Economía    Lunes 6 de Mayo de 2013

Panorama Económico Regional

El FMI insiste en sus críticas por control cambiario y comercial

Por: Liliana Franco

Por Liliana Franco.- "En Argentina y Venezuela, se mantuvo un alto nivel de inflación y continuó la fuga de capitales (aunque a un ritmo más lento que en 2011), a pesar de que se endurecieron las restricciones a las importaciones y a las operaciones cambiarias con el objeto de limitar la pérdida de reservas", señala el Panorama Económico Regional para América Latina y el Caribe presentado hoy en Montevideo por Alejandro Werner, Director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional.

El FMI proyecta una inflación de 10,1% para el año en curso. Sin embargo, aclara que "Los datos para Argentina se basan en los datos declarados oficialmente" y continúa recordando que "el FMI ha emitido una declaración de censura y ha solicitado a Argentina a adoptar medidas correctivas para mejorar la calidad de los datos oficiales del PIB y del IPC-GBA".

Aun tomando en cuenta la información oficial, Argentina tiene la proyección de inflación más alta del continente americano después de Venezuela (28%).

Dado el cuestionamiento a las mediciones oficiales, el organismo multilateral señala que para analizar la situación macroeconómica del país, "utilizan fuentes de datos alternativas que han mostrado un crecimiento real significativamente menor al oficial desde 2008".

El FMI prevé un crecimiento de 2,8% para el año en curso que es el más bajo de América del Sud si se excluye Venezuela, cuyo producto prácticamente no variaría. En este punto las estimaciones del Fondo respecto del crecimiento son más bajas que la estimación oficial e incluso que las de algunos economistas privados locales que hablan de un crecimiento superior al 3%.

El crecimiento en Argentina depende de Brasil. Al respecto el principal socio del Mercosur avanzaría 3% en el 2013, según el FMI, (frente a 0,9% en 2012) como consecuencia del "efecto rezagado del relajamiento de las políticas económicas y de las medidas orientadas a incentivar la inversión privada".

Sin embargo, el impacto del crecimiento de Brasil sobre Argentina se vería limitado por una serie de factores entre ellos las restricciones al comercio y la desconfianza. En la región el país que más crecería sería Paraguay con 11% seguido por Perú con 6,3%.

Argentina y Venezuela lideran el ranking de los países de la región con más alta inflación y asimismo son los que menos crecerán, según las previsiones del FMI.

A lo largo del informe, cuando hace referencia a datos estadísticos, es frecuente la aclaración del Fondo en cuanto a que ha establecido una declaración de censura y su recomendación a la Argentina de adoptar medidas correctivas con respecto a la calidad de las estadísticas del Indec.

El gobierno nacional a pesar de que mantiene una posición crítica respecto de las políticas del organismo multilateral, apura la implementación del Nuevo Índice de Precios que remplazará al actual IPC para presentarlo al Fondo en septiembre. Es que Argentina quiere evitar que eventualmente pueda llegar a ser expulsado del organismo si no adecua satisfactoriamente sus estadísticas. El 29 de septiembre es cuando se reunirá el Board justamente para analizar los avances hechos por Argentina en esta materia.

Cabe señalar que, la "moción de censura" es el primer paso que abre una instancia de sanciones en caso de que el país siga incumpliendo las recomendaciones del FMI. Las sanciones pueden implicar que se decida "suspender el derecho al voto y otros derechos relacionados" del país sancionado, de acuerdo a lo estipulado por las normas del organismo.

El organismo aclara que "utiliza estimaciones alternativas del crecimiento del PIB para la supervisión de la evolución macroeconómica de Argentina" pero ante el posible cuestionamiento sobre estos datos se cubre al señalar "los datos de otras entidades estadísticas también pueden tener deficiencias metodológicas".

Otro comentario del informe respecto al país serefiere a las restricciones estatales: "en Argentina, los controles generalizados sobre las operaciones cambiarias y las importaciones influyeron negativamente en la confianza y en el nivel de actividad", explicando también porque estima un bajo crecimiento que contrasta con las buenas perspectivas de la región.

Al respecto, el FMI estima que América Latina y el Caribe crecerán alrededor de 3,5% llegando a 4% en el 2014 perspectivas que mejoran para la Argentina ya que el PIB crecería 3,5%.

El Fondo considera que el crecimiento de la región continuará respaldado por una demanda externa más fuerte y por los efectos de las políticas económicas más laxas aplicadas anteriormente en algunos de los principales países de la región (como es el caso de Brasil que bajó su tasa de interés). De cara al futuro juega a favor la combinación de "condiciones de financiamiento relativamente favorables y fuerte demanda de materia primas".

El trabajo estima que continuará la demanda en las economías emergentes de Asia y que seguirá la recuperación gradual en las economías avanzadas. Este escenario permitirá continuar apuntalando los precios de las materias primas, lo que beneficiará a los países que las exportan. Aunque, el FMI advierte que "persiste el riesgo de que en algún momento en el futuro cambie la dirección de estos vientos a favor".

Al respecto, recomienda a la región el "aprovechar las favorables condiciones económicas actuales para construir una base sólida que permita un crecimiento sostenido en el futuro".

Como señaló Alejandro Werner, Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, durante la presentación del informe en Montevideo el día de hoy. "Las condiciones siguen siendo muy favorables, pero no durarán para siempre. Observamos una moderación de los precios de las materias primas que podría intensificarse, y las tasas de interés a la larga aumentarán a medida que mejore la situación en las economías avanzadas. El desafío para muchos países de la región es aprovechar estas condiciones para recomponer los márgenes de maniobra y sentar las bases de un crecimiento más vigoroso e inclusivo", afirmó Werner

Grupo de países

Para América del Sur, el informe distingue a un grupo de economías de la Región a las que califica de "financieramente integradas" en las cuales incluye a Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay - que representan cerca del 75% del PBI de la región - y un segundo grupo al que denomina "Otros países exportadores de materias primas" que comprende a Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela.

Para las economías "financieramente integradas" el FMI recomienda fortalecer las finanzas públicas y proteger la estabilidad del sector financiero.

En cuanto a las economías exportadoras de materias primas, el informe considera que se beneficiarían si "ahorran una proporción mayor de los ingresos derivados de las materias primas".

En promedio se señala que el gasto público primario ha aumentado en 10 puntos porcentuales del PBI para este grupo de países. En el caso específico de Argentina el Fondo estima que el gasto primario (erogaciones sin considerar los pagos de la deuda) pasaría de 35,6% en 2010 a 42,3% este año.

Dado el alto grado de vulnerabilidad de estos países (Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela) a shocks externos, el Fondo recomienda "controlar el gasto para garantizar la sostenibilidad fiscal".

Al respecto considera que Venezuela y, en menor medida Argentina, necesitarían fortalecer la posición fiscal considerablemente al tiempo que advierte que, de no hacerlo "podrían verse exigidos a emprender una consolidación fiscal significativa (prociclica) ante shocks adversos incluso moderados". Y, agrega que refleja, "por un lado, la sensibilidad de estos países a las condiciones externas y también una posición fiscal inicial relativamente más débil".

En concreto, el Fondo recomienda que dado los altos precios de las materias primas, es tiempo de fortalecer las cuentas del Estado y en lo posible ahorrar para hacer frente a una eventual situación internacional no tan favorable.

El resultado primario del sector público para Argentina (es decir excluidos los pagos de la deuda) arrojaría según el Fondo un resultado negativo de 0,6% del PBI por debajo del - 0,9% que se estimó para el 2012. En tanto que para el 2014 se daría una nueva reducción en el desequilibrio a - 0,5%.

En los aspectos positivos el Fondo rescata la reducción que la región tuvo en su deuda pública y particularmente para la Argentina tras la restructuración realizada en el 2005.

El FMI calcula que la deuda bruta del sector publico calculada como porcentaje del PIB se ubica en 42,4% para la Argentina, por debajo del promedio de América Latina y el Caribe (50,4%) y proyecta que para 2014 seguirá reduciéndose a 41,7%.

Comentarios






accionar  Argentina  artículo  bonos  buitres  deuda  Fondos Buitre  fondos buitre  gobierno  Griesa  Grindetti  holdouts  New York Times  pollack  reunión 



Grupo ámbito ámbito financiero ambito.com Docsalud El Tribuno Premium Al Rugby El Ciudadano Buenos Aires Herald Management Herald
  1. Ambito.com
  1.  
  1.  
  2.  
  1. Edición N°5016 - Director Orlando Mario Vignatti - Publicación propiedad de NEFIR S.A. - Tel: 4349-1500 - int.452 - Paseo Colón 1196, (C1063ACY) CABA
    Copyright © 2008 Ambito.com - RNPI Nº 5177377 - Issn 1852 9232 - Todos los derechos reservados. - Términos y condiciones de uso
    IAB
    Comscore
Ir al inicio