Lifestyle

A mayor fortuna, más altos los rascacielos: la nueva tendencia de los ricos en Nueva York

Los rascacielos cada vez más altos que aparecen en Manhattan responden a la exigencia de los millonarios y representan la creciente desigualdad de la ciudad, donde la distancia con la gente común se extiende cada vez más.

El horizonte de Nueva York cambia para "contentar" las exigencias del 1%, los más ricos, que piden para sus departamentos vistas cada vez más asombrosas. Así los rascacielos cada vez más altos que aparecen en Manhattan responden a esta exigencia, pero reflejando -según los críticos- las crecientes desigualdades de la ciudad, donde la distancia entre multimillonarios y la gente común se extiende cada vez más.

La tendencia a construir rascacielos cada vez más altos es clara: en 2014, el Empire State Building perdió el título de rascacielos más alto de la ciudad con el nuevo One World Trade Center.

"Para 2024, el Empire State Building será el undécimo edificio más alto de la ciudad", afirmó el New York Times, subrayando que los edificios más altos son más rentables para los constructores precisamente por los pisos más altos, que ofrecen más privacidad, una vista mejor y mejores precios de venta.

"Los rascacielos" que están surgiendo "son la representación física del 1%", puso en evidencia Richard Florida, urbanista y profesor del NYU Schack Institute of Real Estate. El ático del prestigioso 220 Central Park South es una prueba: cuesta 230 millones de dólares y es el departamento más caro de Estados Unidos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario