Espectáculos

Adiós a Eva Landeck, directora pionera del cine sonoro criollo

A los 97 años murió anteayer Eva Landeck, una de las primeras directoras de cine sonoro que hubo en nuestro país (ya hubo dos en el cine mudo). Se la recuerda por su primer film, “Gente en Buenos Aires”, 1974, una historia de soledades con Luis Brandoni e Irene Morack. Esa obra, de buen paso por la cartelera local y por varios festivales, la convirtió en la segunda directora del cine sonoro argentino, después de Vlasta Lah (“Las furias”, 1960) y antes de María Luisa Bemberg (“Momentos”, 1981), quien pudo desarrollar una carrera más larga. Nacida en Almagro en 1921, Eva Fainsilber Landeck estudió psicología en los 40 y, con la familia ya establecida, en los 50 volvió a los estudios, pero de otros campos: cine, fotografía, dirección de actores, con diversos maestros. Así pudo realizar un puñado de cortos en los 60, entre ellos “Horas extras” (1967), diploma de honor en el Festival de Oberhausen. Ya en los 70 encaró el largometraje comercial con “Gente en Buenos Aires”, al que siguieron dos títulos menos logrados, “Ese loco amor loco” y “El lugar del humo”, ambos estrenados en 1979, tras lo cual se llamó a silencio. En 1988 recibió el reconocimiento de sus pares, en la primera edición del Festival La Mujer y el Cine, al que más tarde le siguieron los de Cronistas, Pantalla Pinamar, Córdoba, y otros. Ya para entonces las mujeres directoras habían empezado a multiplicarse naturalmente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario