Política

"2x1" para Cristina: doble falta de mérito y confirmación de procesamiento en "Cuadernos 2"

Desprocesaron a la vice electa en GNL y corredores viales por no encontrarle vinculación. Al contrario, ratificaron prisión preventiva en enmarañado expediente por asociación ilícita que protagonizan un centenar de empresarios.

La Cámara Federal le hizo un “2x1” a la vicepresidenta electa Cristina de Kirchner: la desprocesó en dos expedientes, uno relacionado a la polémica causa GNL y otro desprendimiento –poco considerable- de la causa “cuadernos”, pero confirmó su procesamiento en el caso de supuesta “cartelización” de la obra pública. Ese último es la continuación de la investigación iniciada por los escritos del exchofer Oscar Centeno y que la postula como cabeza de una asociación ilícita dedicada a recolectar sobornos de empresarios ligados a la construcción, y donde habían sido involucrados casi un centenar de hombres de negocios. Los camaristas confirmaron también el pedido de prisión preventiva sentenciado por Claudio Bonadio y escogieron a un puñado de los empresarios para beneficiarlos con la falta de mérito. Es el primer combo de decisiones judiciales que se conocen tras la elección del pasado domingo que la desvinculan –en principio- del vidrioso expediente por la compra de gas licuado a través de barcos y del tramo por coimas en los corredores viales, nacido tras la “confesión” del exOCCOVI, Claudio Uberti.

Si no hay cambios, asumirá su cargo con diez procesamientos en total (seis elevados a juicio oral y tres confirmados) más uno que está a la espera de revisión. La Cámara con las firmas de Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi confirmó “parcialmente” el procesamiento a la exmandataria reduciendo los casos de cohecho pasivo, lo mismo que a Julio De Vido. Lo mismo ocurrió con una serie de empresarios, la mayoría nucleados en la Cámara Argentina de la Construcción o titulares de compañías ligadas a la obra pública tales como Carlos Wagner, Aldo Roggio, Ángelo Calcaterra, Lázaro Báez y exfuncionarios como José López o el financista Ernesto Clarens. En estos dos últimos se basa el núcleo del desprendimiento de “cuadernos” donde Bonadio insistió en considerarlos parte de una asociación ilícita, tipo penal muy cuestionado en orden a poder probar roles. La Sala I de la Cámara rechazó planteos de nulidad de las defensas al estimar que, a pesar de la “complejidad” de la pesquisa sobre los hechos denunciados, salvo en el caso de algunas obras, la intimación brindó a los imputados la posibilidad de ejercer sus derechos a la defensa. “En la causa 9608/18, donde se investiga la conformación de aquella estructura y distintas entregas de dinero que habrían tenido lugar bajo su égida –fundamentalmente por parte de empresarios ligados a la obra pública-, el magistrado instructor adoptó la decisión de formar legajos independientes para la investigación particular de los distintos rubros alcanzados por la actividad recaudatoria ilegal”, sostuvo la Sala I. Y dividieron las “entregas de dinero” de las que están señaladas en el primer tramo de la causa que fue elevado a juicio oral. El tema no es menor: según los recorridos de Centeno y sus escritos, el circuito estaba centrado en el Ministerio de Planificación, pero en base a lo que aportó Clarens hubo otro listado de representantes de las empresas que acordaban repartirse la obra pública y entregaban dinero al financista, con lo que no queda claro si pagaban dos veces o si uno de los esquemas no se corresponde con lo que en realidad sucedía.

“El tramo que aquí se investiga comprende aquellos pagos ilegales vinculados a contratos de obra pública vial, que fueron canalizados a través de otro vector de recaudación distinto del que fuera abarcado por las decisiones de mérito dictadas en la causa 9.608/18 y con particularidades que no comparte con este último”, precisaron los camaristas.

Para la doble falta de mérito Cristina de Kirchner, los camaristas sostuvieron que por ahora no hay elementos para acreditar que “la operatoria ilícita relacionada con el GNL haya estado inmersa en la estructura organizada con fines recaudatorios” y descripta en la causa de los “cuadernos”. Ese precedente pone en crisis la decisión de Bonadio de haber anexado ese mega expediente a GNL para evitar un sorteo. En cuanto a corredores viales, la situación de la exmandataria es todavía más curiosa: Bonadio la había procesado como parte del entramado y como destinataria final de los pagos de los concesionarios de autopistas, pero la Cámara recordó que por los años descriptos, Cristina no estaba al frente del Poder Ejecutivo por lo que no se la podía vincular a esos pagos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario