Economía    Viernes 1 de Noviembre de 2013

Por Ricardo De Dicco.-

Resultados del Plan Energético y de la nueva gestión pública de YPF

Por Ricardo De Dicco, Director del Centro Latinoamericano de Investigaciones Científicas y Técnicas (CLICET).- En 2003 Argentina se encontraba ante las puertas de una crisis energética de carácter estructural, resultante del "modelo anárquico de mercado" implementado a fines de los años '80, caracterizado por la irracional desinversión del mercado ampliado de la energía y por las escasas inversiones de capital de riesgo en exploración para reponer los volúmenes extraídos irracionalmente de nuestros yacimientos de hidrocarburos, agravado por exportaciones de gas natural, petróleo y combustibles líquidos que no beneficiaban al país porque atentaban contra la satisfacción de las necesidades del mercado interno, en clara violación a la seguridad jurídica de los ciudadanos argentinos, y porque las empresas gozaban del 70% de libre disponibilidad de las divisas generadas por tales operaciones para que puedan transferirlas al exterior en lugar de reinvertirlas en el país.

Por consiguiente, el Ministerio de Planificación Federal evaluó en 2003 este diagnóstico y elaboró una perspectiva del sistema energético, y los resultados de esta labor motivó a formular un plan estratégico que logre evitar la profundización de esa crisis energética heredada así como también evitar que el sistema energético colapse en menos de una década. Ese plan energético fue presentado en mayo de 2004 y desde entonces continúa reformulándose e implementando las medidas requeridas para permitir el crecimiento y expansión del aparato productivo nacional, así como también garantizar a los inversores, particularmente de la rama de actividad industrial, que nuestro país puede satisfacer sus necesidades energéticas.

Entre los principales resultados del Plan Energético Nacional 2004-2019 que evitaron la profundización de la heredada crisis energética y el advenimiento de un colapso del sistema, podemos destacar las obras de ampliación de los sistemas de transporte de electricidad y de gas natural por redes y el aumento de la potencia instalada del parque de generación, permitiendo acceder a los servicios públicos de electricidad y de gas natural por redes a 2,5 millones y 1,7 millón de hogares, respectivamente.

Las obras de infraestructura energética concluidas entre 2004 y 2013 demandaron una inversión de casi 90.000 millones de pesos, siendo 80% de las mismas inversiones públicas, correspondiendo el resto a inversiones mixtas y privadas. Estas obras permitieron incrementar la potencia instalada del parque de generación en más de 8.500 MW, ampliar el Sistema Argentino de Interconexión en líneas de alta y extra alta tensión en más de 5.200 km, sumar más de 3.000 km de nuevos gasoductos, reactivar el Plan Nuclear y el Programa Nacional de Obras Hidroeléctricas e implementar el Programa de Generación de Energía por Fuentes Renovables. No debe olvidarse también la decisión del Gobierno Nacional en fijar tarifas de electricidad y de gas, así como también de precios de combustibles líquidos, de acuerdo a los costos operativos del mercado interno, en lugar de ser dolarizados como antaño, beneficiando significativamente el bolsillo de los ciudadanos.

La materia pendiente en este plan energético desde un principio fue la de poder incidir en el mercado de hidrocarburos. Sin embargo, ello recién pudo ser posible con la recuperación de YPF y la implementación de las normativas de Soberanía Hidrocarburífera alcanzadas el año pasado. En efecto, desde hace más de un año el Estado Argentino se ha convertido en el principal agente económico del sector hidrocarburífero, fijando como objetivo de máxima garantizar la disponibilidad de estos recursos estratégicos revirtiendo las tendencias declinantes en la producción hidrocarburífera de YPF gracias a compulsivas inversiones.

Como es sabido, el desempeño de YPF desde que Repsol tomó el control de la empresa en 1999 hasta el histórico 16 de Abril de 2012 en que se llevó a cabo la intervención pública, ha sido pésimo y particularmente hostil para los intereses vitales de la Nación Argentina. Por ejemplo, en base a las declaraciones juradas de la empresa ante la Secretaría de Energía de la Nación, podemos destacar las siguientes declinaciones en el remanente de reservas y en la producción de hidrocarburos: -65% en reservas de petróleo y gas durante el período 1999-2011, -42% en la extracción de petróleo durante el período 1999-2011, -37% en la extracción de gas durante el período 2004-2011 y -19% en la refinación de crudo durante el período 2007-2011.

Estas significativas disminuciones de YPF durante la gestión de Repsol provocaron que Argentina se convirtiera en un importador neto de gas natural y de algunos combustibles líquidos derivados, generando un déficit energético de varios miles de millones de dólares anuales a partir de 2011, afectando negativamente la estructura de costos del aparato productivo y poniendo en serio riesgo la Seguridad Nacional, mientras que los ingresos por ventas y las ganancias netas se incrementaron ininterrumpidamente durante los trece años de gestión de Repsol en YPF, permitiendo a Repsol distribuir entre sus accionistas US$ 15.728 millones, transferir US$ 13.370 millones para desarrollar unidades de negocios en el exterior y saldar la deuda comprometida para adquirir YPF en 1999 por más de US$ 13.100 millones.

Esta clase de errores no deben volver a repetirse. No podemos permitir que activos económica y estratégicamente viables vuelvan a ser enajenados, tampoco el retorno de los aumentos sistemáticos de las tarifas de gas y de electricidad ni el retorno de la alineación de los precios de los combustibles del mercado interno con los de referencia internacional.

Ahora bien, ¿cuáles son los principales resultados de la nueva gestión pública de YPF? Según YPF y la Secretaría de Energía de la Nación durante el acumulado Enero-Septiembre de 2013 la producción de petróleo se incrementó 1,3% respecto a igual período del año anterior, y la de gas natural se ha mantenido estable. Este indicador cobra relevancia cuando se observa que la producción de petróleo de YPF en 2011 había registrado una caída de 7,3% respecto a 2010, y que la producción de gas en 2011 había registrado una disminución de 9,6% respecto a 2010. En Septiembre de 2013 la producción de petróleo y de gas aumentaron 5,1% y 3,6%, respectivamente, en relación a igual mes del año anterior. No caben dudas que la nueva gestión pública de YPF ha logrado revertir las tendencias declinantes de Repsol. Otros hechos de relevancia son: el plan estratégico 2013-2017, el plan de inversión para el desarrollo masivo del shale oil y shale gas en la formación geológica Vaca Muerta, el Programa Sustenta para el desarrollo de proveedores locales de insumos industriales y servicios, la asociación estratégica YPF- CONICET y la instalación de Módulos de Abastecimiento Social para solucionar los problemas de combustibles de localidades remotas, entre otros.

Comentarios






Argentina  blejer  blue  buitres  contado con liqui  dólar  economía  exceder  facultades  futuro  Griesa  informal  juez  justicia  oficial 



Grupo ámbito ámbito financiero ambito.com Docsalud El Tribuno Premium El Ciudadano Buenos Aires Herald Management Herald
  1. Ambito.com
  1.  
  1.  
  2.  
  1. Edición N°5137 - Director Orlando Mario Vignatti - Publicación propiedad de NEFIR S.A. - Tel: 4349-1500 - int.452 - Paseo Colón 1196, (C1063ACY) CABA
    Copyright © 2008 Ambito.com - RNPI Nº 5177377 - Issn 1852 9232 - Todos los derechos reservados. - Términos y condiciones de uso
    IAB
    Comscore
Ir al inicio