A rodar
ón de días o de unas pocas horas. El año automotor comenzó con mucho optimismo y había quienes pensaban que una de las consecuencias iba a ser el fin de las bonificaciones. Sin embargo, el salto del dólar complicó todo y la pronunciada caída de las ventas incrementó involuntariamente el stock de las concesionarias. Por eso, estos días son muy activos en materia de descuentos y promociones. La movida de Volkswagen del viernes pasado es una muestra. Anunció un precio de oferta para el modelo Gol de $329.000, cuando el valor de lista de la versión más económica es de $494.000. La idea de la automotriz era posicionarse con el 0 km más barato del mercado. Pero la competencia es tan fuerte que desde otra terminal le respondieron rápidamente. Renault mandó una circular a su red ese mismo viernes a la noche con una promoción especial para el Kwid. Se ve que el apuro debe haber sido muy grande porque en las concesionarias no sabía si ese descuento regía para todo el mes o era sólo por el fin de semana. Una fuente consultada ayer aseguró que seguí "por ahora" vigente. La marca francesa puso a su modelo de entrada de gama en $323.500 y llega hasta $281.000. No sólo eso, desde ayer aplica una bonificación de $120.000 para el Duster y el Captur. Estos son sólo unas muestras de lo que está pasando en el sector y también de lo que viene. Cada vez son más pesimistas las estimaciones de mercado para lo que queda del año y el próximo. Es que se cree que una vez que se ajusten los stocks a fuerza de descuentos se volverá a trabajar con precio pleno y eso dará otro golpe a la demanda. Se calcula que en noviembre se llegará a desagotar las concesionarias y los depósitos de las fábricas del excedente de 0 km. A partir de entonces, se abre una incógnita sobre cómo evolucionarán las ventas. Por eso, son cada vez más los que estiman que en 2019 el mercado se ubicará en la franja de 600.000 a 700.000 unidades, pero tendiendo a acercarse a la cifra más baja. "No le vendemos a nadie", sintetizaron desde una terminal para definir el momento de la demanda. El consejo que dan en el sector, con la aclaración que lo hace una parte interesada, es que es el momento de aprovechar los descuentos actuales porque 2019 no puede seguir la fiesta de promociones.



• Siguiendo con Renault, ya se comenzaron a producir los modelos de preserie de la pick-up Alaskan, que se empezará a comercializar el año próximo. Este inicio fabril tiene como contrapartida la salida del Fluence. En los próximos dos meses se dejará de producir en la planta de Santa Isabel. El hecho no es casual y muestra el giro del mercado en cuanto a la pérdida de terreno de los sedanes y hatchbacks. Sólo basta mirar los problemas de alguna terminal que concentró su producción en ese tipo de vehículos. Todo va ahora hacia las pick-up y SUV. La fábrica de Córdoba se concentrará en Kangoo y Alaskan, más allá que se sigan haciendo para el mercado interno Logan y Sandero.



• El Gobierno ya tiene decidido que los Impuestos Internos no tengan cambios hasta inicios de 2019. Hubo un intento de adelantar los cambios ante la suba de los precios por el dólar, pero no tuvo eco. Lo único que podría pasar para que se acorten los tiempos es que el Presupuesto 2019 se apruebe en tiempo récord y se promulgue rápidamente. Es que el plan oficial es que este tributo esté contemplado en esa ley. Si se logra esa sanción en menor tiempo, podría haber novedades antes de fin de año, pero en las empresas prefieren pensar en enero. A partir de entonces, se subirá la base imponible y la actualización de ésta será trimestral, como se adelantó en esta columna. Así lo tiene planeado el ministro Dante Sica.