Política    Miércoles 14 de Julio de 2010

Extensa jornada parlamenria

El Senado convirtió en ley el matrimonio gay

Con discursos que confrontaron convicciones religiosas, derechos civiles y disquisiciones semánticas, el Senado debatió intensamente por casi 14 horas el proyecto de ley de matrimonio homosexual, el cual avaló por 33 votos a favor 27 en contra (3 abstenciones). El proyecto de ley que tenía media sanción de Diputados.

Primero la Cámara alta rechazó el dictamen de mayoría en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo y luego aprobó en general y en particular el dictamen de minoría que lo avala, no dando lugar al tratamiento del proyecto de unión civil.

De esta forma, Argentina se convirtió en el primer país de América Latina en autorizar el matrimonio homosexual. Se trata de la modificación más importante del Código Civil desde que se autorizó la Ley de Divorcio.

Los senadores votaron según sus concepciones personales, sin que existiera una postura homogénea en los bloques, y con una fuerte presión de la Iglesia para que no se sancionara la ley, algo que finalmente ocurrió tras el intenso debate. Mientras tanto, en las calles que rodean al Congreso, cientos de personas de distintas agrupaciones sociales que apoyaban el casamiento entre homosexuales desafiaron el intenso frío durante toda la noche para luego festejar por la aprobación de la norma.

La nueva legislación contempla reformar el Código Civil cambiando la fórmula de "marido y mujer" por el término "contrayentes" y prevé igualar los derechos de las parejas homosexuales con las heterosexuales, incluyendo los derechos de adopción, herencia y beneficios sociales. Antes de votarse la ley, nueve parejas del mismo sexo obtuvieron desde diciembre pasado permisos judiciales para contraer.


Argentina se convirtió así en el primer país de América Latina en autorizar el matrimonio gay a nivel nacional y el décimo en el mundo después de Holanda, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal e Islandia.

En América Latina únicamente se reconocían hasta ahora uniones civiles (que dan derechos más o menos ampliados) entre personas del mismo sexo en dos países, Uruguay y Colombia, y la boda gay en Ciudad de México.

"Hoy es un día histórico. Por primera vez en Argentina se legisla para las minorías", dijo el senador Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque oficialista.

Al respaldar la nueva norma, el jefe del bloque del opositor radicalismo, Gerardo Morales, dijo que "llegó la hora de sancionar normas que se adapten a nuevos modelos de vínculos familiares" y recordó la existencia de "modelos de familias diferentes (a los) que teníamos hace 30 ó 40 años".

Cuando comenzaba la sesión en el Senado se registraron algunos incidentes entre los manifestantes favorables a la ley con algunos grupos católicos en las puertas del Congreso. 


El proyecto de matrimonio entre personas del mismo sexo dividió a la sociedad que se expresó en los últimos días en manifestaciones a favor y en contra de la ley, y en fuertes polémicas entre el gobierno de Cristina de Kirchner y la Iglesia Católica. La Iglesia lanzó en la última semana una fuerte ofensiva contra ley y movilizó decenas de miles de sus fieles para presionar contra la norma.




Tras algunos posicionamientos sorpresivos, el apoyo a la iniciativa que provino de Diputados contaba con la ventaja de que el presidente provisional del Senado, José Pampuro, quién había adelantado que votaría a favor en caso de tener que desempatar.

Los senadores se dispusieron a votar en primer lugar el dictamen de rechazo al proyecto que se impuso en la Comisión de Legislación General y, luego, de acuerdo a ese primer resultado, trataron el proyecto en sí.

Si prevalecía el no, los opositores -agrupados en torno al Peronismo Federal, más algunos legisladores del FPV y la UCR- iban a buscar tratar la unión civil, mientras que de imponerse el sí directamente el proyecto se convertiría en ley, como ocurrió finalmente.

Los números fueron cambiantes a medida que avanzaba la jornada pero en la mayoría de los recuentos había igualdad o una leve ventaja de los que estaban a favor.

Durante la jornada hubo varias sorpresas y la primera de ellas la dio el senador Carlos Menem al presentarse en el recinto para dar quórum -aunque su presencia no era necesaria para ello- cuando todos los pronósticos indicaban que se ausentaría.

Lo mismo ocurrió con el oficialista Luis Viana, que apareció para votar en contra del matrimonio, luego de que fuentes de su entorno afirmaran días atrás que faltaría a la sesión por estar de licencia por enfermedad.

En tanto, la senadora del Frente Grande, María José Bongiorno, dijo que se abstendría mientras su par del oficialismo Daniel Pérsico, que figuraba como un voto positivo, se pronunció en contra del matrimonio homosexual.

Todo eso en medio de un fuerte debate que se dio de arranque con la titular de la Comisión de Legislación General, Liliana Negre de Alonso, quien consideró que el proyecto "viola los derechos de la mujer".

En el mismo sentido se pronunció Sonia Escudero, senadora del Peronismo Federal, quien agregó que el proyecto "discrimina a las mujeres casadas con varones" porque sus hijos llevan "el apellido del padre" mientras que "las parejas de lesbianas elijen el apellido de familia".

El cordobés Luis Juez, quien votó a favor, preguntó: "¿Dios me podrá castigar a mí por asignar derechos? ¿La Virgen me bajará el pulgar?", y aseguró que "ningún argumento justifica de ninguna manera no asignarle derechos a estas minorías".

El radical Alfredo Martínez, uno de los cinco miembros de la UCR que anticipó su voto a favor del matrimonio, señaló que "asegurar la existencia de una ley moral natural supone colonizar todos los pensamientos de la cultura occidental. Sin dudas existe, pero creo está reservada al ámbito de la creencia, no al ámbito civil".

"El matrimonio civil es una construcción social, cultural y económica. Y al ser fruto de una construcción tiene su carácter dinámico porque la base es el hombre y el hombre es cambiante social y culturalmente en el tiempo", señaló, por su parte, la oficialista Liliana Fellner.

Por la misma bancada, Guillermo Guastavino acusó "razones humanitarias" para al anticipar su voto a favor y señaló que "cuesta mucho creer que haya argumentos para no reconocer una realidad que es tangible y que la venimos viendo hace muchos años".

En tanto, Nicolás Fernández, mano derecha del presidente de Pichetto, argumento: "debiéramos preguntarnos por qué (los homosexuales) no son iguales. Yo creo que son tan iguales a nosotros y son tan hijos de Dios como cualquiera de nosotros".

Comentarios





ahorro  banco central  cepo  Corea del Norte  dólar  dólar  flexibilización  Hacker  oficial  Película  peso  Sony  tarjeta  tipo de cambio  Vanoli 



Grupo ámbito ámbito financiero ambito.com Docsalud El Tribuno Premium El Ciudadano Buenos Aires Herald Management Herald
  1. Ambito.com
  1.  
  1.  
  2.  
  1. Edición N°5165 - Director Orlando Mario Vignatti - Publicación propiedad de NEFIR S.A. - Tel: 4349-1500 - int.452 - Paseo Colón 1196, (C1063ACY) CABA
    Copyright © 2008 Ambito.com - RNPI Nº 5177377 - Issn 1852 9232 - Todos los derechos reservados. - Términos y condiciones de uso
    IAB
    Comscore
Ir al inicio