Edición Impresa

2018: PBI cayó 6,2% en cuarto trimestre y en el año 2,5%

El resultado medido por el INDEC deja un arrastre estadístico negativo cercano al 2,4% para 2019. Advierten que el retroceso de la actividad continuará durante el primer trimestre.

La recesión se profundizó en el cuarto trimestre del año pasado, en un escenario que estuvo marcado por los efectos de la crisis cambiaria y por las altas tasas de interés. En el período, el PBI se contrajo un 6,2% interanual, anotando así su tercera caída consecutiva, con la cual acumuló una baja del 2,5% en 2018, informó ayer el INDEC. Al dar a conocer el Informe de avance del nivel de actividad, el organismo estadístico señaló que con respecto al trimestre anterior, la actividad se contrajo un 1,2%.

El resultado deja un arrastre estadístico negativo cercano al 2,4% para el 2019. Pero desde el Gobierno resaltaron que los datos fueron mejores que los estimados en el EMAE (-1,8% trimestral y -6,3% interanual) y trabajan con la premisa de que la economía alcanzó un piso en noviembre y que poco a poco comenzará a mostrar signos de recuperación, que de todas formas no alcanzarán para terminar el año en positivo. De acuerdo con el último Relevamiento de Expectativas de Mercado, el PBI caería este año un 1,3%, pero en 2020 crecería un 2,5%. Desde el oficialismo, además, señalaron que “con el dato cerrado el PBI en pesos corrientes, el déficit primario del 2018 pasó a ser del 2,3% del PBI, en lugar del 2,4%, lo que representa una baja de 1,5 p.p. respecto a 2017.

Por el lado de la demanda global (-11% interanual) todos los segmentos, con excepción de las exportaciones (+10,4%) finalizaron en terreno negativo. La inversión (-25%) fue el componente que anotó la mayor caída, seguido por el consumo privado (-9,5%) y el consumo público (-5,1%). En relación con el tercer trimestre, la mayoría de los indicadores también finalizaron con pérdidas en términos desestacionalizados, sacando a las exportaciones, que avanzaron 15%, el mayor nivel desde 2008, aprovechando los niveles competitivos del tipo de cambio. La formación bruta de capital fijo bajó 11,6% y el consumo privado, 2,4%.

Desde el oficialismo sostienen que “el crecimiento de las exportaciones es resultado de los avances realizados para mejorar la competitividad y la inserción internacional de la economía argentina, además de la mayor competitividad cambiaria”. “Hacia adelante, se espera que las exportaciones sean el principal impulso de la recuperación económica”, agregaron. En tanto, por el lado de la oferta, las importaciones cayeron 26,1% interanual y 12,2% en términos desestacionalizados.

En el período, además, 11 de los 16 sectores que componen el índice anotaron una variación interanual negativa. El rubro de Comercio mayorista cayó 13,5%, seguido por Construcción (-9,5%) y la Industria Manufacturera (-11,9%), entre otros, golpeados por los altos rendimientos de las Leliq y una menor demanda en el mercado interno.

La consultora ACM destacó que “oficialmente, el país se mantiene en recesión, encadenando tres trimestres de crecimiento negativo”. “Todo parece indicar que la caída de la actividad continuará en el primer trimestre del 2019 (a un ritmo cercano al 1% desestacionalizado) debido a que las tasas de interés se mantienen en niveles muy elevados, la caída del salario real se mantiene, la inversión pública muestra un escaso dinamismo y las exportaciones muestran un crecimiento acotado”, explicó. Para este año proyectó que “en promedio, la actividad caerá en torno al 2% interanual”. Y estimó que “la actividad continuaría mostrando un crecimiento interanual negativo, aún con crecimientos desestacionalizados levemente positivos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora