Edición Impresa

A rodar

El jueves y viernes próximo se reunirá el comité binacional entre la Argentina y Brasil que realiza el seguimiento del tema automotor. Serán reuniones entre gobiernos, que se llevarán a cabo en Buenos Aires, y paralelamente mantendrán encuentros los privados, representados de Anfavea y ADEFA. Hay varios temas a tratar. Por ejemplo, la armonización de normas y los avances de las negociaciones con Europa y México. Pero lo más caliente pasará por otro lado. Lo principal será la evolución del intercambio comercial que se mide por un coeficiente que se denomina Flex. Establece -según el acuerdo por cinco años firmado en 2016 pero de inicio retroactivo a 2015- que por cada dólar que exporta la Argentina puede importar por u$s1,5 sin pagar arancel. La fotografía de hoy muestra que las terminales argentinas en conjunto están excedidas ya que el promedio estaría por arriba de 2. Hay marcas como Toyota, Honda y Ford que cumplen con la pauta, pero el resto va, en una escala creciente, hasta 4 o más. El mecanismo fija que al final del convenio, en 2020, si no se cumple con el tope, deberán pagar una parte del arancel correspondiente por la unidades excedidas. Aunque no lo es, a esto se lo llama popularmente como multa. El Gobierno argentino pidió este año, a las empresas que están fuera del 1,5 que constituyan garantías para cubrir los futuros pagos que deberían hacer por incumplimiento. Hasta aquí la parte técnica. Ahora veamos lo que sucederá en los próximos días.

• Desde el Gobierno de Brasil -en línea con las demandas de las empresas de ambos lados de la frontera- se manifestará el malestar por esas garantías y se pedirá que se modifique el nivel del Flex para evitar o atenuar el pago de esas multas. El acuerdo establece que en 2019 se puede hacer una revisión de las pautas, a un año de terminar el plazo. Entonces, lo que se pretende es que esa posibilidad se adelante para el segundo semestre de este año. La idea es que se suba de 1,51,7 este año y no como está previsto para el próximo. De esta manera, las empresas más complicadas tendrían un alivio.

• Este tema viene enfrentando a ADEFA y al Gobierno desde hace un tiempo, pero se recalentó a partir de la decisión oficial de exigir esas garantías. El malestar de las empresas se basa en que el sector es uno de los pocos que, desde el comienzo de la gestión Macri, viene acompañando con hechos la recuperación económica cuando la situación internacional no era la mejor. Esta industria está montada para exportarle a Brasil y el principal socio entró en los últimos tres años en una crisis económica muy fuerte que provocó que se derrumbaran las exportaciones. Pese a eso, las automotrices fueron un sostén para el Gobierno. Su primer "brote verde". Cuando el tema de los despidos sacudía a otros rubros, las automotrices mantuvieron la paz social. Además, en los últimos dos años hubo importantes anuncios de inversiones. Pese al impacto de la devaluación de fines de 2015, no se trasladó la suba del dólar a los precios. Eso hizo que las ventas de autos estén en su pico histórico. Es por eso que desde las terminales ven una falta de consideración en algunos despachos oficiales por el esfuerzo realizado. Además de lo mencionado, las filiales locales tienen el problema adicional de tener que explicar a sus casas matrices que, pese a las inversiones anunciadas, tengan que pagar multas por un problema externo: la crisis brasileña.

• Hasta el momento, en el Gobierno se mostraron inflexibles y repiten que los acuerdos están para cumplirse. Que cuando se firmó el Flex en 2016 se sabía que la situación de Brasil era delicada. De un mercado de 4 millones de autos de 2012 se estaba en caída hacia uno de 2 millones. También que las empresas tienen todavía un año y medio para compensar y que Brasil se está recuperando por lo que el panorama ahora es mejor. Y que, pese a ese contexto externo negativo, algunas empresas están cumpliendo y otras no. Dicen que el Estado no puede hacerse cargo de las malas decisiones empresariales. Se vienen días de tensión.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario