Edición Impresa

A rodar

Por el desplome de las ventas, el mercado local va a tardar en reponerse. En los próximos días seguirán las malas noticias con suspensiones en las fábricas, ajustes en concesionarias y anuncios de cierres de autopartistas. Nada bueno. La semana pasada se publicó en este diario que los patentamientos de 0 km no llegarán a las 500.000. Si se mantiene esta estabilidad de los últimos días, pueden ser 470.000. Si salta el dólar, menos. ¿Cuánto tiempo se necesitará para volver a niveles rentables? Difícil de saber ante la incertidumbre económica y política. En ADEFA, la asociación de fabricantes, harán una corrección de las proyecciones que habían realizado sobre producción, exportación y ventas mayoristas, aunque lo vienen postergando porque la realidad empeora día a día. El único aliciente es lo que suceda con las ventas al exterior. La marcha atrás parcial que hizo el Gobierno en cuanto a los reintegros a las exportaciones dieron algo de alivio, pero todavía se está lejos del optimismo. Brasil, por el momento, no es la aspiradora que se soñaba meses atrás cuando se asomaba un nuevo Gobierno. Encima, Jair Bolsonaro acaba de anticipar que, en caso de un triunfo de la vuelta de Cristina de Kirchner al poder, mantendrá con la Argentina una relación “protocolar”.

En este contexto, comenzaron las primeras reuniones para discutir el régimen automotor que regula el comercio entre los dos países. Las más importantes llegarán las próximas semanas. El acuerdo actual vence en 2020, pero este año se puede modificar el Flex (el indicador que mide el flujo de dólares de un lado al otro). Actualmente está en 1.5, es decir que se puede importar sin arancel u$s1,5 por cada dólar que se exporta. En caso de cumplir cuando se venza el plazo, las empresas en falta deberán pagar una multa por el excedente. Tradicionalmente, Brasil pretendía avanzar a una situación más abierta. Se planteaba el libre comercio pero como chicana. Lo más serio era proponer subir ese coeficiente a 1.7. Argentina lo rechazaba. Hasta la debacle automotriz que comenzó el año pasado, la preocupación estaba centrada en el fuerte desequilibrio que tenía el sector en la materia. Un mercado interno de 2016 y 2017 en alza, más recesión en Brasil, hizo que las importaciones aumentaran al ritmo que caían las exportaciones. Esto agravó el problema y pocas terminales podían mostrar números en regla. Pero el abrupto cambio de clima mejoró a la fuerza la situación. “Hoy la industria está en 1.73 y bajando”, explicó alguien que sigue los números día a día. Había llegado a estar en 1.9 en promedio. La caída de las importaciones por la baja del mercado y el sobrestock, sumado a una mejora de las ventas al exterior tras la devaluación de 2018, acomodaron los números. De todas maneras, no se llegará a que el sector esté equilibrado -es decir, en 1.5 o menos- para el año que viene por lo que correrán las multas para algunas empresas. Hay un par de marcas que están muy complicadas porque no tienen productos para exportar e, indefectiblemente, serán sancionadas.

La negociación que se avecina será importante ya que hay varios cambios que ejercerán presión. Por un lado, la gente de Bolsonaro insistirá en el libre comercio. Si bien no se pedirá para una implementación rápida, se va a pedir que se fije un cronograma serio para su cumplimiento. Más cuando Brasil acaba de cerrar un acuerdo de este tipo con México y cuando se está avanzando en la negociación del bloque Mercosur con la Unión Europea para flexibilizar el comercio también. Este es el escenario que deberán enfrentar los negociadores argentinos con una situación interna delicada. Cada vez es más difícil sostener un esquema de plantas en “espejo” con fábricas aquí con la capacidad instalada ociosa récord. Hay escalas de producción que son insostenibles y las casas matrices ya no soportan seguir perdiendo plata en un mundo cada vez más exigente. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que una automotriz anuncie que se va de la Argentina? Difícil saberlo pero, a este ritmo, falta menos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario