Política

Aborto: diputado de Lousteau que apoyaba legalización cambió su voto en menos de tres días


El debate por la despenalización del aborto se lleva el foco de atención de la agenda política de esta semana
. Desde hace unas semanas diputados nacionales comenzaron a expresarse respecto del proyecto que tendrá dictamen favorable este martes y que comenzará a ser debatido en la Cámara baja al día siguiente. Entre ellos está el diputado por Mendoza del Partido Intransigente, José Luis Ramón, protagonista de un increíble cambio de postura.

El legislador,que conforma el interbloque Socialdemócrata que lidera Martín Lousteau, anunció que votará en contra del proyecto cuando tan sólo tres días antes se había manifestado públicamente a favor de la iniciativa. Poco serio.

Por lo pronto el mendocino dio un vuelco de 180 grados en su postura luego de una movilización "pro vida" en su provincia y a través de un video confirmó que se opondrá al proyecto que promueve la despenalización del aborto.

"Les quiero decir que el miércoles, en el momento que tenga que votar, lo voy a hacer en contra del proyecto que despenaliza el aborto. Desprendido de cualquier presión de un lado y del otro yo no soy el centro de esta discusión. Es la vida", sentenció el diputado a través de un video que publicó en sus cuentas de redes sociales.

El mendocino argumentó que el aborto es "interrumpir la vida de alguien que ha sido gestado en el seno materno", si bien reconoció que tuvo dudas luego de escuchar exposiciones que versaban sobre los "derechos de las mujeres y el reconocimiento de su libertad".

"En estos últimos días he tenido un debate en mi conciencia y espíritu. Y no puedo dejar de reconocer también una gran angustia, porque tengo que resolver un tema que está relacionado con la vida y me siento con una enorme responsabilidad por el cargo público que me toca representar", señaló en el video, que se difundió en redes sociales y cadenas de chats.



Lo insólito del caso es que días atrás había afirmado en una entrevista en Clarín que votaría a favor porque la prioridad era pensar en "la cantidad de personas que no pueden interrumpir un embarazo de manera segura".

Incluso llegó a denunciar "presiones" de sectores ligados a la Iglesia. Asimismo, en comunicado había justificado la necesidad de despenalizar en la desigualdad que existe entre mujeres pobres y ricas en relación a las condiciones de seguridad en que se realizan los abortos. "Se criminaliza a las mujeres con menores recursos económicos que acceden a prácticas inseguras en las que pueden perder la salud e incluso la vida", había esgrimido.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario