Espectáculos

Adiós al "padrone" Antonutti

Rostro anguloso que parecía tallado a navaja, mirada aguda de ojos negros, frente amplia, Omero Antonutti, figura clave del mejor cine italiano, murió ayer en su nativa Friuli-Venezia, víctima del cáncer. Tenía 84 años, y una fama que empezó recién en su madurez, cuando en “Padre padrone”, de los hermanos Taviani, encarnó al campesino sardo que sacaba a su hijo de la escuela para hacerlo trabajar desde pequeño. Con los Taviani hizo además papeles de hombre bueno: “La noche de San Lorenzo” (el que conduce a su pueblo a salvo del bombardeo nazi), “Kaos” (Luigi Pirandello), “Good Morning Babilonia” (el constructor de catedrales) y “Tú ries”, y también fue un buen hombre en la producción argentina “Bajo bandera”, de Juan José Jusid, y en “Quarteto Basileus”, junto a Héctor Alterio. Pero se lo recuerda más por las películas donde imponía un temeroso respeto. Por ejemplo, “El sur”, de Víctor Erice, “O megalexandros”, de Theo Angelopoulos, “El Dorado”, “La verdad sobre el caso Savolta”, “El maestro de esgrima” y “Los banqueros de Dios” (era el presidente del tenebroso Banco Ambrosiano). Fue también un excelente actor de doblajes, especialmente de las películas de Christopher Lee al italiano. Sus últimos trabajos fueron como el narrador de “La ley de los espacios blancos”, visto en el reciente Festival de Venecia, y “Hammamet”, sobre el ocaso del controvertido político Bettino Craxi.

Paraná Sendrós

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario