Economía

Actividad se mantuvo en junio (preocupan ya próximos meses)

Ayudó la performance del agro y estiman que julio todavía podrá mostrar un buen desempeño. Pero los datos quedan relativizados a partir de los efectos que tendrá la devaluación post-PASO.

Luego de la buena performance de mayo, la actividad económica siguió sin caer en junio, al finalizar en los mismos niveles que hace un año atrás, impulsado por la buena performance del sector agropecuario, pero en el primer semestre el índice acumuló una contracción del 2,6%, informó ayer el INDEC. En la serie tendencia ciclo, el Estimador Mensual de Actividad Económica se mantuvo en relación con mayo, mientras que disminuyó el 0,4% en la serie desestacionalizada, lo que implica que la economía continúa oscilando en torno de los niveles alcanzados en noviembre. A pesar del buen dato de junio, el resultado queda relativizado por el nuevo salto del dólar registrado luego de las PASO, con el cual el tipo de cambio se depreció 21,33% en lo que va del mes. La devaluación genera efectos contractivos para la economía en el corto plazo, dado que provoca una caída de los salarios reales a partir de un efecto ingreso, lo que se traduce en un menor nivel de consumo, sumado a un incremento en las tasas de interés, que conlleva a una caída en el financiamiento, y a una aceleración de la inflación, que a su vez complica a los indicadores antes mencionados. Vale recordar que previo al salto cambiario registrado la semana pasada, las proyecciones de inflación para este año rondaban el 40%, mientras que ahora se espera una cifra no menor al 50% interanual.

Con respecto a lo ocurrido específicamente en junio con la actividad, 6 de los 16 sectores que componen el índice finalizaron en terreno positivo en la comparación interanual. El capítulo de Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (+43,7%) lideró los incrementos, a partir de la buena producción de granos, seguido por Transporte y comunicaciones (+1,7%) y Hoteles y restaurantes (+1,6%), que completaron el podio. Más abajo se ubicaron Explotación de minas y canteras (+0,9%), Enseñanza (+0,8%) y Administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria (+0,2%), mientras que Servicios sociales y de salud se mantuvo sin cambios. Por el lado de las caídas, se destacaron Intermediación financiera (-15,1%), Electricidad, gas y agua (-10,6%) y Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-8,6%). Les siguieron Construcción (-7,9%), Industria manufacturera (-6,1%), Pesca (-5,6%), Impuestos netos de subsidios (-4,1%), Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (-2,2%) y Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-0,6%). Un dato que se desprende del informe es que los sectores ligados a la producción industrial continúan manteniéndose en terreno negativo, como es el caso de la industria manufacturera y de la construcción. En medio de las restricciones de liquidez que viene impulsando el Banco Central, a través de las elevadas tasas de interés en pesos, sumado a la devaluación de la semana pasada, se puede inferir que estos segmentos distan de comenzar una recuperación en los próximos meses. A su vez, esto permite anticipar que los indicadores de empleo, sociales y de ingreso continuarán agravándose en los próximos meses, considerando que son los más intensivos en la utilización de mano de obra. Es posible que julio refleje un buen desempeño de la actividad, a partir de la estabilidad cambiaria que predominó durante el mes, pero habrá que esperar para ver el impacto de los meses subsiguientes. Para ello, los analistas esperan que se dé a conocer el dato de inflación de agosto, que será un instrumento clave para ajustar las expectativas para el futuro.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario