Lifestyle

Acúfenos, cómo habituarse al ruido interior

Un 10% de la población mundial padece tinnitus o acúfenos y, según estudios del CONICET, se estima que en Argentina la cifra es similar.

El acúfeno o tinnitus es definido como una percepción auditiva fantasma asociada a pitidos y zumbidos continuos en los oídos, percibido únicamente por la persona que lo padece. Aparte de estos pitidos, se pueden asociar síntomas como dolor de oído y cabeza, vértigo y sensación de mareo.

“No hay una única causa que explique la aparición de acúfenos, uno de los factores principales es la exposición prolongada a ruidos intensos, pero también se puede dar por infecciones en los oídos, por cerumen compactado en el oído, problemas en las cervicales o mandíbulas, la enfermedad de ménière, por la pérdida de la audición relacionada con la edad, entre otros.” Explica desde Gaes Centros Auditivos, la Lic. en fonoaudiología María Agustina Leiro.

Hay dos tipos de acúfenos: los agudos que se manifiestan en períodos breves, no implican una pérdida auditiva y desaparecen espontáneamente y los crónicos que pueden perdurar más de seis meses. Los tinnitus crónicos pueden afectar la calidad de vida de una manera importante, dado que en consecuencia se da cierta dificultad para conciliar el sueño, incapacidad para concentrarse en el estudio o trabajo, irritabilidad, ansiedad o fatiga, entre otros”, agrega la Lic. María Agustina Leiro.

El padecimiento de esta afección puede desembocar en importantes trastornos como dificultad para dormir, ansiedad, pérdida de equilibrio o insomnio si no se trata a tiempo. Igualmente pueden aparecer otros síntomas auditivos como incapacidad para localizar sonidos, percepción anormal de la sonoridad, distorsión de los mismos o asincronía en su percepción, sobre todo en tonos altos.

La Terapia de Reentrenamiento del Tinnitus es el método más efectivo para calmar los efectos de los acúfenos y tiene un 85% de éxito. “El tratamiento consiste en habituar al paciente para acostumbrarse al sonido hasta dejar de ser consciente de oírlo” Explica Lic. María Agustina Leiro. El mismo tiene una duración de entre 9 y 24 meses, los pacientes experimentan una mejora evidente, reduciendo la sensación de ruido y ganando calidad de vida.

Los profesionales recomiendan concurrir inmediatamente a un especialista ante cualquier síntoma, dado que el daño no es percibido en ese momento y actúa de manera acumulativa en el órgano, siendo este no reversible. La detección temprana de la enfermedad disminuye el daño a largo plazo y aumenta las probabilidades de mejoría.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario