Mundo

A 10 días del cierre de su gobierno, Trump insiste en expandir el muro con México

El presidente de EEUU reiteró que es un "solución a la crisis migratoria en la frontera con México". Lo hizo por Twitter.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió este lunes a exigir la expansión del muro como solución a la crisis migratoria en la frontera con México, una demanda que bloquea la negociación en el Congreso con la oposición demócrata tras 10 días de cierre parcial de su gobierno.

En una especie de balance anual vía Twitter, el magnate defendió además la retirada de las tropas estadounidenses en Siria, una decisión que generó gran polémica en Washington -y Medio Oriente- y derivó en la renuncia del secretario de Defensa, James Mattis.

Fiel a su estilo, Trump hizo estas declaraciones el último día del año en una serie de tuits matutinos, bajo un clima de crisis institucional y de previa a las elecciones generales de 2020.

En este contexto, la senadora demócrata Elizabeth Warren, referente del ala progresista de su partido y cercana al ex candidato y legislador Bernie Sanders, informó de la creación de un comité exploratorio para evaluar si será candidata en las elecciones presidenciales de 2020.

Warren, cuya candidatura cuenta con pocas posibilidades de salir adelante, eligió uno de los momentos más tensos entre demócratas y republicanos para hacer su anuncio.

Tras 10 días de parálisis gubernamental, la pulseada por el muro con México continúa bloqueando un acuerdo sobre el presupuesto que permita reabrir las agencias federales cerradas por falta de fondos y la vuelta al trabajo de 800.000 funcionarios federales suspendidos.

De momento, ni la oposición ni el presidente dan su brazo a torcer.

"Hice campaña por la seguridad fronteriza, que no es posible sin un fuerte y poderoso muro. Nuestra frontera Sur fue durante mucho tiempo 'una herida abierta' donde drogas, criminales (incluidos traficantes de personas) e ilegales accedieron a nuestro país. ¡Los demócratas tienen que volver aquí y arreglarlo!", tuiteó Trump.

Con tono desafiante, el mandatario republicano aseguró que él "está en el Salón Oval" y que la oposición, "de regreso de sus vacaciones", debe dar los votos para la expansión del muro, tal como lo hicieron "en 2016 y en 2013" con su antecesor, el entonces presidente demócrata Barack Obama.

"Un nuevo 'sí', pero en mí gobierno. ¡Lo haré construir y rápido!", insistió.

La negativa de la oposición a la expansión del muro en la frontera Sur -iniciado en el gobierno del ex presidente demócrata Bill Clinton (1993-2001)- ha impedido a Trump que el Congreso apruebe una de las promesas estrella de su campaña.

Y con la asunción del nuevo Parlamento el próximo jueves, eso será casi imposible, ya que los demócratas pasarán a tener el control de la Cámara baja, tras ocho en manos republicanas.

En sus mensajes, el presidente desmintió además los comentarios hechos ayer por su jefe de gabinete saliente, John Kelly, quien aseguró que la barrera que se pretende levantar en la frontera no es realmente un muro, algo que el propio Trump reconoció en varias ocasiones en estos dos años de gobierno.

"(La idea de) un muro de hormigón NUNCA SE ABANDONÓ, como informaron los medios de comunicación. Algunas áreas serán todas hechas de hormigón, pero los expertos de la Patrulla Fronteriza prefieren un muro en el que se pueda ver a través (lo que hace posible ver lo que está sucediendo en ambos lados)", aclaró Trump.

El mandatario aprovechó también la seguidilla de tuits para alardear sobre su decisión de retirar las tropas estadounidenses en Siria, una promesa de campaña que, como recordó, sí ha cumplido.

"Si alguien, excepto Donald Trump, hiciera lo que yo hice en Siria, que era un desastre (bajo el control del) ISIS cuando llegué a ser presidente, sería un héroe nacional", afirmó.

Trump cargó también "contra los medios de comunicación falsos y algunos generales fracasados" que criticaron su decisión y su estrategia de lucha contra el grupo radical Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).

"ISIS casi se ha ido, estamos enviando lentamente a nuestras tropas a casa para estar con sus familias, mientras que al mismo tiempo luchamos contra sus restos", explicó.

El Pentágono inició la semana pasada el proceso de retirada de los 2.000 soldados estadounidenses en Siria, lo que supone el abandono de la ofensiva internacional -liderada hasta ahora por Washington- contra los yihadistas en ese país árabe.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora