.  
  2.  
  1. Edición N°5107 - Director Orlando Mario Vignatti - Publicación propiedad de NEFIR S.A. - Tel: 4349-1500 - int.452 - Paseo Colón 1196, (C1063ACY) CABA
    Copyright © 2008 Ambito.com - RNPI Nº 5177377 - Issn 1852 9232 - Todos los derechos reservados. - Términos y condiciones de uso
    IAB
    Comscore
Ir al inicio