Edición Impresa

A los 81 años murió la gran narradora Hebe Uhart

A los 81 años murió ayer Hebe Uhart, cuentista y filósofa argentina que era considerada por Rodolfo Fogwill como "la mejor escritora de su generación". Nacida en Moreno, cuyo trasfondo aparecía en muchos de sus relatos, su prosa recuerda los clásicos aguafuertes de Arlt y los textos modernos de Sebald por la mixtura de crónica, relato y ensayo. Publicó una veintena de libros. A fines del año pasado, entrevistada por este diario cuando apareció el último, "Animales", una exploración del vínculo entre los humanos con los animales, señaló, como si hiciera una definición de su estilo: "Si hablo de animales es porque he leído una barbaridad sobre ellos. Si menciono a un filósofo es porque estudié filosofía, y entonces me surge una cita, algo que dijo un pensador, o aquel obispo del siglo XVIII que frente a un mono dijo: si éste caballerito habla yo lo bautizaré. Me interesan la historia, la antropología y otras muchas cosas que aparecen luego al escribir. Hoy los géneros se mezclan. Julio Ramón Ribeyro publicó textos que denominó "Prosas apátridas" no porque él no tuviera patria, sino porque eran mezcla de reflexiones, observaciones, relatos. Lo mío sería un poco así, entre la crónica, el cuento, la reflexión."

Su insaciable curiosidad la llevaba a internarse en las zonas más recónditas del país y de América Latina: "'Una excursión a los indios ranqueles" debería leerlo todo el mundo", dijo en aquella ocasión. "Yo quise ver qué pasa con la mitad del país, que es morena. Nuestra América, en su inmensa mayoría, es criolla. Yo tenía ganas de ver cómo piensa y siente la otra parte del país, que es criolla, y que no es exactamente igual al inmigrante. Los inmigrantes, y nosotros los descendientes de inmigrantes, somos personas ansiosas y deseosas de seguridad, por eso queremos la casa, construir la casa, poner la plata en algo donde protegerse, afirmarse. Los otros que ya estaban acá tienen una relación distinta con la casa. Eso me abrió a pensar. El indígena del norte, que vive en el monte, privilegia el monte a la casa. Usted dice: mire que cachivache de casa que tienen, qué le importa la casa, es algo relativo. No es nuestro interés por la casa, que es un elemento de cotejo y debe estar pintada y con todo lo que debe tener. Si se privilegia el monte, la casa es secundaria."

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario