Edición Impresa

A rodar

• Es un tema técnico. No es para el gran público pero muestra lo difícil que es producir en la Argentina. El sector autopartista viene reclamando al Gobierno un cambio en la interpretación de una ley de Autopartes (la 27.263) porque, como se entiende hoy, deja afuera a una gran cantidad de pymes de un beneficio que establece esa norma. Se trata de un reintegro del 7% al 10% para la compra o proceso de piezas nacionales. El problema es que hay muchos insumos, especialmente en piezas de fundición, que no hay en la Argentina o su calidad es inferior y deben ser importados. En esos casos, obviamente, no corre el reembolso. Pero en muchos casos el mecanizado de una pieza representa el 50% del costo. Ahí es donde está la discriminación que desata polémica. Si esa transformación se hace sobre un insumo nacional, el reintegro corre para el 100% del valor (mitad por el producto base y mitad por el mecanizado) pero si el trabajo se realiza sobre un producto importado, el proceso que hace la empresa argentina no goza del beneficio. Ni aun en los casos mencionados, por falta de un producto nacional o por una calidad inferior a la exigida por la terminal que lo compra. Lo que se reclama es que más allá del origen, la empresa que hace el mecanizado cobre el beneficio ya que se trata de mano de obra local en muchos casos con alto nivel de especialización. Parece un tema menor, pero para muchas pymes ese porcentaje significa la viabilidad o no del negocio. La asociación de autopartistas (AFAC), con el apoyo de ADEFA, vienen reclamando al Ministerio de Industria para que se modifique la interpretación actual. De hecho, se le envió una carta al secretario Martín Etchegoyen planteándole el problema aunque no tuvieron, hasta ahora, una respuesta satisfactoria. Dos asesores del funcionario tienen una posición dura al respecto. Distinta es la visión de la Comisión de Industria del Senado donde se considera que mediante a una reglamentación correcta se podría subsanar el conflicto y beneficiar a las empresas argentinas de mecanizado. Desde AFAC consideran que de no avanzar su pedido se estará generando un incentivo a importar la autoparte con la totalidad del proceso realizado en el exterior.

• Hay otra tema importante que impulsan algunas empresas. Tiene que ver con los camiones. La semana pasada, Ámbito Financiero publicó que Volkswagen tiene en sus planes la posibilidad de fabricar camiones en la Argentina. En realidad, lo que está proponiendo es que haya un tratamiento especial para el ingreso desde Brasil de autopartes y kits para vehículos pesados. En la actualidad, esos insumos se computan para medir el intercambio comercial. La propuesta -que confirmó a este diario el presidente de la terminal, Hernán Vázquez- es que el ingreso de esas piezas no se tomen en los cálculos del déficit comercial y sí se haga la exportación del bien terminado. Sería una forma de ayudar a las empresas para reducir el déficit con ese país y equilibrar el Flex, el coeficiente que se utiliza para medir el flujo comercial entre los dos países. Es un tema polémico porque en realidad lo que se estaría haciendo en el país es "armar" el camión y no "fabricarlo". Quienes defienden esta iniciativa (no es solo Volkswagen; hay otras terminales, incluso que hoy producen este tipo de vehículos en el país que están de acuerdo, según pudo chequear este diario), argumentan que esta medida significaría más mano de obra argentina ocupada más el incentivo a algunos autopartistas locales a pensar en proveer piezas para esos futuros proyectos. "Si se aprueba la medida, habrá una ganancia para el país; si no se aprueba, no hay nada" sintetizó un ejecutivo del sector. Pero es difícil que se logre el visto bueno oficial porque se tendría que modificar el acuerdo internacional que hay con Brasil. Sin embargo, en Volkswagen no pierden las esperanzas. Tanto es así que el 10 de noviembre pasado, cuando Mauricio Macri visitó la planta de la automotriz por el anuncio de una inversión, Vázquez y Pablo Di Si (el extitular de la terminal que ahora es responsable de la filial brasileña con responsabilidad en toda Sudamérica) le plantearon al Presidente esta idea que el líder del PRO vio con buenos ojos y los alentó para que se la propongan al ministro Francisco Cabrera. El viernes pasado hubo una reunión en la sede de ADEFA por este tema para elaborar una iniciativa consensuada para presentarle al Gobierno. Veremos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario