Economía

Acceso a financiamiento será clave para provincias en 2020

De acuerdo al informe, las finanzas están más equilibradas que en el pasado, aunque con mayores niveles de endeudamiento. Preocupa en algunos casos la magnitud de los vencimientos en dólares.

La disponibilidad de acceso al financiamiento (nuevo y/o renovación) en 2020 por parte de las provincias será crucial para enfrentar un escenario económico complejo, en particular en el caso de la Provincia de Buenos Aires, que enfrenta servicios de deuda importantes, mayormente en dólares, durante el primer semestre. Así lo indicó la consultora Quantum Finanzas, al señalar que “la velocidad y pericia con la que se encaren las negociaciones de la deuda del sector público con los acreedores y las conversaciones con el FMI influirán en la dinámica de cumplimientos de obligaciones financieras de las provincias, aunque, algunas jurisdicciones están en situación que les permitiría diferenciarse”.

A través de un informe, la consultora señaló que “en términos generales las Provincias tienen finanzas más equilibradas que en el pasado, aunque el mayor endeudamiento de los últimos años hizo que el peso de los intereses, en particular en moneda extranjera, sea creciente”. La institución realizó el reporte a partir de la discusión actual sobre la reestructuración de la deuda del sector público nacional, al señalar que inevitablemente se deberá incluir a las provincias, que también enfrentan desafíos en su situación fiscal. Aunque aclaró que “no necesariamente éstas deben seguir los pasos ni los términos en los que lo reestructure la nación”.

De acuerdo con Quantum, todo esto dependerá de distintas cuestiones vinculadas, como: el nivel de endeudamiento con el sector privado, el cronograma de vencimientos de capital e intereses de la deuda con ese sector en 2020 y la posibilidad de acceso al mercado para refinanciamiento y la situación y las perspectivas fiscales. Actualmente, “la deuda pública provincial con el sector privado representa, en promedio, el 27% de los ingresos totales, que implica un pago promedio anual de intereses del orden de 5% de los ingresos totales”, sostuvo. La Provincia de Buenos Aires (PBA) y Chubut tienen niveles de endeudamiento relativo superior al promedio, mientras que Santa Fe es el caso extremo de muy bajo endeudamiento. Lo mismo ocurre en términos de pago de intereses anuales.

Por otro lado, s la mayor necesidad de fondos la tiene la PBA, por el equivalente a casi u$s2.000 millones, seguido por CABA con u$s 700 millones y Córdoba y Neuquén con necesidades por u$s250 millones cada una. En el caso de PBA, la mayor presión recaería en enero (u$s280 millones) y en junio (u$s 600 millones). De acuerdo con datos de la consultora, en términos de moneda, PBA, Córdoba y Neuquén tienen el 80% de vencimientos en dólares, mientras que en el caso de CABA, la deuda en la moneda estadounidense representa el 40% de los vencimientos en 2020.

Con respecto a la situación fiscal, Quantum sostuvo que “desde 2016 las finanzas provinciales mejoraron en casi todos los casos, en particular por el fallo de la Corte Suprema de Justicia de fines de 2015, relacionado al 15% coparticipado al sistema de seguridad social hasta ese momento, y lo logrado en términos de compensaciones entre Nación y Provincias en el marco del Consenso Fiscal de fines de 2017”. En este contexto, “con la excepción de Jujuy y La Rioja (y Córdoba si no se considera en este caso la fuerte inversión en obras de infraestructura –gastos de capital) todas registraron superávit primario en 2018”, manifestó. “Al considerar el pago de intereses de la deuda, emerge cierta tensión en los balances, agregándose a las mencionadas con déficit primario, Provincia de Buenos Aires, Mendoza, Entre Ríos, Chaco, Río Negro y Tierra del Fuego, como resultado de la posibilidad de acceder a mercados voluntarios de deuda en 2016 y 2017”, agregó.

En los primeros 6 meses de 2019 el desequilibrio fiscal se mantuvo. Salvo por los casos de CABA, Salta y Tierra del Fuego, las principales Provincias registraron déficit fiscal del orden de 2,5% promedio del total de los ingresos. Por el lado de los ingresos, el grado de independencia del Gobierno Federal (coparticipación de impuestos y otras transferencias corrientes) fue mayor en Neuquén y Chubut (regalías por explotación petrolera) y CABA (concentración geográfica de empresas y servicios), mientras que las Provincias del Norte dependen fuertemente de esas transferencias. Por el lado de los gastos, la posibilidad de reducirlos para encuadrar la situación fiscal en momentos en que el acceso al financiamiento es difícil, se ve que, en promedio, destinan el 60% del gasto primario al pago de salarios y beneficios de la seguridad social. Córdoba, CABA y Mendoza cuentan con mayor grado de libertad para adaptar su gasto a un contexto financiero adverso, dado que una parte importante del gasto primario fueron gastos de capital, partidas que cuentan con un grado de discrecionalidad mayor que el de gastos corrientes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario