Edición Impresa

Aborto: tensa definición de madrugada en Diputados

Los cabalgadores de la despenalización mantenían anoche un fuerte optimismo. Sin embargo, un puñado de indecisos, probables ausentes y abstenciones serán clave. En caso de doble empate decidirá el presidente de la cámara, Emilio Monzó.

Con un conteo de voluntades que cambiaba hora a hora, la cámara de Diputados mantenía anoche una tensa discusión sobre la despenalización del aborto hasta la semana 14. Un puñado de 10 legisladores indecisos, quienes se ausenten y abstengan serán las claves de la votación que se concretaría cerca de las siete de la mañana de hoy y que, en caso de empate en dos ocasiones deberá definir el presidente del cuerpo y peronista con témpera Pro, Emilio Monzó.

Desde la defensa del dictamen a favor del aborto partieron diversas señales desde Cambiemos. El tibio discurso de Daniel Lipovetzky (PRO) fue compensado rápido desde el radicalismo a través de las radicales Brenda Austin (Córdoba) y Alejandra Martínez (Jujuy). La primera pidió no "condenar a las mujeres a la clandestinidad", y destacó que en los países que avanzaron con la legalización se redujeron las muertes maternas por esa causa debido a que "las mujeres están acompañadas", incluso para "cambiar de idea si así lo desean".

El lado del rechazo también apuntó discursos bien argumentados. Por caso, desde el PRO, la experimentada Carmen Polledo señaló: "Cada ser humano inocente es absolutamente igual a todos los demás en el derecho a la vida. Esta igualdad es la base de toda auténtica relación social que, para ser verdadera, debe fundamentarse sobre la verdad y la justicia, reconociendo y tutelando a cada ser humano como persona y no como una cosa de la que se puede disponer".

Además, Polledo manifestó que "la libertad centrada en uno mismo no es libertad, sino egoísmo" y disparó: "Algunos testimonios muestran que desde sectores acomodados se están proyectando deseos y reclamos que no son los de los vulnerables. Lo diré con toda claridad: el testimonio de los curas villeros refutando que la legalización del aborto sea un reclamo de los pobres me hace dudar si desde un discurso que se propone progresista no estamos poniendo en boca de los vulnerables ideas y conceptos que ellos no sostienen".

Desde el Frente Renovador, Carla Pitiot complementó a Polledo. "Esta ley va a abrir una puerta peligrosísima (...) El aborto encubre otras violencias y otros delitos, y se contrapone con la lucha contra la violencia de la mujer", dijo la legisladora que responde al serpenteante Sergio Massa.

Quien respondió desde el peronismo fue Carolina Moisés, quien alertó: "Cien años de penalizar el aborto no evitaron ningún aborto (...) Que se cumpla la ley de Educación Sexual, que el Ministerio de Salud garantice los métodos anticonceptivos de una punta a la otra del país, pero mientras tanto no permitamos que las mujeres pierdan la vida".

La histórica discusión sobre el aborto se daba ayer en Diputados y con centenares de seguidores de ambas posturas fuera del palacio Legislativo, con la Plaza de los Dos Congresos dividida y, hasta el cierre de esta edición, sin desmanes.

Además, el debate transcurre tras 12 años de bloqueo -2003 a 2015- del Frente para la Victoria. En especial, durante las dos presidencias de Cristina de Kirchner, quien bloqueó sin chistar el análisis de proyectos varios sobre el asunto. Ayer, cristichavistas como Daniel Filmus -exfuncionario menemista- olvidaron eso e hicieron un fuerte llamado a favor de la iniciativa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario