Edición Impresa

Abrazo de oso del camporismo a Matías Lammens

En medio de las volteretas y coqueteos del presidente de San Lorenzo de Almagro, Matías Lammens, con casi todos los espectros ideológicos de la Ciudad, el camporismo activó en las últimas semanas un abrazo de oso sobre el dirigente futbolístico, con el fin de incorporarlo en la grilla de las próximas elecciones porteñas.

Lammens no tiene un gran currículum de gestión para mostrar, tras la profunda crisis institucional y financiera en la que se encuentra San Lorenzo. Encima, el dirigente fue criticado en los últimos años por querer taponar a la poca oposición que tuvo en el club. A ello se le suman sus constantes tironeos con su vice, el conductor televisivo Marcelo Tinelli.

“Estamos dialogando con un sector del progresismo que se ha unido, con (Fernando) ‘Pino’ Solanas y Victoria Donda. Estamos dialogando con Lammens para que se sume, queremos que forme parte”, señaló el legislador porteño Mariano Recalde.

Para el excandidato a jefe de Gobierno porteño -salió tercero en 2015-, “todavía no es momento de definir los nombres”, sino de “dialogar con distintos espacios para confluir en un gran frente electoral amplio, plural, diverso”.

“Creemos que después de 12 años de gobierno en la ciudad más rica, el macrismo cumplió un ciclo”, sentenció Recalde, quien además agregó: “Hay cosas que hicieron muy bien, otras cosas que están muy mal y otras que no se hicieron. Queremos poner el foco en la educación, en materia de movilidad y transporte en el subte, queremos que hay que ponerse de una vez por todas las pilas con las salud pública”.

En su edición de ayer, Ámbito Financiero contó que Lammens tendría el mismo escollo con Unidad Ciudadana que Roberto Lavagna padece con Alternativa Federal: no querría ir a las PASO.

El verano pasado, por caso, Lavagna almorzó con Lammens y con el santafesino Miguel Lifschitz, en una foto que ofició también de la probabilidad de que fuera el postulante a jefe porteño de un combo que no fuera kirchnerista ni macrista.

Pese a que no tiene cerrado el canal de diálogo con dirigentes top del macrismo, Lammens también fue bien considerado días atrás por Andrés “Cuervo” Larroque, otro paladar negro del cristinismo en la Ciudad de Buenos Aires.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario