Edición Impresa

ADR cerraron con pérdidas en Wall St. por mal humor global

Los papeles cayeron en medio de la expectativa acerca de las discusiones entre Estados Unidos y China, y por malos datos de la economía real.

Las acciones argentinas que cotizan en Wall Street finalizaron ayer principalmente con pérdidas, en una jornada en la cual la plaza local se mantuvo parada debido al feriado por Carnaval (hoy continuará inactiva). Todo esto en un día en el cual los principales índices neoyorquinos finalizaron a la baja, con los operadores a la espera de novedades de un posible acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, ya que las discusiones están comenzando a afectar a los datos de la economía real del país norteamericano.

Entre las principales bajas se destacaron los ADR de YPF (-3,1%), seguidos por los papeles de IRSA y Grupo Financiero Galicia (-2,3%) y Pampa Energía (-1,9%), que completaron el podio. Más abajo se ubicaron otras los papeles de otras firmas relacionadas a los sectores financiero y energético, principalmente, como es el caso de Banco Supervielle (-1,7%), Banco Macro y Cresud (ambas cayeron 0,8%), Central Puerto (-0,6%), Tenaris y Transportadora Gas del Sur (-0,3%) y Ternium (-0,1%).

En sentido contrario, entre las principales subas del día se destacaron los ADR de MercadoLibre (+2,7%), que la semana pasada reportó un fuerte crecimiento en todas sus áreas de operaciones durante el cuarto trimestre del año pasado, impulsado por la plataforma de Mercado Pago. De esta manera, el valor de mercado de la compañía ascendió a u$s20.190 millones, superando en cuatro veces el tamaño de YPF (u$s5.100 millones). La firma que dirige Marcos Galperín es la que más ha crecido en Wall Street entre los papeles argentinos, al anotar un alza del 58,4%. Más abajo se ubicaron Despegar (+2,2%), Edenor (+1,6%), Banco Francés (+1,4%), Loma Negra (+1,2%), Telecom Argentina (+0,9%) y Corporación América (+0,1%).

Vale recordar que durante las primeras semanas del año, los títulos argentinos finalizaron con buenos desempeños como parte de una recuperación, tras las fuertes caídas anotadas el año pasado por los efectos de la crisis cambiaria, cuando las valuaciones en dólares de los papeles argentinos anotaron fuertes pérdidas, principalmente porque el peso se depreció más del 50%. Pero luego, en febrero, a partir de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y diversos problemas de la macroeconomía argentina llevaron a que los papeles comenzaran a operar con pérdidas, aunque en lo que va de 2019, la mayoría de los activos continúa operando con un saldo favorable. Entre los principales incrementos del 2018 se destacaron MercadoLibre, Despegar (+46,3%) y Tenaris (+25%), mientras que entre las pérdidas, Banco Supervielle (-6,5%), Transportadora Gas del Sur (-5,9%) y Pampa Energía (-5,9%).

Si bien durante este período el riesgo-país se redujo fuertemente, todavía está teniendo problemas para perforar y alejarse definitivamente los 700 puntos básicos. Ayer, el indicador que mide la sobretasas que pagan los países respecto de los bonos del Tesoro de EE.UU. avanzó un 2,09% a 733 puntos básicos. Una mayor aversión al riesgo llevaría a que los flujos de inversión se posicionen principalmente sobre los papeles de países desarrollados, perjudicando así a los activos emergentes, entre ellos, los argentinos, en medio de la recesión y de la incertidumbre política.

Por el lado de la renta fija, las principales referencias que cotizan en Wall Street finalizaron en terreno negativo, ante la mayor aversión al riesgo en el plano internacional, en sintonía con la evolución del riesgo-país. El bono centenario lideró las pérdidas con una caída del 2,3%, seguido por el Discount con legislación argentina y el Bonar 2037, que disminuyeron un 1,7% y el Bonar 2024 (-0,9%). Más abajo se ubicaron el Par (-0,8%) y el Bonar 2020 (-0,7%), entre otros.

El impacto de la rueda de ayer (y de la de hoy) probablemente se vea reflejado sobre las operaciones de mañana, cuando se retome la actividad en el país, al menos durante los primeros vaivenes de la jornada. Las complicaciones de la Argentina mantiene a los inversores en modo “wait and see”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario