Espectáculos

Adiós a Vitillo, el último de los Hermanos Ábalos

Murió don Vitillo Ábalos, hombre de buen humor y mucha calidez, que murió tranquilamente el sábado, a los 97 años. Hasta el año pasado seguía tocando el bombo y conduciendo un programa radial. “Gracias, en nombre de los Hermanos Ábalos”, saludaba siempre al final de cada presentación, poniendo presentes a los que ya no estaban. Santiagueño de pura cepa, nacido en 1922 en una familia amante de la música, era el cuarto de cinco hermanos (Machingo, Adolfo, Roberto, Vitillo y Machaco) que desde niños practicaron lo que se llamaba música nativa, discípulos entusiastas del famoso don Andrés Chazarreta. En 1938, estudiantes en Buenos Aires, formaron el conjunto, con tanto éxito que se mantuvieron en los escenarios incluso internacionales, hasta 1997. Buena parte de ese éxito se debía no solo a la calidad de sus interpretaciones, sino a la elegancia de los hermanos, siempre de traje, porte erguido y gran simpatía.

Algunos de sus temas todavía se escuchan, inclusive en versiones rockeras, como “El quebradeño” y “Nostalgias santiagueñas” (no así, “El gatito de Chaicovsky”, delicioso juego exclusivo para piano, guitarra y bombo). El mérito de ser apreciados también fuera del ambiente folklórico se debe precisamente a Vitillo, que desde 1998 hasta hace poco mantuvo una peña de amplios gustos, históricos programas radiales, y zapadas con Roger Waters y otros músicos modernos. Sobre esto, sus sobrinos Josefina Zabala Ábalos y Juan Gigena Ábalos (guitarrista de Ciro y los Persas) le dedicaron un documental tan lleno de vida como una chacarera: “Ábalos, una historia de cinco hermanos”. No podían ponerle otro título, Vitillo y sus hermanos siempre estuvieron juntos. Sus restos serán despedidos hoy en la Chacarita.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario